Ir a contenido

PSICOLOGÍA

¿Quieres ser mejor en tu trabajo? Legisla y construye

El trabajador que solo acata órdenes tiene una baja proyección laboral

Ángel Rull

Dos mujeres en una oficina de Barcelona.

Dos mujeres en una oficina de Barcelona. / JOSEP GARCÍA

El trabajo en el que estamos actualmente a veces no es el deseado. Sin embargo, no siempre se debe a que este sea incorrecto, sino que la actitud con la que nosotros lo ejecutamos o la forma en que tenemos de relacionarnos nos impide encontrarnos mejor. Cambiar la forma que tenemos de trabajar puede hacer que, o bien cambiemos de puesto o bien encontremos la forma de estar cómodos donde estamos y poder autorrealizarnos.

Debemos ser parte activa de nuestra vida y esto pasa por interiorizar esta actitud en el puesto laboral. Para ello, dos modos nos ayudarán notablemente: el modo legislador y el modo constructor.

Constructor y Legislador

Arancha Merino, experta en Ingeniería Emocional, expone una estructura de personalidad basada en emociones de la que parten 6 tipologías. Dos de ellas son la tipología constructora y la tipología legisladora. La persona que cuenta con la primera tipología es especialmente mental, perfeccionista y un gran trabajador. Se dedica a hacer bien su trabajo y a crear e impulsar proyectos, aunque desde un segundo plano. La persona que tiene la segunda tipología es exigente y con afán de superación. Es buen líder, sabe comunicarse y también controlar.

Cada tipología, de forma aislada, cuenta con parte de virtud y parte de defectos, especialmente cuando la persona no se encuentra conectada con sus emociones y su verdadera esencia.

Si aislamos las características de la tipología constructora y la tipología legisladora para poder aplicarla al ámbito laboral, podemos obtener herramientas que se combinen y nos hagan ser mejores trabajadores. Esos dos modos son la clave para que seamos siempre los mejores en nuestro entorno laboral.

Sé mejor trabajador

La persona constructora se caracteriza por la planificación y la legisladora por la acción. Normalmente, somos una cosa u otra, pero podemos salir del esquema establecido y combinar el plan con el salto a la acción para lograr lo que queremos.

¿Cómo podemos empezar a ser mejores trabajadores? Empieza a usar estas estrategias para legislar y construir:

1. Así construyo

El primer paso para empezar a mejorar en el trabajo es saber cómo podemos hacer mejores planes y proyectos, no solo en las tareas en sí, sino también en lo referente a las metas a largo plazo. Esto implica construir un objetivo final, trazar un plan de acción y empezar a agendar todos los pasos necesarios.

Construir de forma sólida parte de conocer nuestras fortalezas personales y de nuestros valores, saber hacia dónde queremos ir y cómo alinear lo que somos al plan de acción.

2. Así legislo

Este es el momento en el que cogemos el plan de acción y empezamos a andar para su consecución. Es donde nos exponemos al mundo, nos hacemos visibles y partimos del yo soy y sé hacer de esta forma. Enseñamos aquello que nos diferencia del resto, modulando el ego y la humildad, en un proceso creativo del que nos sintamos orgullosos.

3. Así retorno

Vuelvo a empezar, a construir, y es donde el legislador empuja al constructor, donde la acción también mueve a sentarnos y reflexionar. Ordenamos las ideas, buscamos lo que necesitamos y sentimos y vemos la forma de emplear las herramientas que tenemos para ser mejores.

Construir, legislar y retornar son las tres claves necesarias para poder mejorar en el trabajo, estar más felices en él o cambiar de puesto si es necesario. Implica combinar dos tipologías de personalidad de un modelo emocional que nos ayuda a entender cómo somos y el motivo de que avancemos o nos estanquemos.

Ángel Rull, psicólogo.