<

02 dic 2020

Ir a contenido

EXPOSICIÓN BILL BRANDT. HASTA EL 24 DE ENERO DE 2021

El retratista alternativo de la vida británica del siglo XX

Fotografías que hablan sobre las posibilidades y límites de la representación de la belleza

Los asistentes a la muestra podrán disfrutar de cerca de 200 imágenes seleccionadas

Pilar Enériz

Obra.&#160;Cuckmere River, 1963&#160;de la colección privada. Cortesía de Bill Brandt Archive and Edwynn Houk Gallery.&#160;&#160;

Obra. Cuckmere River, 1963 de la colección privada. Cortesía de Bill Brandt Archive and Edwynn Houk Gallery.   / © Bill Brandt / Bill Brandt Archive Ltd

Dicen de Brandt que fue un paseante enamorado de los rincones de la capital británica. Con su cámara al hombro, sin prisas ni objetivos previos, buscaba las imágenes que mejor reflejaban la vida de la ciudad para inmortalizar algunos momentos. Lo consiguió.

Hoy sus tomas hablan de la belleza, de lo efímero, de la vida con una precisión difícil de igualar. De su obra se afirma que supone una de las mejores colecciones sobre como era la vida británica de mediados del siglo XX.

Sus imágenes en blanco y negro que hablan de desigualdad social y de las crisis económicas de su tiempo, pueden verse en el nuevo centro de fotografía KBr ubicado a los pies de la Torre Mapfre del Port Olímpic (Barcelona). Se trata de la excelente exposición con la que la Fundación Mapfre da a conocer un nuevo espacio de 1.400m² y en cuya segunda sala presenta a otro clásico de la fotografía del siglo XX, Paul Strand (1890-1976), en este caso a través de los fondos de su propia colección, la más importante fuera de Estados Unidos, de este autor.

CONTENIDO DE LA MUESTRA 

La de Brand es una colección que refleja la soledad de los paseos por la noche londinense, retratos de curiosos personajes y desnudos abstractos, fruto de una mirada especial. Aprendiz en el estudio de Man Ray, estuvo fuertemente influido por Brassaï, y es considerado uno de los fundadores de la fotografía moderna junto a Walker Evans o Cartier-Bresson. Desde esta perspectiva, sus fotos resultan absolutamente indispensables para entender la historia de la fotografía, e incluso la vida británica, de mediados del siglo XX.

La muestra reúne 186 fotografías positivadas por el propio fotógrafo que dan testimonio de sus casi cinco décadas de carrera y a lo largo de las cuales no dejó de tratar todos y cada uno de los grandes temas de la disciplina fotográfica: reportaje social, retrato, desnudo y paisaje. La selección forma una certera visión de la obra de quien asimiló los planteamientos sociales y documentales de la fotografía de la época para producir una obra que se ha convertido en cimiento de la fotografía contemporánea.

LA ATRACCIÓN POR EL MISTERIO 

Desde sus primeras fotos realizadas en los años 30 hasta sus últimos retratos y desnudos, Brandt muestra una casi enfermiza atracción por lo extraño, por ese escenario nebuloso, tan propio de la ciudad de Londres pero también de las relaciones personales inmersas en un mundo en crisis y que se hacen patentes a poco que se mire de frente y con atención. Sir Tom Hopkinson, uno de los buenos amigos de Brandt, declaró durante una entrevista con motivo de su fallecimiento: 'no estaba interesado en nada que no le llevara al misterio. El misterio estaba en Bill, y él lo proyectaba en cualquier cosa que fotografiase'.

La oportuna y acertada selección de fotografías compiladas en la exposición de la Fundación Mapfre, comisariada por Ramón Esparza, muestra de manera inequívoca la riqueza de matices y texturas del blanco y negro de las obras, lo que permite articular las subtramas que conforman el amplio espectro de una realidad profundamente inhóspita.

La selección también pone de manifiesto, tanto en las fotos las de carácter más social de antes de la guerra como las de su posterior etapa más estética, la elevada carga poética que contienen junto a una tintura de extrañeza y de misterio tan característico y en el que, al igual que en su vida, se mezclan de manera constante la realidad y la ficción. 

EL AUTOR Y SU OBRA

Nacido en Hamburgo en 1904, Bill Brandt comenzó a interesarse por la fotografía a los 20 años, en el balneario de Davos, donde estuvo aquejado de tuberculosis. Muchos estudiosos de su obra, coinciden en señalar que el gusto por la fotografía se despertó en este duro momento de enfermedad.

Una completa muestra es la que ha preparado Fundación Mapfre, que abarca casi cinco décadas de trabajo, y está compuesta por cerca de 200 imágenes positivadas por el artista y material documental cortesía del Bill Brandt Archive y de la Edwynn Houk Gallery de Nueva York.