Pena de 19 años para el asesino de Rocío Wanninkhof

El juez considera una agravante que King atacase a la joven en un lugar despoblado

Sentencia que es el autor material, aunque colaborasen personas "indeterminadas"

Se lee en minutos

JULIA CAMACHO / SEVILLA

Diecinueve años de cárcel y una indemnización de 210.000 euros para Alicia Hornos y 84.000 euros para los dos hermanos de la víctima. Esta es la condena impuesta por la Audiencia Provincial de Málaga a Tony Alexander King por la muerte de Rocío Wanninkhof. El fallo considera al británico autor material del asesinato con el agravante de que la atacó en un lugar despoblado, aunque le absuelve del delito de agresión sexual. La familia Hornos manifestó su alegría al saber la noticia, aunque insistió en que hay que buscar "al resto de implicados" que, según el jurado popular, participaron en los hechos.

Se trata de la tercera sentencia en contra de King, que ya fue condenado a 36 años de cárcel por la muerte de Sonia Carabantes en el 2003 y a siete años por el intento de agresión sexual a una joven en Benalmádena en el 2001. En esta ocasión, el magistrado-presidente del tribunal del jurado, José María Muñoz Caparrós, considera probado en el fallo que el 9 de octubre del 2003 King circulaba por la carretera que une la Cala de Mijas con la urbanización La Cortijera, conduciendo un vehículo prestado, cuando divisó a la joven, de 19 años de edad, que caminaba por una vía "solitaria, con poca luz y sin construcciones cercanas". El británico paró y se acercó a ella con un arma blanca --de una hoja de al menos nueve milímetros de ancho y de dos de grosor-- para amedrentarla "y llevarla a una explanada cercana en la que no pudiera ser visto".

Como la chica se resistió, le propinó un fuerte golpe en la cara "para aturdirla", dándole posteriormente un navajazo en el abdomen. La joven trató de huir, pero King le alcanzó y, tras inmovilizarla, "sin que pudiera defenderse debido a su situación de debilidad y a la superior envergadura física del acusado", le asestó al menos ocho puñaladas en la espalda que produjeron su muerte. La fuerza empleada fue tal que fracturó varias vértebras.

SIN PRUEBAS

El magistrado señala que el estado de descomposición en el que fue hallado el cuerpo "impedía encontrar datos" sobre una agresión sexual, aunque "según los informes de personalidad, no es posible presumir que la intención primitiva del inculpado fuese, como dijo en su primera declaración, la de tocar las piernas de la ofendida". Asimismo, remitiéndose a los informes médicos , rechaza la atenuante de alteración mental.

Te puede interesar

En la sentencia se concreta que los jurados entendieron que, en virtud de los informes policiales, King fue el autor "material y fundamental" del asesinato, por lo que se rechaza el papel de cómplice como reclamaba la defensa. Asimismo, el fallo incorpora la estimación del jurado popular acerca de la presencia de al menos dos personas "indeterminadas" más en los hechos ya que, según justifica el juez, "el objeto del veredicto nace siempre de las calificaciones definitivas de las partes", y tanto la acusación particular como la defensa incluyeron esa misma observación en sus alegatos.

La sentencia recuerda que el jurado argumentó que el pañuelo con sangre de la víctima encontrado en el lugar de los hechos tuvo que ser "ofrecido por una persona conocida"; el reguero de sangre en el monte apunta que el cuerpo tuvo que ser transportado; y que fue puesto a propósito en un lugar donde la familia tenía intereses, lo que era conocido por el entorno familiar.