Ir a contenido

SANT ANDREU

Aulas para la igualdad

El cole Turó Blau, validado como 'LGTBI friendly', implanta un plan en favor de la diversidad sexual

SÍLVIA ALBERICH

El director del colegio Turó Blau, un alumno y una madre.

El director del colegio Turó Blau, un alumno y una madre. / Carlos Valbuena Junquera

"En la escuela Turó Blau todos somos diferentes, pero iguales a la vez". "Todo el mundo se merece el mismo respeto y que le cuiden". Estas son dos de las frases que hay en un gran mural que han hecho los niños del CEIP Turó Blau (Gran de Sant Andreu, 2). Estos mensajes, acompañados por coloridos dibujos, muestran el espíritu acogedor e igualitario que reina en este colegio, primer centro público catalán validado como LGTBI friendly por la Associació de Famílies LGTBI.

La idea surgió de dos madres lesbianas que pidieron apoyo para presentar el proyecto en el centro. El programa, llamado Escuelas Rainbow (arcoíris en inglés, símbolo gay), pretende sensibilizar sobre la diversidad sexual en las aulas y se implementa en el colegio desde septiembre. "Se ha importado del Reino Unido y hemos empezado a aplicarlo en primaria", dice Ferran Català, director del Turó Blau.

Profesores, alumnos y padres están implicados en este programa, que tiene tres objetivos. El primero es crear un entorno seguro para que ningún niño sufra o se sienta mal por tener una identidad sexual diferente a la que tiene su cuerpo o por tener dos madres o dos padres. El segundo, visualizar el mundo LGTBI, que aún resulta tabú. Y el tercero, pronunciar con naturalidad palabras como gay y lesbiana. "Se ha de trabajar para que no se vean como insultos o términos despectivos", destaca Català.

Para Tatiana Espín, madre de una niña de primero y miembro de la Comisión de Coeducación e Igualdad, este proyecto es un avance importante en un terreno en el que "aún queda mucho por hacer". "Estamos muy contentas porque era necesario incluir la diversidad afectivo sexual en la educación, de forma libre y natural", añade. "Nos enseñan a normalizar palabras como lesbiana y a aceptar a todo tipo de niños", cuenta Pau Pérez, alumno de 11 años.

Disfraces sin género

Para evitar estereotipos, en el Turó Blau no separan lo que es de niño y niña. "En la ludoteca tenemos juegos y disfraces que no están separados por sexo, para que cada uno elija el que quiera", precisa. En la biblioteca también tienen un rincón arcoíris y una maleta viajera con cuentos y lecturas que versan sobre la igualdad.

En este primer trimestre se ha realizado la primera formación al profesorado, se ha hecho un taller para padres y se han repasado los documentos de la escuela para hacerlos más igualitarios. La intención, según Català, es ampliar el proyecto a otros cursos y que llegue a todas las escuelas. El 17 de mayo, Día Internacional contra la Homofobia, será especial. "La diversidad será el eje de esta gran fiesta", anuncia Català.

0 Comentarios
cargando