comicios en catalunya

El voto nulo en las elecciones del 14-F se duplica pese a caer la participación

Más de 38.000 personas depositaron papeletas no válidas, por 16.000 que lo hicieron en los comicios del 2017

Urna con papeletas de voto en las elecciones catalanas del 14-F.

Urna con papeletas de voto en las elecciones catalanas del 14-F. / Ricard Cugat

Se lee en minutos

Pese a que la participación en las elecciones al Parlament de Catalunya se ha desplomado este 14 de febrero en más de 25 puntos, pasando del 79% en el 2007 a poco más de 53% en la última cita con las urnas, los votos nulos han experimentado un crecimiento exponencial. Hace cuatro años se contabilizaron como nulas 16.092 papeletas, mientras que en esta ocasión la cifra se ha disparado hasta más de 39.000. Y mientras la mayoría de partidos sacaban menos sufragios a favor que en la pasada contienda, también los votos en blanco han sido más numerosos esta vez, pasando de 19.461 a 23.000.

Además de la desafección proactiva, la que prefiere protestar por la gestión política en las urnas en lugar de hacerlo con la abstención, otro motivo que podría explicar el crecimiento del voto nulo lo proporciona la noticia de que la Junta Electoral Central tuvo que advertir por la tarde de que un sobre con una papeleta en blanco debía contabilizarse como nulo y no como voto en blanco. El hecho de que, debido a la pandemia, mucha gente llevara la papeleta de casa hizo temer a los organizadores de los comicios que muchos ciudadanos se confundieran. Y más aún porque entre las papeletas de los partidos distribuidas a los votantes se ha incluido una papeleta en blanco que induce a pensar que es una opción más para los electores, cuando la JEC ha ratificado que no es así.

¿Hubo 'efecto Albert Santin'?

En las redes sociales, siempre dadas a buscar todas las interpretaciones posibles por poco verosímiles que sean, también hay quien con mayor o menor grado de ironía ha especulado con el llamamiento al voto nulo que ha hecho el Partit Comunista dels Comitès Catalans, cuyo "secretario general del comité central", Albert Santin, goza de cierta predicación en algunos colectivos. Especialmente en el mundo millennial y centennial.

Te puede interesar