ODONTOLOGÍA

Los siete mitos dentales más extendidos (y que pueden poner en riesgo tu salud bucodental)

Hay muchos mitos y remedios caseros muy arraigados en la sociedad y que podrían provocar problemas bucodentales

Los siete mitos dentales más extendidos (y que pueden poner en riesgo tu salud bucodental)

Epi_rc_es

7
Se lee en minutos
Rafa Sardiña

Cuidar la salud oral es esencial. Tener dientes, encías y bocas saludables también repercute en nuestra salud en general. 

La proliferación en Internet de mitos dentales y remedios caseros pueden causar problemas y desencadenar en enfermedades bucodentales. La doctora Nuria Obradors, de las clínicas dentales Abaden, cuenta a ‘Guías de Salud’ cuáles son los más frecuentes, qué debemos evitar y qué podemos hacer.

El mejor lugar para guardar el cepillo de dientes es el baño

Sin lugar a equívocos, el cepillo de dientes está en el baño en el 100% de los hogares españoles. Sin embargo, esto no quiere decir que realmente sea lo más recomendable. Este espacio es un lugar en el que están presentes cientos de bacterias. Pero no solo hay que evitar dejarlo en el cuarto de baño. 

Para evitar la proliferación de bacterias y gérmenes, se debe bajar la tapa del inodoro al tirar de la cisterna y no tapar el cepillo de diente en su funda nada más haberlo usado. 

La doctora explica que “si no se limpian ni se renuevan con frecuencia (cada tres meses aproximadamente), acumulan bacterias y pueden causar una reinfección por bacterias patógenas o derivar en caries y gingivitis”.

  • “Existen técnicas de desinfección del cepillo dental. La más usada es la inmersión en una solución de clorhexidina al 0,2%.  Este producto se puede adquirir fácilmente en farmacias”.

También hay que recordar que el uso del cepillo de dientes debe ser individual. Si se comparte (con la pareja, por ejemplo) las bacterias se pueden transmitir de una persona a otra.

Las caries en los dientes de leche no tienen importancia

Es una de las preguntas que los padres hacen a los odontólogos con más frecuencia. ¿Debe tratarse las caries en los dientes de leche? La respuesta de la especialista es clara: sí, ya que afecta tanto a la dentición temporal como a la definitiva.

  • “Una caries dental en un diente de leche puede provocar problemas en los futuros dientes permanentes. Una caries es un foco de infección que puede destruir el diente donde está. Y esa infección puede ir más allá, lesionar a otros dientes de leche y a los dientes definitivos que están debajo de la encía. Además, no hay que olvidar que los dientes de leche son los encargados de guardar el espacio para que los definitivos erupcionen correctamente”.

Freepik

Para prevenir las caries en la infancia se deben eliminar o reducir las comidas y bebidas azucaradas, las golosinas y los alimentos pegajosos que se adhieren a los dientes. Si se toman ocasionalmente hay que asegurarse de que los niños se enjuagan la boca o se cepillen los dientes después. 

Unos buenos hábitos de higiene oral reducirá la probabilidad de la caries dental. que se produce cuando las bacterias y los restos de alimentos que se quedan en la boca, no se eliminan con el cepillado. Las consecuencias: agujeros y/o cavidades en las piezas dentales.

La doctora Obradors aconseja “un cepillo especial de cabezal pequeño y cerdas suaves. Por su parte, la pasta dental también tiene que ser especial para niños (sin flúor o con poco flúor). A partir de los 4 años, el cepillado debe ser realizado por los niños, con la supervisión de una persona mayor que se asegure de que el niño no ingiere la pasta de dientes”.

Una opción para proteger los dientes de leche contra las caries, además de una correcta higiene bucodental, es el sellado. Una capa delgada de plástico que se aplica en la parte superior de molares y premolares. Es de color blanco y apenas se aprecia a la vista.

  • “El sellado de fosas y fisuras es una técnica de prevención ampliamente extendida en la odontología actual para combatir la caries en niños que tienen especial tendencia a sufrirlas”.

Además, se recomienda visitar al dentista anualmente a partir del primer año de vida. Estas revisiones pueden ayudar a detectar problemas tempranos y ayudan a que los niños se acostumbren a las clínicas dentales, de manera que le vayan perdiendo el miedo.

