La pandemia de covid-19

Los médicos reclaman restricciones urgentes ante el riesgo de saturación de las ucis

El Biocomsc prevé que a principios de enero haya en Catalunya unos 350 enfermos en las unidades de críticos, como el año pasado, y da por hecho que habrá limitaciones horarias y de aforo a la vuelta de las Navidades

Vacuna

Vacuna / Álvaro Monge

Beatriz Pérez

Por qué confiar en El PeriódicoPor qué confiar en El Periódico Por qué confiar en El Periódico

27.140 nuevos casos de covid-19 en solo un día, que son los que España ha registrado en las últimas 24 horas (de los que 5.845 son en Catalunya), indican que las cosas se están poniendo feas más rápidamente de lo previsto. Estos más de 27.000 casos más suponen el mayor registro en España desde el pasado 28 de julio y representan, en el contexto catalán, el récord histórico de esta sexta ola. Son, en parte, los efectos del Puente de la Constitución. Y hacen temer, aún más, los estragos que causarán las Navidades, las cuales empiezan en apenas nueve días.

Todos los expertos consultados por este diario dan por hecho que en enero, una vez acaben las fiestas, habrá más restricciones, si bien desde la Generalitat se insiste en que no están encima de la mesa al menos momento. Pero es muy posible que vuelvan las limitaciones de aforos y los cierres horarios, y eso es precisamente lo que piden los médicos y epidemiólogos contactados por este diario.

El Grupo de Biología Computacional y Sistemas Complejos (Biocomsc) de la Universitat Politècnica de Catalunya (UPC) prevé que, a finales de mes o principios de enero, haya unas 350 personas con coronavirus en las ucis (este miércoles hay 264). "Es una cifra a partir de la cual los hospitales tendrán que ajustar su funcionamiento. Es bastante probable que sigan creciendo los contagios, pero no sabemos el ritmo. Si crecen a un ritmo similar al del Puente, la situación a principios de año sería muy preocupante en los hospitales", explica el investigador del Biocomsc Enric Álvarez Lacalle.

El Hospital de la Santa Creu i Sant Pau de Barcelona, por ejemplo, ya ha comenzado a suspender cirugías no urgentes. "Cada día tenemos más enfermos. Hoy tenemos 21 en planta y nueve en ucis. No estamos peor gracias a la vacuna; si no, estaría el sistema colapsado o muerto", asegura el internista y coordinador de la 'planta covid' del hospital, Pere Domingo. Pide aprobar medidas "que reduzcan al máximo la interacción social".

Incidencia como la del año pasado

Los indicadores epidemiológicos son, de hecho, muy similares a los del año pasado por estas fechas. 2020 acabó con 374 pacientes en ucis. La mortalidad es menor y los ingresados en planta convencional de hospital, también. Pero si los contagios siguen disparados, subirán los casos de enfermedad grave y los fallecimientos. "La vacunación [en Catalunya está inmunizada el 84,8% de la población mayor de 12 años] consigue controlar la epidemia con medidas mucho más suaves", dice Álvarez. Sin embargo, asume que la vacuna 'per se' "no es suficiente" para "contener crecimientos" cuando hay "muchísimos casos".

El epidemiólogo Joan Caylà pone también el foco en un dato preocupante: las 17 muertes registradas en Catalunya en las últimas 24 horas. "Es una cifra que pasa bastante inadvertida y eso quiere decir que estamos normalizando el número de fallecimientos. Hace dos o tres años, si un brote de legionela hubiera causado 17 muertes, habría sido un impacto terrible", valora Caylà. El mismo destaca, con preocupación, que entre la población catalana de 20 a 39 años hay un 20% de no vacunados. "Estamos hablando de muchos miles de personas. Hay una bolsa de gente que no está inmunizada y que favorece la transmisión. Deberíamos mejorar mucho la cobertura vacunal".

Este epidemiólogo cree que el Govern debería tomar más medidas, entre otras cosas, "porque quedan 10 días para la Navidad", que hará aumentar la incidencia del virus. "Sería mejor volver a un confinamiento nocturno y/o perimetral. En países del entorno europeo, la incidencia está más disparada que aquí. Otros países están cerrando discotecas. Sí que habría que tomar algunas medidas como restringir mucho las salidas a la noche", apunta Caylà. Según él, sin vacunas, la sexta ola sería "idéntica" a la primera.

"Dos termómetros"

Para el Jefe de Medicina Preventiva del Hospital Clínic de Barcelona, Antoni Trilla, aunque la pandemia ahora mismo está "al alza", debe esta medirse con dos termómetros: uno, el de los contagios y otro, el de los ingresos y muertes. "Lo segundo va subiendo poco a poco, aunque tengamos que desprogramar un poco. Eso lo puede ir aguantando el sistema. Países como Dinamarca o Noruega, con previsiones terribles, han implementado medidas no tan diferentes a las nuestras, como las mascarillas en interiores", señala Trilla. Pide aumentar las tasas vacunales y avanzar en las terceras dosis. Y, también, evitar unas Navidades "multitudinarias".

Como recuerda el exsecretario de Salut Pública de Catalunya, Joan Guix, la sexta ola del covid-19 recuerda que la sociedad "sigue en el túnel" de la pandemia. Dice que "hacen falta más restricciones", pero insiste también en el "impacto económico y social" de las mismas. "No me atrevo a hacer muchas profecías. Pero esto no lo acabamos con facilidad", concluye.