La sociedad civil cierra filas para traer a Barcelona la Agencia Europea del Medicamento

Más de 200 entidades económicas, biomédicas y sociales suscriben un manifiesto en defensa de la sede catalana

Los promotores destacan el valor científico de una institución con 900 empleados directos y 4.500 indirectos

Josep María Pou, Dolors Montserrat, Antoni Comín y Jaume Collboni, en el acto de apoyo a la sede barcelonesa de la AEM.

Josep María Pou, Dolors Montserrat, Antoni Comín y Jaume Collboni, en el acto de apoyo a la sede barcelonesa de la AEM. / ALVARO MONGE

Se lee en minutos

Las principales instituciones que nutren la vida económica, biomédica y social de Barcelona, con destacada representación de las del resto de España, han expresado este lunes su unánime apoyo a la candidatura barcelonesa para acoger la sede de la Agencia Europea del Medicamento (AEM), una oportunidad que han descrito como irrepetible en la historia, que situaría a la capital catalana en el máximo centro de decisión sobre los medicamentos que consumen los ciudadanos de los 27 países de la Unión Europea (UE).

La AEM, con un presupuesto anual de 340 millones de euros y 900 empleados directos, analiza los estudios sobre moléculas farmacológicas que le presenta la industria, y autoriza y supervisa los medicamentos que son comercializados en el ámbito europeo. La AEM genera más de 4.500 empleos indirectos y propicia la instalación en sus inmediaciones de unas 1.500 empresas vinculadas al sector de la investigación, la comercialización y la distribución de medicamentos. Unas 40.000 personas relacionadas con esos ámbitos visitan su sede anualmente.

Unas 200 entidades de la sociedad civil próximas a la salud y la investigación, sindicatos, asociaciones de pacientes y la industria farmacéutica han suscrito un manifiesto en apoyo de la iniciativa que prevé ubicar en la Torre Glòries de Barcelona las oficinas de la AEM, ahora instalada en Londres, que deberá cambiar de localización en el momento en que el Reino Unido abandone la Unión Europea (UE).

ACERCARLO A LOS CIUDADANOS

Las universidades catalanas, públicas y privadas, secundadas por la conferencia de rectores del resto de España, han participado en el acto, así como los 31 centros de investigación biomédica radicados en Barcelona y los principales laboratorios farmacéuticos radicados en Catalunya. Han apoyado la iniciativa las más representativas instituciones de ámbito económico catalán y español, en especial Farmaindustria –patronal del medicamento en España-, el Cercle d’Economia, el Consorci de la Zona Franca, Fira de Barcelona y la cincuentena de entidades adscritas a Barcelona Global, coordinadora del acto.

"El objetivo fundamental del apoyo civil e institucional expresado hoy en Barcelona ha sido dejar constancia ante los ciudadanos de la trascendencia de que Barcelona sea sede del organismo que vela en Europa por la seguridad, la idoneidad y la eficacia de los medicamentos que todos consumimos", ha indicado una de sus promotoras, la rectora de la Universitat Autònoma de Barcelona (UAB), Margarida Arboix. "No estamos defendiendo el negocio farmacéutico, sino a uno de los organismos más importantes de Europa en el campo de la investigación biomédica vinculada a la universidad, la que asume estudios traslacionales que benefician directamente a la salud de los ciudadanos”, añadió Arboix.

SANIDAD PÚBLICA CUALIFICADA

La reconocida calidad de la asistencia sanitaria pública catalana, la oferta de un edificio ya construido -el de la antigua Torre Agbar-, y la conectividad que facilita el aeropuerto de El Prat, son tres aspectos que se ajustan a los principales criterios de elección marcados por la UE, los que determinarán qué ciudad acoge a la AEM cuando deje Londres.

Que la ciudad de acogida resulte atractiva para el personal que habrá de trasladarse, que sea relativamente sencillo encontrar un trabajo para las parejas de dichos empleados, y que no sea un problema matricular en escuelas internacionales a los cerca de 600 hijos que viajarán con ellos, son otros requisitos que pesarán en el momento de la elección. La última palabra la pronunciarán los 27 jefes de Estado y de Gobierno de la UE en un acto previsto para el próximo noviembre, indican fuentes de la organización.

Noticias relacionadas

“El criterio prioritario para la UE a la hora de escoger sede para la AEM será que el traslado suponga la mínima pérdida de talento posible y que la agencia no interrumpa su actividad –afirma Jordi Ramentol, vicepresidente de Farmaindustria-. La sede bacelonesa cubre perfectamente ambos requisitos. Si persiste la unidad institucional podemos conseguirlo”. La opción barcelonesa cuenta con el apoyo del Gobierno español -el presidente Mariano Rajoy deberá defenderla el día de la elección-, de la Generalitat y del Ayuntamiento de Barcelona. El impulso de las tres Administraciones no muestra fisuras, aunque nadie oculta que la situación política que atraviesa Catalunya no es un detalle favorable.

Ámsterdam y 20 competidoras más 

Un 11% de los actuales 900 empleados de la AEM son de origen británico, lo que les impedirá mantener su empleo. En la AEM únicamente pueden trabajar ciudadanos censados en alguno de los 27 países miembros de la UE.