Ir a contenido

Dignidad animal

Grandes ciudades del mundo se interesan por los Cathoteles de Sant Boi

La entidad Llobregats recicla contenedores para crear comedores y espacio de descanso para felinos callejeros

El Periódico

CatDonalds, creados por la asociación Llobregats.

CatDonalds, creados por la asociación Llobregats.
Ejemplo de CatHotel.

/

La asociación sin ánimo de lucro Llobregats, con sede en Sant Boi del Llobregat, cuida los gatos callejeros como si fueran clientes de los más exclusivos hoteles. Para evitar que pasen hambre y frío han creado  a partir de materiales reciclados CatDonalds y Cathoteles – puntos de comedida, bebida y descanso permanentes-. Una iniciativa ingeniosa y sostenible que  ya ha despertado el interés de diferentes ciudades del mundo.

“La ciudad es un conglomerado de muchos seres vivos y todos deben vivir en las mejores condiciones posibles”, explica Josep Luis Rodríguez, presidente de Llobregats. Y uno de ellos son los gatos callejeros: amados por unos y despreciados por otros. “Los gatos en una ciudad son indispensables porqué mantienen a ralla algunas plagas de insectos y roedores perjudiciales para la salud de las personas”, advierte.

A pesar de su utilidad, de los felinos que viven en las ciudades no tiene unas condiciones de vida fáciles. “Cuando íbamos a darles de comer por la noche veíamos que aquella era la única vez que comían en todo el día, cuando el gato es un animal que come poco pero durante toda la jornada”, explica el presidente de la entidad, por eso “entonces pensamos en hacerles comedores fijos en las calles”.

Creatividad, reciclaje y arte urbano

Delante de este problema y como los fundadores de la entidad trabajan en un vertedero, la creatividad en base al reciclaje se puso en marcha. Con contenedores de basura que la municipalidad rechazaba idearon los CatDonalds -puntos de comida y bebida, zona con agua y pienso- y los CatHotels - puntos más grandes con cajas de corcho, recicladas de hospitales, donde los animales pueden descansar y protegerse de las inclemencias del tiempo-.

Pero también la última invención: las CatLiteras. Macas de descanso hechas de trozos de neumático y lonas de pancartas electorales. Además, todos los contenedores son perfectamente identificables, porqué grafiteros locales de forma solidaria han ofrecido su arte a favor de esta causa.

Sant Boi del Llobregat, con una esterilización anual de 250 gatos callejeros, ya ha llegado a tener en tres años unos cincuenta puntos de refugio para gatos de este tipo, lo cual supone 3 toneladas de materiales reciclados, según cuenta Josep Luis Rodríguez.

Esta iniciativa ya ha despertado el interés de otras ciudades de Catalunya y del extranjero, como Buenos Aires, Nueva York, Toronto o del gobierno de Andorra. Además, en el mes de mayo, la entidad explicará su proyecto en la European Green Week, semana a favor de la sostenibilidad urbana que promueve la Unión Europea.

Más noticias de Sant Boi en la edición local de EL PERIÓDICO DE CATALUNYA