Ir a contenido

TEMPORADA DE VERANO

Más del 94% de las playas catalanas tienen una calidad de agua excelente

Los controles y las acciones mediambientales de la Generalitat han permitido mejorar en 30 puntos la salud de las costas catalanas

La aplicación móvil Platgescat permite al usuario conocer el estado del litoral, el tiempo y la bandera de seguridad en tiempo real

Víctor Fúser

Playa en Tossa de Mar, con una calidad de agua excelente.

Playa en Tossa de Mar, con una calidad de agua excelente. / Agència Catalana de l'Aigua

La Agència Catalana de l’Aigua es la encargada de efectuar el control de la calidad del agua en las zonas de baño de Catalunya desde 1990 a través del ‘Programa de vigilància i informació de l’estat de les platges’. A lo largo de 16 semanas se llevan a cabo muestreos quincenales en las playas y zonas de baño continentales, cosa que supone unos 2.000 controles analíticos durante cada temporada de verano.

La red de control de las zonas de baño en la campaña del 2019 está formada por 254 zonas costeras (87 en el litoral de Girona, 83 en el de Barcelona y 84 en el de Tarragona), así como 14 zonas de baño interiores (7 en Lleida, 3 en Girona, 3 en Barcelona y 1 en Tarragona). La información sobre la calidad de las aguas de baño se pone en marcha el 1 de junio y finaliza el 24 de septiembre, y se puede consultar en el web de la Agencia y también a la aplicación móvil y web PlatgesCat.

Desde el inicio del programa de vigilancia, el número de playas con calidad excelente se ha incrementado desde el 26% certificado en 1990 hasta situarse por encima del 94% en el 2018. Esto significa un incremento de más de 30 puntos, un hecho que demuestra que el esfuerzo que se está haciendo en materia de saneamiento para preservar las masas de agua –en este caso, las litorales– está dando resultados positivos.

PlatgesCat

Dos de las pantallas de información de la aplicación PlatgesCat.

PlatgesCat, en tiempo real

Desde el 2014, la Agència Catalana de l’Aigua dispone de una aplicación, PlatgesCat, que informa en tiempo real de la calidad de cerca de 300 playas catalanas. La calidad del agua, la temperatura, el tiempo, la bandera de seguridad, así como posibles incidencias –como vertidos o presencia de medusas– son algunos de los aspectos de los cuales se informa a través de esta aplicación móvil y web.

La depuración del agua residual, un proceso clave

La depuración del agua residual es un proceso clave para garantizar la calidad del agua y, por lo tanto, la salud de las personas y la preservación del medio. De aquí la importancia de devolver al medio (a los ríos y al mar) el agua que ha sido utilizada en condiciones óptimas.

Gracias al esfuerzo en materia de saneamiento y a la acción coordinada de las administraciones responsables, han desaparecido los numerosos puntos negros (en términos de calidad deficiente) que Catalunya tenía hace 30 años en su litoral, y muchos ríos han podido recuperar su calidad ambiental, volviendo a ser ríos vivos.

Controles

Trabajo de control de la calidad del agua en el laboratorio / AGÈNCIA CATALANA DE L'AIGUA

Las 521 estaciones depuradoras de aguas residuales y los pretratamientos que funcionan actualmente en Catalunya garantizan un adecuado retorno al medio de las aguas previamente utilizadas y evitan el deterioro de las masas de agua, principio básico de la ‘Directiva marc de l’aigua’. Las depuradoras en servicio permiten tratar las aguas residuales procedentes del 97% de la población catalana. La planificación hidrológica en el ámbito del saneamiento prevé seguir aumentando progresivamente el porcentaje de la población saneada.

Catalunya multiplica por seis sus depuradoras en 30 años

Durante la década de los 90 se impulsa la construcción de nuevos sistemas de saneamiento. Esto permitió, entre el periodo comprendido entre los años 1990 y 2000, doblar el número de población saneada –de los 3 a los 5 millones– y triplicar el número de depuradoras existentes (de 80 a 245 en 10 años).

Entre 1990 y 2019, Catalunya ha pasado de tener 80 depuradoras en servicio a las 521 actuales, multiplicando la cifra por seis. Su efecto en el medio es incontestable: ha mejorado la calidad del agua y su transparencia. Por un lado, las depuradoras evitan el vertido de agua sin tratar al medio y, por el otra, aportan agua a ríos, rieras y mar en condiciones prepotables. Esto permite que, de manera lenta pero progresiva, se mejore la calidad del agua.

Las actuaciones en materia de saneamiento no acaban aquí. La planificación hidrológica catalana prevé nuevas actuaciones de saneamiento, así como mejoras de los sistemas que están en servicio, que contribuirán a mejorar todavía más la calidad de nuestras masas de agua.

Temas: Playas