Las secuelas de la pandemia

Los problemas de salud mental se agudizan entre niños y adolescentes

Una clase de Bachillerato en un instituto de Catalunya.

Una clase de Bachillerato en un instituto de Catalunya. / Ferran Nadeu

  • Aumentan un 27% los intentos de suicidio y un 36% las urgencias psiquiátricas en los menores de edad de Catalunya

  • Sufren más ansiedad, depresión, trastornos alimentarios y se autolesionan más; los psiquiatras piden un "plan de choque"

4
Se lee en minutos
Beatriz Pérez
Beatriz Pérez

Periodista

Especialista en sanidad, temas de salud

Escribe desde Barcelona, Catalunya, España

ver +

Las tentativas de suicidio (que no los suicidios) en menores de 18 años han aumentado un 27% en 2020 con respecto a 2019, según el Codi Risc de Suïcidi de la Conselleria de Salut de Catalunya. Son cifras registradas en los centros sanitarios. "Se trata de tentativas, no de número de personas", precisan fuentes de la Conselleria de Salut. Las mismas señalan que esta tendencia, que ya estaba "al alza antes de la pandemia", fue "consecuencia del confinamiento y de las limitaciones del mismo", así como del inicio del curso escolar (es el período del año en que más aumentan los intentos de suicidio). También hay pacientes que antes no padecían esta problemática y ahora sí.

La jefa de Psiquiatría del Hospital Sant Joan de Déu (Esplugues de Llobregat), Montse Dolz, también afirma que las urgencias del centro (que cuentan con un psicólogo infantil las 24 horas) están recibiendo un 36% más de visitas con respecto al período prepandémico. La salud mental de la población general está empeorando, pero preocupa sobre todo la de los niños y adolescentes, un colectivo más vulnerable.

Los motivos por los que los menores acuden a urgencias son variados: ansiedad, depresión, trastornos de la conducta alimentaria, tentativas de suicidio. "Hemos tenido que reforzar las urgencias con un psiquiatra más a tiempo parcial, una enfermera especialista y una trabajadora social", explica a este diario.

El confinamiento domiciliario del año pasado supuso una contención para este tipo de conductas. Pero desde el verano la situación se desbocó: comenzó a haber más trastornos de la conducta alimentaria. "Y, a partir de otoño, aumentaron aún más estos trastornos y, en concreto, las tentativas autolíticas", señala Dolz.

"Muchas veces no hay ningún trastorno asociado. Hay sufrimiento emocional y dificultad para manejarlo", alerta un psiquiatra

Esta psiquiatra explica que la "tentativa autolítica" (o intento de suicidio) es "un gesto que pone en riesgo la integridad y vida del individuo". "Tiene la categoría de gesto y, dentro de este grupo, también están las ideaciones autolíticas". Según Dolz, el perfil de menores que más padecen el malestar emocional y psicológico son aquellos "más introvertidos", a los que les "cuesta" ir a la escuela y que "hacen uso" de las pantallas. "Al principio de la pandemia, el confinamiento fue un refugio pero volver a la escuela les generó muchos problemas y ansiedad". Esta psiquiatra reclama un "plan de choque" contra las tentativas de suicidio en niños y adolescentes.

El Jefe de Sección de Hospitalización del Servicio de Psiquiatría del Hospital Vall d'Hebron (Barcelona), Marc Ferrer, asegura que el aumento de autolesiones e intentos de suicidio en menores de edad "se está viendo en todo el mundo". Cita un estudio del 2017 hecho en Reino Unido que registraba un aumento del 70% en autolesiones en las niñas de 12 a 16 años. "Desde hace un año y medio este aumento de autolesiones e intentos de suicidio es espectacular. Y el último año, a raíz de la pandemia, han subido más aún", asegura, quien cree "probable" que las restricciones y el cambio de vida estén tras esta realidad. "Muchas veces no hay ningún trastorno identificado detrás. Hay sufrimiento emocional y dificultad para manejarlo", explica Ferrer.

Más autolesiones

Vall d'Hebron publicó recientemente un estudio liderado por Ferrer, del que se hizo eco la revista 'Actas Españolas de Psiquiatría', que desvela que uno de cada cuatro pacientes pediátricos que acudieron a las urgencias del centro por un motivo psiquiátrico entre 2015 y 2017 tenían las autolesiones como motivo de consulta.

A raíz de este estudio, Vall d'Hebron realizó otro. En 2018 y 2019 hubo un aumento del 10% en los pacientes que se lesionan. El centro carece de cifras del último año, pero los médicos no cesan en la alarma. "Los datos de 2020-2021 serán aún más preocupantes. Hay más desesperación, más miedo. Tengo la sensación de que las consultas se han multiplicado por patología dual [personas con un trastorno mental y un problema de alcohol o drogas]", dice la pediatra Mónica Sancosmed.

Cada vez son más pequeños los menores que se autolesionan: la media de edad en 2017 era de 12 años

Noticias relacionadas

Además, preocupa que cada vez son más pequeños quienes se autolesionan. La media de edad del menor que se autolesionaba en 2015 era de 16 años. En 2017, de 12 años. Según Ferrer, "desgraciadamente, los datos de este estudio van en el mismo sentido que los que se observan en estudios similares en otros países y refuerzan la evidencia de la necesidad urgente de obtener recursos específicos para esta población tan vulnerable que después puede desarrollar trastornos psiquiátricos graves y que se pueden cronificar".

¿Por qué los niños y adolescentes se autolesionan? En palabras de Sancosmed, hay tres factores: los sociodemográficos ("ellas se autolesionan más"), los psicopatológicos ("debido a una baja autoestima o a un pequeño trastorno de la personalidad") y los psicosociales ("problemas económicos, 'bullying', separación de los padres o mala relación con ellos..."). "Este último factor ha aumentado mucho", dice la pediatra, quien además menciona otro: "el mundo virtual". "Están expuestos a un alto estrés social. Todo cambia muy deprisa. A veces, en ciertas comunidades, hay un cambio de percepción sobre la autolesión, que pasa a verse como algo positivo", explica.