Testimonios en primera persona

Bañistas piden mejorar la movilidad reducida en la playa de Badalona: "No pararé hasta que sea digna"

Usuarias y activistas por la accesibilidad reclaman más recursos para quienes necesitan servicio de acompañamiento al baño

CONTEXTO EN BCN | Las personas con discapacidad se quedan sin playa en Barcelona durante al menos dos meses

FOTOGALERÍA | Personas con discapacidad usan el servicio de baño asistido en las playas de Barcelona

BADALONA 24/08/2023  Barcelona Usuarios de la playa de Badalona aquejados de movilidad reducida para acceder a ella y poder bañarse, así como del mal estado de los materiales que necesitan para bañarse. La asociación 'Badalona Deixem de Ser Invisibles' nos muestra el punto de asistencia al baño, en la playa del Pont del Petroli, donde tienen la silla especial para entarr en el agua inservible, el tramo de madera final de acceso rotas y difìcil acceso en coche. FOTO de RICARD CUGAT

BADALONA 24/08/2023 Barcelona Usuarios de la playa de Badalona aquejados de movilidad reducida para acceder a ella y poder bañarse, así como del mal estado de los materiales que necesitan para bañarse. La asociación 'Badalona Deixem de Ser Invisibles' nos muestra el punto de asistencia al baño, en la playa del Pont del Petroli, donde tienen la silla especial para entarr en el agua inservible, el tramo de madera final de acceso rotas y difìcil acceso en coche. FOTO de RICARD CUGAT / RICARD CUGAT

Gerardo Santos

Gerardo Santos

Por qué confiar en El PeriódicoPor qué confiar en El Periódico Por qué confiar en El Periódico

Las personas que precisan de ayuda, ya sea humana o material, para bañarse en las playas es cada vez mayor. No solo se trata de una cuestión de diversidad funcional: el progresivo envejecimiento de la población hace que aumente la necesidad de servicios de acompañamiento al baño.

En Badalona, entidades en defensa de los derechos de las personas con movilidad reducida como Badalona Deixem de Ser Invisbles (BDN-DSI) hace años que luchan para mejorar la accesibilidad urbana en general, y la de las playas en particular. Así, denuncian que los recursos materiales que tienen a disposición (la denominada 'silla anfibia' para bañarse o los módulos que sirven a la par como vestuario y lavabo, por ejemplo) son "insuficientes" y la presencia de personal para que les asista al baño "voluntariosa aunque mejorable".

Una de estas usuarias es Lola, una veterana asidua a la playa de Badalona, casi "fundadora", como dice ella: "Año tras año pedimos mejoras en el servicio, porque la playa no está bien adaptada", asume la bañista, quien asegura que "no pararé hasta que la playa de Badalona sea digna".

O también Carme, una enamorada de la playa de Badalona que se desplaza hasta ella para bañarse aun viviendo en Barcelona: "Faltan recursos estructurales, material adecuado, personal específico atendiendo, o plazas de aparacamiento seguras en el Pont del Petroli", enumera.

Para el presidente de BDN-DSI, Guillermo Hurtado, "las infraestructuras son muy insuficientes", más aun teniendo en cuenta la multiplicidad de perfiles que precisan de acompañamiento para el baño: "Hay muchas diferencias en el grado de movilidad de las personas, en el rango amplio de discapacidades. Si queremos que la playa sea para todo el mundo, las administraciones han de asegurar que las personas con menor accesibilidad puedan ir sin problemas".

Más allá de las dificultades que las personas con movilidad reducida se encuentran desde que salen de su casa, o dentro de la misma -"Badalona tiene mil y una barreras arquitectónicas", recuerda el presidente de BDN-DSI-, los mayores problemas para los usuarios con movilidad reducida en la playa se resumen en tres: falta de superficie, material en mal estado y falta de personal para acompañar al baño.

La concejal de Medio Ambiente del Ayuntamiento de Badalona, Sonia Egea (PP), recuerda que el servicio de movilidad reducida se fundamenta en un contrato firmado en 2021 (bajo el anterior mandato del actual alcalde, Xavier García Albiol): "Es un servicio que no funciona mal, aunque sí que hemos recibido alguna queja", admite la edil.

El socorrista asistiendo al baño de una usuaria con movilidad reducida

El socorrista asistiendo al baño de una usuaria con movilidad reducida / RICARD CUGAT

Dos playas ofrecen el servicio

En esta temporada de baño, desde que empezó el mes de junio, se han asistido un total de 118 baños, según datos facilitados por el Ayuntamiento de Badalona. 80 en la playa del Pont del Petroli, y 38 en la d'en Botifarreta, las dos que disponen de servicio de acompañamiento al baño, tal y como se puede leer en el contrato entre el Ayuntamiento y ProActiva, la empresa responsable del servicio de acompañamiento al baño, presupuestado con 41.726,62 € para este año 2023.

