12 jul 2020

Ir a contenido

El Museu Egipci se ofrece a proteger el templo de Debod

El empresario Jordi Clos plantea crear un museo en el santuario para preservarlo

El monumento, junto al parque del Oeste de Madrid, muestra un enorme desgaste

JUAN CARLOS ROSADO / MADRID

El empresario hotelero y dueño del Museu Egipci de Barcelona, Jordi Clos, asegura que está dispuesto a colaborar con el Ayuntamiento de Madrid para construir un gran museo en torno al templo de Debod, con el fin de preservar este santuario egipcio de la fuerte erosión que está sufriendo al encontrarse al aire libre. Clos entra así en la polémica que se ha suscitado en Madrid sobre el alarmante estado en que se encuentra el bimilenario monumento, trasladado de Egipto a España piedra a piedra hace 35 años.

Al alcalde de Madrid, Alberto Ruiz-Gallardón, bautizado popularmente como El Faraón por sus obras más que por sus gestas, le ha salido un grano en forma de santuario egipcio. Desde la comisión española de la Unesco se han alzado voces reclamándole medidas urgentes para frenar el deterioro que sufre el templo de Debod, situado sobre el promontorio donde se encontraba el antiguo cuartel de la Montaña, junto al parque del Oeste. Se habla de cubrirlo con una gran campana de cristal o enclaustrarlo dentro de un museo. Cualquier cosa con tal de que no siga a la intemperie.

Desde que el monumento fuera inaugurado en 1972 por el alcalde Carlos Arias Navarro, no han dejado de surgir iniciativas para protegerlo. La penúltima de ellas pertenece al tesorero del centro de la Unesco en Madrid, Francisco Madrid, quien levantó hace unos días una gran polvareda con su propuesta de cubrir el templo con un enorme profiláctico de cristal. La Comisión Nacional de la Unesco se desmarcó de estas declaraciones y negó que vaya a plantear esta solución al ayuntamiento.

"UNA BRONCA DE CUIDADO"

Tras permanecer huido de los medios de comunicación unos días, Madrid ha decidido romper su silencio: "Me han echado una bronca de cuidado y me han dicho que me calle, pero mi obligación es concienciar a la gente sobre estos problemas". El tesorero tiene claro que ha llegado el momento de "tomar medidas y actuar" porque la situación es "preocupante". E incluso recuerda que un grupo de geólogos detectó hace poco deficiencias en el terreno sobre el que está el templo "que podrían originar su hundimiento".

El hotelero Jordi Clos aplaude la valentía del directivo de la Unesco y coincide con su opinión de que "hay que acabar con este tema". "La idea de poner el templo allí obedeció más al márketing que a razones científicas. La humedad del entorno y los actos vandálicos lo están deteriorando", explica. Clos sugiere la idea de copiar lo que hizo Nueva York con el templo que le regaló también Egipto (los otros dos fueron a parar a Italia y Holanda) y construir donde está Debod un gran museo sobre la civilización de ese país. "El Museu Egipci de Barcelona estaría encantado de colaborar con un proyecto tan importante y prestar a Madrid arquitectos, expertos u otro tipo de ayuda", advierte. El hotelero destaca "lo bien que queda" el templo de Dendur dentro del Museo Metropolitano de Nueva York y recuerda que España es el único país que mantiene el santuario regalado por Egipto al aire libre.