En la fase final de un estudio

Un fármaco experimental permite reducir un 27% la progresión del alzhéimer

  • De confirmarse los datos, "se trataría del primer tratamiento que modifica el curso natural de la enfermedad", destaca la Fundación Pasqual Maragall

Una residencia de ancianos.

Una residencia de ancianos. / El Periódico

3
Se lee en minutos
Beatriz Pérez
Beatriz Pérez

Periodista

Especialista en sanidad, temas de salud

Escribe desde Barcelona, Catalunya, España

ver +

La farmacéutica japonesa Eisai ha anunciado que la fase final del estudio que estaba realizando con un fármaco experimental, lecanemab, para tratar el alzhéimer ha arrojado resultados positivos a la hora de ralentizar el empeoramiento de la enfermedad: lecanemab parece reducir hasta en un 27% el empeoramiento de los síntomas del alzhéimer. Eisai ha publicado este miércoles los resultados del ensayo clínico, la tercera y última fase de su análisis sobre este nuevo tratamiento para la enfermedad neurodegenerativa que ha estado investigando junto a la farmacéutica estadounidense Biogen.

Todos los detalles del resultado final serán presentados en noviembre, en un congreso en San Francisco (EEUU). Si finalmente se confirman estos "esperanzadores" datos, se trataría del "primer medicamento que modifica el curso natural del alzhéimer", valora el director de la Fundación Pasqual Maragall, Arcadi Navarro.

El ensayo clínico comenzó en marzo de 2019 y participaron 1.795 personas de Japón, Estados Unidos y Europa con deterioro cognitivo (demencia) leve o alzhéimer en estadios tempranos con anomalías de beta amiloide (un péptido clave en su desarrollo) confirmadas.

Cambios en las funciones cognitivas

Los pacientes fueron divididos en dos grupos: a los integrantes de uno se les administró el fármaco una vez cada dos semanas durante 18 meses, mientras que al otro se le dio un placebo, con el fin de investigar los cambios en sus funciones cognitivas.

Tras año y medio, el grupo tratado con lecanemab presentaba una reducción del 27% en el empeoramiento de los síntomas comparado con el que recibió el placebo, y ya a partir de los seis meses "el tratamiento mostró cambios estadísticamente significativos" en la evolución cognitiva, según los resultados del estudio.

Otro ensayo con 111 pacientes en China está actualmente en curso.

"Optimismo prudente"

"Sabemos desde hace tiempo que se está investigando este fármaco. Hoy la compañía japonesa ha sacado esta nota de prensa, son pinceladas prometedoras que debemos tomar con prudencia hasta tener los detalles, en el congreso de noviembre", insiste Navarro. El director de la Fundació Pasqual Maragall valora los datos como "muy esperanzadores".

"Las compañías dicen que han demostrado una ralentización del deterioro cognitivo. Si se confirma, sería la primera vez que hay un medicamento que modifica el curso natural de la enfermedad. Pero hay que esperar a noviembre. No podemos juzgar la peli por el título", insiste.

"Nosotros nos tomamos la información con un optimismo prudente", señala Navarro. En estos momentos no hay medicamentos que curen o frenen el alzhéimer. Pero se están investigando alrededor de 130 y el lecanemab, de aprobarse, sería el primero en salir.

Navarro opta por la prudencia porque se acuerda de lo ocurrido el año pasado con otro fármaco, el aducanumab, que fue el primer medicamento contra el alzhéimer aprobado en EEUU en 18 años. "Hubo una gran polémica: la FDA lo aprobó contra el voto de los expertos porque su eficacia era débil y tenía efectos secundarios notables", recuerda Navarro. La Agencia Europea de Medicamentos (EMA) rechazó su aprobación en Europa y multinacionales como Biogen retiraron su solicitud de autorización.

Freno a su progresión

Noticias relacionadas

Lecanemab está diseñado para prevenir la progresión del alzhéimer mediante la unión de un anticuerpo al beta amiloide (que se presenta en acumulaciones anormales en el cerebro de los pacientes con esta enfermedad, la forma más común de demencia) y su eliminación, para evitar la destrucción de células nerviosas.

Si finalmente el resultado es positivo, el medicamento todavía tendría que ser aprobado por la agencia del medicamento de EEUU, la FDA. Eisai tiene previsto analizar analizar sus hallazgos con las autoridades reguladoras para solicitar antes de marzo de 2023 la aprobación del fármaco en EEUU, Japón y Europa.