Según consta en los pliegos técnicos, se tendrá que "garantizar una presencia efectiva y continuada de las posiciones establecidas tanto en el servicio de salvamiento y socorrismo como en el del acompañamiento al baño". Esas posiciones son de dos socorristas en cada una de las dos playas mencionadas. "La realidad que nosotros vivimos no es esa, habitualmente no hay nadie cuando llegas al punto de apoyo al baño; has de llamar a un número de teléfono para avisar y a menudo tienes que esperar", explica el presidente de BDN-DSI.

En efecto, existe un teléfono de atención que sirve tanto para informarse previamente del estado del agua ("si no está permitido el baño, a muchas usuarias les va bien saberlo así ya no se desplazan a la playa", describe Hurtado) como para concertar previamente el servicio de acompañamiento, algo que no es de obligado cumplimiento para disponer finalmente de la asistencia.

Además, en los pliegos técnicos del contrato consta que la empresa adjudicataria deberá disponer de una silla anfibia por cada punto de asistencia al baño. Después de dos semanas con las ruedas pinchadas, este viernes 25 volvió a estar operativa la silla anfibia del Pont del Petroli: "La silla se rompe cada dos por tres, desde el principio de los tiempos, pero los socorristas siempre intentan arreglarla con muy buena voluntad", explica Lola, bañista que precisa de una silla de ruedas para desplazarse.

Desde la entidad piden, además, que se amplie el número de sillas anfibias: "Como mínimo debería haber tres en cada puesto de ayuda al baño, y los repuestos necesarios en caso de que se rompan", mantiene Hurtado.

Los módulos, que sirven tanto de lavabo como de vestuario con la consiguiente falta de espacio efectivo, son otro objetivo de las críticas de los usuarios: "Necesitamos que el lavabo se separe del vestuario porque el hecho que compartan espacio dificulta mucho su uso, así como el traslado de una silla a otra, o al lavabo", resume el presidente de BDN-DSI.

El módulo que sirve como vestuario y como lavabo

El módulo que sirve como vestuario y como lavabo / RICARD CUGAT

Respuesta del Ayuntamiento

Desde BDN-DSI opinan que el contrato que rija los servicios de acompañamiento baño debería ser independiente al que gestiona el servicio de socorrismo en las playas (cosa que no ocurre actualmente): "Así se podría incorporar la formación específica en la atención a las personas con discapacidad y además se evitaría la falta de personal en los puntos".

Para la concejal Egea, aunque no descarta la separación de ambos contratos en un futuro -el contrato actual finaliza este 2023, aunque reserva la opción a un año de prórroga-, "también tiene su lógica que estén en el mismo contrato, ya que ProActiva es la empresa que vigila el estado del mar, el clima, las condiciones para el baño, de manera que son los primeros en saber si el servicio de acompañamiento al mar se puede realizar o no". Egea asegura también que cuando el contrato venza (aún no puede informar sobre si se renovará hasta 2024), "se podrá trabajar en la línea de incluir más prioridad para el servicio de acompañamiento al baño".

La edil popular asume que el servicio "siempre se puede mejorar", y adelanta que se está estudiando la opción de aumentar la superficie de sombra en los puntos de asistencia al baño: "De hecho, este año se han instalado dos pérgolas en las zonas de baño asistido, que han funcionado muy bien porque si los usuarios han de esperar la asistencia, están protegidos del sol".

Egea destaca también los once lugares de todo el litoral badalonés donde se encuentran las cuerdas que, ancladas a la arena, se dirigen hasta el mar gracias a unas pequeñas boyas, que "facilitan la entrada al agua de las personas con movilidad reducida".

La temporada de baño de 2023 encara sus últimas semanas (en Badalona, finalizará el domingo 17 de septiembre) y activistas por la accesibilidad como Carme o Lola aseguran que seguirán luchando por sus derechos: "A la diversidad funcional se llega por muchos caminos, y cualquier persona es susceptible de tener problemas de movilidad", recuerda Carme.

Una de las cuerdas que ayudan a las personas con movilidad reducida a entrar y salir del mar

Una de las cuerdas que ayudan a las personas con movilidad reducida a entrar y salir del mar / RICARD CUGAT

Lee todas las noticias de Badalona en EL PERIÓDICO Badalona