Aumento de la supervivencia

¿Qué es el cáncer de mama? Síntomas, tratamiento y mortalidad

  • Pese a que es la primera causa de muerte de mujeres en España, la tasa de superación ha aumentado en los últimos años

Mamografías para detectar tumores de mama.

Mamografías para detectar tumores de mama. / AP/TORIN HALSEY

4
Se lee en minutos
Anna Biosca

Hace unos días Julia Otero anunciaba el buen resultado de su tratamiento contra el cáncer de mama y su próxima reincorporación a Onda Cero. Esta mañana Ana Rosa Quintana anunciaba en su programa de Telecinco que sufría la misma enfermedad.

Según los datos que muestra el Grupo Geicam, en 2020 se diagnosticaron 34.088 casos nuevos de cáncer de mama en España y la tasa de incidencia es de 132 casos por cada 100.000 habitantes, es decir, 1 de cada 8 mujeres sufrirá este tipo de cáncer. Aunque es menos frecuente, los hombres también pueden padecerlo. Este tipo de tumor suele aparecer entre los 35 y los 80 años, pero la franja entre los 45 y los 65 años es la de mayor incidencia.

¿Qué es el cáncer de mama?

El cáncer de mama es una enfermedad en la cual se multiplican las células de la mama sin control. Según explica la Asociación Española Contra el Cáncer de Mama, los tumores malignos tienen un crecimiento descontrolado y pueden extenderse por los tejidos. Además, están formados por células que han sufrido alteraciones y mutaciones genéticas, lo que les permite evadir el control del ciclo de la división celular, esconderse en el sistema inmune e infiltrarse en tejidos de alrededor.

Las mamas están formadas por tres partes principales: lobulillos (las glándulas que producen la leche), los conductos (que transportan la leche al pezón) y el tejido conectivo (formado por tejido fibroso y adiposo y que rodea todas las partes de la mama). Hay diferentes tipos de cáncer de mama, aunque los más comunes son el carcinoma ductal infiltrante (las células cancerosas se originan en los conductos y luego se multiplica en otros tejidos mamarios) y el carcinoma lobulillar infiltrante (las células cancerosas se originan en los lobulillos y después pasan a los tejidos mamarios más cercanos).

El tumor puede crecer de tres maneras: el crecimiento local (crece por invasión directa), diseminación linfática (las células tumorales invaden la red de los vasos linfáticos y llegan a los ganglios) y diseminación hematógena (a través de los vasos sanguíneos y se dirige hacia los huesos, pulmón, hígado y piel).

Síntomas

Los signos de alerta del cáncer de mama son distintos en cada persona e, incluso, puede que no se desarrolle ninguno. Algunos de los síntomas pueden ser: un bulto nuevo en la mama o en la axila, hinchazón en una parte de la mama, irritación de la piel, enrojecimiento o hundimiento en la zona del pezón, secreción del pezón y cambio del tamaño o forma de la mama, entre otros. La aparición de alguna de estas patologías puede ser debida a otras afecciones médicas, como la enfermedad fibroquística y los quistes.

De todos modos, hay algunos factores de riesgo que influyen en la aparición de la enfermedad como puede ser la edad, haber tenido la menstruación antes de los 12 años y una menopausia después de los 55, antecedentes personales o familiares de cáncer de mama o de ovario, tratamientos previos con radioterapia y mutaciones genéticas en el BRCA1 y BRCA2.

Tratamiento

El tratamiento del cáncer de mama estará determinado por diferentes factores, como pueden ser el estadio de la enfermedad, el subtipo de cáncer de mama y las características de la paciente.

Según los datos de Asociación Española Contra el Cáncer, el 80% de los cánceres de mama serán localizados, lo que significa que el tumor afecta a la mama y quizá a la axila, pero no hay metástasis. En estos casos, el objetivo es curativo y se combinarán diferentes terapias que podrán ser cirugía, radioterapia y terapias sistémicas (quimioterapia, terapia dirigida, terapia biológica, terapia endocrina e inmunoterapia) y técnicas de reconstrucción mamaria.

Se pueden distinguir dos tipos de cirugía: la conservadora y la mastectomía. La primera consiste en la extirpación del tumor con un margen de tejido mamario sano, pero manteniendo intacto el resto de la mama. En cambio, la mastectomía radical modificada es una técnica usada para extirpar el tejido mamario. La mastectomía radial, en desuso, consistía en la extracción de la mama, los músculos del pecho y los ganglios linfáticos ubicados debajo del brazo.

Para los casos en los que ya existe metástasis, el tratamiento consistirá en terapias sistémicas. Aunque en algunos casos es posible que se recurra a la radioterapia y a la cirugía.

Mortalidad

Noticias relacionadas

Según el informe 'Las cifras del cáncer 2021' de la Sociedad Española de Oncología Médica (SEOM), el cáncer de mama continúa siendo la primera causa de muerte entre las mujeres en España, con más de 6.000 fallecimientos al año. Esto representa el 17% de todas las muertes por cáncer en mujeres de nuestro país y el 3,3% del total de muertes en las mujeres.

Pese a que el cáncer continúa siendo una de las primeras causas de mortalidad, la supervivencia de los pacientes con cáncer de mama ha aumentado en los últimos años gracias a los nuevos tratamientos disponibles.