Accidente mortal

FGC afirma que el tren de mercancías accidentado en Sant Boi iba demasiado rápido

  • El análisis de la caja negra del tren de mercancías que chocó con un tren de pasajeros -donde murió el maquinista- muestra que superaba la velocidad permitida

  • Por su parte, el sindicato de maquinistas Semaf ha criticado el contenido de estas explicaciones que están "llenas de incongruencias"

FGC afirma que el tren de mercancías accidentado en Sant Boi iba demasiado rápido

FGC afirma que el tren de mercancías accidentado en Sant Boi iba demasiado rápido / ACN / Gemma Sánchez

4
Se lee en minutos
ACN

El director general de Ferrocarriles de la Generalitat (FGC), Pere Calvet, compareció este miércoles en el Parlament para explicar parte del informe elaborado para analizar el accidente mortal ocurrido en mayo en Sant Boi de Llobregat (Baix Llobregat). Según ha expuesto, el análisis de la caja negra del tren de mercancías que chocó con un tren de pasajeros -donde murió el maquinista- muestra que superaba la velocidad permitida antes de descarrilar y volcar a uno de sus vagones.

"Del registro de la caja negra podemos extraer que la velocidad por la zona de mantenimiento era superior a los 30 km/h", detalló. Asimismo, ha dicho que "no consta" ninguna llamada al centro de control después de que el aparato realizara un frenazo automático al no reconocerse una baliza de desviación.

Según la recapitulación hecha ante la comisión de Políticas Digitales y Territorio por parte de la presidenta de FGC, Marta Subirà, y por el propio Calvet, el tren de mercancías entró en la zona en mantenimiento de Sant Boi a una velocidad superior a la marcada, lo que provocó que se activara un mecanismo automático al que debía responder el maquinista.

El frenazo de urgencia no evitó el choque

Esto no se produjo de modo que el tren activó su mecanismo de frenado automático. Uno de los vagones descarriló algunas ruedas tras ese frenazo de emergencia. A continuación, el vehículo reanudó su marcha a baja velocidad y poco después un vagón volcó, invadiendo la vía de al lado. Con un margen muy pequeño de tiempo apareció el tren de pasajeros, que se encontró el vago en su vía e hizo un frenazo de urgencia que no evitó el choque, pero sí permitió que la colisión se produjera a una velocidad reducida que finalmente sólo afectó al maquinista, que murió.

"A pesar de la frenada, el tren de pasajero no pudo evitar la colisión con el vagón volcado. Esta colisión se produjo solo nueve segundos después del frenado de urgencia del tren de viajeros y solo once segundos después del paro del tren de mercancías", ha resumido Calvet. Asimismo, el director de FGC apuntó que el impacto afectó principalmente a la cabina del conductor.

"Quisiera resaltar que la activación por parte del maquinista del frenazo de urgencia del tren de viajeros permitió que el impacto no tuviera afectaciones graves sobre los pasajeros", ha destacado Calvet. El informe elaborado por FGC se basa únicamente en el análisis de las cajas negras de los dos trenes accidentados, sus cámaras de seguridad y el estudio pericial de las vías y vehículos. Sin embargo, este estudio, que se entrega al tribunal que instruye el caso del accidente, no incorpora entrevistas con maquinistas, testigos ni expertos, indicó los responsables de la empresa de ferrocarriles en preguntas a los diputados del Parlament.

Semaf sigue reclamando una investigación "independiente"

Por su parte, el sindicato de maquinistas Semaf ha criticado el contenido de estas explicaciones dadas por la cúpula de Ferrocarriles de la Generalitat. En un comunicado, esta organización sigue reclamando una investigación "independiente" sobre el choque entre los dos trenes. Asimismo, aseguran que el tren de mercancías que descarriló y que invadió la vía en la que circulaba un convoy de pasajeros ya había fallado ese mismo día. Semaf también afirma que el tramo en el que se produjo la desgracia podría estar en mal estado.

"La justificación del descarrilamiento en un frenazo de urgencia por no reconocer que el estado de la vía pudo estar detrás de este desgraciado accidente deja patente la necesidad de crear un ente independiente de investigación de accidentes e incidentes, además de la necesidad de una correcta aplicación de las directivas y demás regulación europea en materia de seguridad debido a las carencias encontradas en este accidente", defiende Semaf.

"Muestra datos incongruentes"

Por otra parte, el sindicato afirma que el relato expuesto este miércoles en la Comisión de Políticas Digitales y Territorio por parte de la presidenta y el director general de FGC muestra "datos incongruentes" con las pesquisas llevadas a cabo en el lugar del accidente. En este sentido, afirman que las explicaciones de la empresa dan por sentado "algo tan preocupante como que un proceso de frenado de urgencia puede llegar a producir el descarrilamiento de un vagón".

"En el relato se obvia que también descarrilaron otros vagones de la composición, muy separados entre sí, aparte del vagón contra el que colisiona el tren de viajeros. Las marcas que se observaban tanto en infraestructura como en el material móvil implicado son incompatibles con los datos aportados por la presidencia de FGC donde se afirma que el vagón que vuelca circula 130 metros descarrilado", agrega Semaf. En su opinión, es muy difícil sustentar el relato que el tren descarrila al frenar, y que una vez parado inicia la marcha descarrilado durante 130 metros.

Noticias relacionadas

"Un tren con un vagón descarrilado, cargado con esa cantidad de toneladas difícilmente podría iniciar la marcha y recorrer esa distancia", resuelve el sindicato. Por último, Semaf asevera que las conclusiones manifestadas por la presidenta y el director de FGC son "completamente parciales", ya que representan a la compañía involucrada en el accidente y piden una investigación "seria, garantista e independiente" que no busque "culpables" sino que defina las causas y que sienta las bases para que un accidente así "no vuelva a ocurrir".

Lee todas las noticias de Sant Boi en EL PERIÓDICO Sant Boi