Blanqueamiento dental con bicarbonato y agua oxigenada

Es uno de los mitos más extendidos. No obstante, su uso puede comprometer seriamente la salud oral, ya que tanto el bicarbonato como el agua oxigenada son muy abrasivos para las encías. Estos productos pueden irritar las mucosas de la boca e incluso quemarlas.

No funciona ni este, ni ningún otro método casero. Ni blanquean los dientes y en algunas ocasiones los dañan de forma irreversible. Obradors indica que la mejor opción es acudir a un especialista, que realizará este tratamiento estético de una forma segura.

Archivo - Dentista, boca, paciente. Periodontitis. / ZLIKOVEC / ZLIKOVEC - Archivo

Actualmente, existen dos tipos de blanqueamiento dental.

  • Blanqueamiento en clínica. Mediante una sesión de lámpara de luz fría o luz LED se aplica el producto blanqueante a altas concentraciones. En este caso, el producto blanqueante se puede utilizar a altas concentraciones porque el procedimiento está directamente supervisado por el profesional.

  • Blanqueamiento en casa. Al paciente se le entregan unas férulas (fabricadas con un material plástico transparente) y un producto blanqueante con menor concentración de peróxido de carbamida. El paciente debe utilizar estas férulas con el producto blanqueante en su casa durante unas dos semanas. 

Los cepillos de cerdas duras son los que mejor limpian

Aunque todos los cepillos de dientes son igual de efectivos, hay determinados pacientes a los que se les recomienda el uso de uno de cerdas suaves. Es el caso de pacientes con bruxismo (rechinamiento de dientes) o una encía frágil, que podrían sufrir retracción gingival.

  • “La retracción gingival tiene consecuencias inmediatas. La primera alerta de que algo no va bien es un exceso de sensibilidad a los cambios de temperatura (frío y calor) y a los alimentos dulces. Otra consecuencia de la recesión de encías es la aparición de caries. Esto se debe a que la raíz del diente queda más expuesta (antes estaba cubierta por encía) a la acción de ácidos y azúcares”.

La retracción gingival también provoca un cambio a nivel estético. Al quedar expuesta la raíz, el diente parecerá más largo.

 Cuando la retracción de encías se debe a un cepillado agresivo, hace hincapié, habría que modificar la técnica e, incluso, cambiar a un cepillo de menor dureza. Además, el dentista puede recomendar realizar un injerto de encía.

Es normal quedarse mellado con la edad

En la mayoría de los casos, se debe a la enfermedad periodontal llamada periodontitis, y que nada tiene que ver con la edad. Es una patología 100% previsible si se mantiene una adecuada higiene (cepillado tres veces al día, uso de seda dental o cepillos interdentales y uso de colutorio dental y revisiones con el dentista).

¿Cómo se produce la periodontitis? El acúmulo de sarro o placa bacteriana alrededor de los dientes provoca inflamación de las encías.

Archivo - Paciente en el dentista. / JCOMP/FREEPICK - Archivo

Se trata de la conocida gingivitis. Si esta placa y sarro no se retiran con una higiene dental, las bacterias que se encuentran alojadas en la encía empezarán a destruir el hueso que sujeta a los dientes. 

  • “Cuando una persona percibe molestias, inflamación o sangrado de las encías, debe sospechar que existe un problema y tiene que acudir al dentista para que la gingivitis no derive en una periodontitis. En pacientes fumadores, la gingivitis suele no dar sangrado, ya que el riego sanguíneo llega con dificultad a los tejidos gingivales”.

Hay que dejar de cepillarse si las encías sangran

El hecho de que las encías sangren se debe, fundamentalmente, a la gingivitis. Como ya hemos mencionado, se produce como consecuencia de una falta de higiene. 

Si se acude regularmente al profesional, éste podrá detectar cualquier problema bucodental en una fase inicial, lo que hará más sencillo, rápido y económico cualquier tratamiento.  Y es que, aunque parezca una contradicción, “cuanto más se acuda al dentista, más barato saldrá la salud de la boca”.

Durante el embarazo se pueden caer los dientes por falta de calcio

Noticias relacionadas

La doctora Obradors también recalca que es falso. 

Durante la gestación se producen una serie de cambios hormonales que afectan especialmente a las encías. Por ello, la mujer tiene una mayor probabilidad de sufrir una enfermedad periodontal.