Precariedad en el sistema público

Una paciente de un CAP: "Debo esperar un mes para que me vea mi médica por un herpes zóster"

Maria Guardia, vecina de Sant Andreu que tiene que esperar un mes para acceder a su CAP.

Maria Guardia, vecina de Sant Andreu que tiene que esperar un mes para acceder a su CAP. / Àngel Garcia

1
Se lee en minutos
Beatriz Pérez
Beatriz Pérez

Periodista

Especialista en sanidad, temas de salud

Escribe desde Barcelona, Catalunya, España

ver +

Médicos, enfermeras y otros perfiles profesionales de la sanidad pública de Catalunya irán a la huelga el 25 y 26 de enero. Las grandes protestas madrileñas han acabado por dar el empujón definitivo a los catalanes. La sobrecarga asistencial y las malas condiciones laborales de las que se quejan repercuten directamente en la salud de la ciudadanía, pero especialmente en la de las clases populares, principales usuarias de la sanidad pública.

Las largas listas de espera para acceder a los hospitales y a los centros de salud son un ejemplo de ello. Maria Guardia, usuaria del CAP Sant Andreu (Barcelona), tiene que esperar un mes para que su médica de familia la visite por un herpes zóster. "Tengo 67 años y hace un mes que lo sufro. Fui de urgencias al CAP porque en la mutua habían confundido el dolor con una lumbalgia", explica. Pero tras esa visita a las urgencias del centro de salud, no llegaba la llamada de la médica de cabecera. "Entonces llamé yo [la última semana de noviembre]. Y me dijeron que no podría verme hasta el 22 de diciembre", cuenta.

Noticias relacionadas

La propia administrativa del CAP le sugirió que, si se encontraba muy mal, volviera a las urgencias del centro de salud. Al final logró hablar por teléfono con su doctora de cabecera, pero hasta el 22 de este mes no podrá verse con ella en persona.

Maria, que forma parte de colectivos de defensa de la sanidad pública, luchaba hace años por las 48 horas, que es el tiempo al que el paciente tiene derecho a ser atendido una vez pide cita en el CAP. Pero esa reivindicación parece a día de hoy una quimera. "Desde la pandemia, muchas visitas son por teléfono. La gente acaba yendo a las urgencias y ahí hay muchísimos pacientes", se queja Maria.