Ir a contenido

PSICOLOGÍA

7 trucos para superar con éxito una entrevista de trabajo

Este trámite es el momento clave a la hora de contratar a una persona

Ángel Rull

Un hombre se somete a una entrevista de trabajo.

Un hombre se somete a una entrevista de trabajo.

A la hora de buscar empleo, uno de los momentos decisivos es la entrevista de trabajo. Es en este punto donde la otra persona tomará la decisión de contratarnos o no. Ideas claras y respuestas acertadas determinan si somos los candidatos adecuados para el puesto. Por eso, anticipar las fases y tener algunos trucos nos hará conseguir el trabajo deseado.

1. Cuida tu currículum

Tienes que saber con exactitud qué experiencia y formación has descrito en él. Saber las funciones que desarrollaste anteriormente y las habilidades con las que cuentas. Un currículum sencillo y visual que sea fácil de analizar y de memorizar.

Para cada pregunta sobre tu experiencia debes preparar una respuesta: el tiempo de duración, los motivos para dejar la empresa, tus habilidades, funciones… Quedarse en blanco o dudar no son elementos positivos.

2. Practica en casa

La improvisación no es buena. Anticípate a las preguntas, ensaya en casa lo que vas a responder. Es importante cuidar el tono, mostrar seguridad y una alta confianza. Estás hablando sobre ti mismo y eres tu mejor vendedor. Esto es fruto de la experiencia, de hacer varias entrevistas y de ir aprendiendo de todas ellas.

3. Enseña tus habilidades

A menudo contamos con un currículum muy similar al de otras personas. Nuestros puestos se parecen y la formación también. Aquí priman tus habilidades y fortalezas. Todo aquello que sabes desarrollar, independientemente de lo requerido en el puesto. Por ejemplo, conocimientos en redes sociales o en posicionamiento web están altamente demandados ahora, independientemente de tu formación previa. Son habilidades que hemos aprendido en base a gustos e intereses.

4. Pregunta

Llevar una actitud pasiva a una entrevista no es buena opción. No hay que centrarse en mostrar, sino también en preguntar e interesarse. Querer saber el sueldo o las habilidades que se requieren no es nada negativo, pero también debes aportar valor añadido. ¿Cómo puedo hacer que la empresa funcione mejor? ¿Qué aporto yo que otras personas no pueden? Lleva ya las preguntas de casa.

5. Conoce la empresa

Busca en internet a qué sector pertenece, para quienes trabajan o si tienen proyección internacional. No es necesario llevar cada dato, de hecho, se ve demasiado forzado, pero sí conocer las características básicas. Muestra interés por parte de los candidatos.

6. Cuida los detalles

Postura, tono y lenguaje corporal dicen mucho de una persona. Desde cómo te sientas en la silla o si miras continuamente al suelo mandan señales al entrevistador. Tu cara y tu lenguaje deben ser abiertos y seguros. También tu ropa es importante: procura vestirte como lo hacen los miembros de la empresa. Aquí Google puede ayudarte.

7. El final es importante

El efecto de primacía y de ultimidad hacen que recordemos mejor las primeras y las últimas cosas que ocurren, que vemos o leemos. Por eso, entrar con buen pie y despedirnos de una forma correcta juega a nuestro favor. Sé positivo y mantén un actitud cordial y cercana -sin sobrepasarte- al marcharte.

Nunca a la primera

La búsqueda de trabajo no es algo que dure pocos días. Debemos enfrentarnos a candidaturas y varias entrevistas hasta dar con el puesto adecuado. Crece siempre con cada paso. Todas las entrevistas que hagas tienen algo que aportarte y de lo que aprender. Es importante aceptar que no es un fracaso no ser elegido, sino la oportunidad de encontrar un puesto mejor. Para ello siempre tienes que desarrollar de forma óptima la entrevista de trabajo y eso se consigue a base de emplear estos trucos y corregir errores.

Ángel Rull, psicólogo clínico

0 Comentarios
cargando