01 oct 2020

Ir a contenido

    La lucha que salvó els Aiguamolls de l'Empordà llega en forma de documental

    Los directores del audiovisual han creado una campaña en Verkami para recaudar fondos

    LAURA PONS / Barcelona

    El Parc Natural dels Aiguamolls de l'Empordà está de celebración. Hace 30 años que el Parlament de Catalunya declaró por voto unánime que las 4.713 hectáreas bañadas por los ríos Muga, Fluvià, Ter y Daró se convirtieran en un territorio protegido. Esto se consiguió tras siete años de lucha (1976-1983) para salvar una zona que iba destinada a un macro complejo turístico, que podía acoger hasta 64.000 apartamientos. Coincidiendo con el 30 aniversario de la declaración del Parque Natural, está previsto que en octubre se emita en TV-3 el documental 'Entre el cel i la terra', que explica la historia de los jóvenes que salvaron los Aiguamolls de l'Empordà.

    Campaña 'crowdfunding'

    Los creadores del documental han abierto una campaña de 'crowdfunding' en Verkami para financiar el proyecto. “El documental ya se está grabando y se acabará emitiendo, pero si conseguimos los 12.000 que pedimos en Verkami podremos conseguir una imagen de más calidad”, asegura el guionista del documental, David Fernández de Castro. De momento, ya han conseguido 6.270€ en siete días pero deben llegar a 12.000 si quieren encargar imágenes en 3D y grabar los Aiguamolls de l'Empordà con la ayuda de un octocóptero, que es un helicóptero teledirigido que permite grabar vídeos a vista de pájaro pero desde una menor altura. “Yo creo que conseguiremos lo que estamos pidiendo porque si en siete días ya hemos conseguido más de 6.000 euros, en los 34 días que quedan podemos conseguir la otra mitad”, explica Fernández de Castro.

    El documental ya se está grabando y todo apunta que en octubre se pueda emitir en TV3. Además, el audiovisual ya ha recibido el soporte de las Becas Agita que otorga el Ayuntamiento de Figueres así como ayudas de la Diputación de Girona y otras fundaciones privadas.

    El documental

    En 1976 empezó la lucha dels Aiguamolls de l'Empordà. La constructora Port Llevant, junto con el Banco de Madrid y el Banco Catalán de Desarrollo, quería construir un complejo turístico en el Golf de Roses pero un grupo de jóvenes, liderados por Jordi Sargatal, tomaron la decisión de paralizar las obras que ya estaban en marcha, pues tenían una gran estima a la zona y no podían permitir que Port Llevant acabara con un paisaje tan genuino y propio del Empordà.