Ir a contenido

PSICOLOGÍA

Autoboicot: cuando eres tú mismo el que te impide crecer

El miedo al éxito o una baja autoestima acaban haciendo que no logres alcanzar nunca aquello que te propones

Ángel Rull

Mujer cansada trabajando en casa.

Mujer cansada trabajando en casa. / 123RF

Cuando nos planteamos tener un desarrollo y un crecimiento en nuestra vida, movilizamos aquellos recursos de los que disponemos para lograrlo. Normalmente, estos recursos se basan en factores externos, pero también en internos relacionados con la formación y los conocimientos. Sin embargo, no tenemos en cuenta los factores emocionales. Una parte de nosotros es crucial a la hora de que lleguemos al objetivo.

El autosabotaje se basa en, de forma inconsciente, ir sumando o restando elementos que nos impidan lograr aquello que estamos queriendo conseguir. Pensamos que se debe al azar o a personas del entorno, pero somos nosotros mismos los que lo estamos propiciando.

Miedo al éxito

Uno de los factores que más intervienen en el autoboicot es el miedo al éxito, con todo lo que ello implicaría. Cuando llegamos a la meta, estamos saliendo de nuestra zona de confort, nos estamos demostrando nuestra validez, pero también nos reafirma respecto a los demás. Todos estos factores propician miedos relacionados con la autoestima y que impiden que la persona se oriente de forma óptima a las metas.

Aunque a priori pensemos que queremos ganar y alcanzar todos los objetivos, si nuestras emociones y nuestra confianza no están también orientadas a ello, nunca podremos tener éxito, independientemente de lo que hayamos querido intentar.

Supera el autoboicot

Cuando descubrimos que somos responsables de lo que ocurre en nuestra vida y de aquello que logramos, podemos vernos en un primer momento desbordados. Sin embargo, conocerlo es el primer paso para poder poner fin al autosabotaje y movilizar todo lo que somos para tener más éxito. Una vez que lo tenemos claro, podemos empezar a trabajar con nosotros mismos.

¿Qué podemos hacer para superar el autoboicot y lograr aquello que nos proponemos?

1. Metas claras

Definir los objetivos, el primer paso para logar lo que queremos, no siempre está hecho correctamente. Saber qué queremos, que esté por escrito y de forma clara, es imprescindible. Nos crea un punto de anclaje a nuestro sueño y nos compromete a la acción.

2. Sabotaje externo

El boicot también aparece cuando no logramos controlar los elementos externos y nos sirven de excusa para no llegar a lo que queremos y no sentirnos responsables. Controla todo lo que haya fuera de ti mismo y que te impida alcanzar lo que has marcado. Tal vez estés eligiendo mal el sitio donde estudias la oposición o tienes demasiadas distracciones cerca.

3. Cuídate

La autoestima y los miedos son elementos que deben estar controlados. Trabaja también la forma de quererte y cuidarte. Fortaleza la confianza en ti mismo. Y esto es algo que debes hacer periódicamente, independiente a tu objetivo clave.

4. Hábitos

La mayoría de las cosas que hay dentro de un día normal se han forjado a base de repetición activa. Se automatizan y ahora son parte de nuestro repertorio. Los hábitos relacionados con el éxito funcionan de la misma forma. ¿Qué elementos debes introducir y consolidar para estar mejor?

5. Cuidado con el lenguaje

Nuestra vida se conforma alrededor de palabras, de todo lo que decimos, escuchamos y nos repetimos en nuestra cabeza. Y esas palabras tienen el poder de condicionar las acciones que realizamos. Escucha durante un día lo que te dices. ¿Cuántas frases negativas hay y cuántos reproches aparecen? Cambia el lenguaje, tanto interno como externo.

Ser conscientemente responsables de nuestros actos y girar nuestras emociones y fortalezas cara al triunfo es un paso imprescindible para llegar a la meta final. El autoboicot puede parecer inevitable, pero con los consejos anteriores podemos ir reduciéndolo hasta que desaparezca por completo.

Ángel Rull, psicólogo.