El nombre de vodka procede de la palabra eslava voda pero en diminutivo y, por tanto, significa agüita. Hay documentos de principios del siglo XV que ya hablan de esta bebida espirituosa. Su alta graduación alcohólica, entre los 40, 45 e incluso los 50º, se debe a un intento para conseguir que no se congelara con las temperaturas tan bajas como las que suele haber en los países de donde procede.

El licor que vino del Este

Todo indica que el vodka tiene su origen en Rusia, aunque algunos historiadores lo sitúan en Polonia. Sin embargo, con el paso del tiempo, se ha convertido en la bebida nacional de países como los dos mencionados, Ucrania, Biolorrusia o Finlandia. Se elabora a partir de la fermentación de cereales y, en general, de plantas ricas en almidón como la patata, el centeno o el trigo, pero también se fabrica con alfalfa, castaña, remolacha, arroz o azúcar.

Existen en todo el mundo más de cinco mil diferentes vodkas, una bebida que desempeña un importante papel en la cultura y la economía de Rusia, y también en la de Polonia. Y eso que en diferentes épocas incluso allí estuvo prohibido. Tiene fama de ser el alcohol más neutro en cuanto sabor se refiere. En ello tiene mucho que ver su elaboración, ya que se filtra una y otra vez con carbón de leña, sin un largo proceso de destilación, y el líquido purificado se reduce, sin dejar que se añeje, mediante la adición de agua destilada. De ahí que sea totalmente incoloro e inodoro y con una alta graduación alcohólica.

Debido a esto, muchos fabricantes suelen aromatizar su producto, con arándano, fruta, caramelo, pimienta… Hay dos recetas básicas de preparación del vodka: la rusa, que potencia más su alcohol y tiene una pizca de dulzor. Y la polaca que suele ser, de forma muy general, más dulce y con un sabor más redondo. Hoy en día se produce en cualquier rincón del mundo, desde Estados Unidos a Japón, aunque los mejores proceden del Este de Europa y de los Países Nórdicos, como Finlandia, Suecia o Dinamarca. Con tal extensión, es fácil encontrar un buen vodka con un precio más que razonable en cualquier parte (y por desgracia también uno muy malo, incluso en botella de plástico). Estos son cinco buenas opciones:

1 Russian Standard Imperia: con un precio de algo más de 40 euros, este histórico vodka tiene un delicioso sabor fresco y aromático. Sigue la receta original creada por Mendeleiev en San Petesburgo en 1894 y se presenta en una botella diseñada a partir de unas normas estéticas dictadas por el Zar Alejandro III. Su destilación, cuatro veces con carbón de leña más una con cristal de cuarzo, es excelente. Su sabor personal y diferente. Su transparencia cristalina.

2 Absolut Elyx Vodka Premium: también ligeramente por encima de los 40€ tiene un sabor limpio y fresco con unos pequeños matices de chocolate blanco, nueces de macadamia y horno de panadería. Es sedoso y de gran calidad, con aires frutales y márgenes de flores. Se deja paladear perfectamente. Viene en una botella realizada con un 40% de vidrio reciclado y con tapón de corcho hecho a mano. Su graduación es de 42º y permite tanto consumirse solo con hielo y una tira de cáscara de limón o en un bien elaborado martini.

3  Belvedere Vodka: sobre 50 euros. Está fabricado siguiendo los métodos tradicionales polacos. Destaca su transparencia extrema, quizás porque ha sido destilado cuatro veces en alambiques, y su aroma suave y cremoso con un ligero toque de vainilla. Con un rico sabor  de entrada redondo y matices de dulce de sal, pimienta blanca, vainilla y especias. Salida larga y con apuntes de nata y almendras. Se presenta en una estilizada botella de cuello alto marcada con la serigrafía de la destilería. Centenario equilibrado, armonioso y suave, lo que disgusta a muchos aficionados a los combinados.

4 Grey Goose Ducasse Exclusive Edition: vodka con origen francés, ya que la fábrica se fundó en Gensac-la-Pallue, Francia, en 1997 y utiliza agua de su propio manantial. Para su elaboración se unieron el chef Michelin con tres estrellas Alain Ducasse y el maestro de Chai François Thibault. Es un auténtico lujo que degustan con placer los más exigentes aficionados a este licor por su buen gusto, Tiene un aroma tostado con ecos de brioche, un sabor a almendras, dulces y tostadas, chocolate y café. Tras un sorbo, deja en el paladar un recuerdo rico y duradero. La botella, de fino cuello, parte de un aspecto helado. Elegante y delicioso pero a más de 76 euros.

5 Tigre Black Classic Edition: tras cinco elaboradas destilaciones se obtiene este vodka procedente de la región de Cognac, en Francia. Se fabrica a partir de trigo con agua de Charente-Maritime por una marca creada en 2012 y perteneciente a un grupo independiente especializado en vino y bebidas espirituosas. Su símbolo son cuatro tigres blancos, con los que se adorna la botella, y con los que se ha comprometido en proteger, ya que parte de sus beneficios son donados a la Fundación Panthera. Limpio y transparente hasta el límite. Con un delicado y fresco sabor de malta, aromas de limón y regaliz. Ligeramente dulce, su final es largo y aterciopelado. Su precio es de 45 euros. 

Junto a estos exquisitos vodkas, que pueden ser un capricho, pero asequible, hay otros que no solo son un lujo sino que pueden parecer una auténtica locura. Estos son los más caros del mundo:

1 Billionaire Vodka: su precio es de… ¡7,25 millones de dólares! Se trata de la versión 2015 del Billonaire Vodka de Leon Verres. Una botella de 18 litros con cerca de dos mil diamantes engarzados en oro y una piel sintética negra. El vodka sigue la receta rusa original y se filtra con diamantes. Pensando en aquellos que no podrían gastar tanto, se lanzó una Edición Diamante en botella de 0,7 litros con seis diamantes y placa dorada de identificación. A pesar de que su precio también era alto, se agotó en un abrir y cerrar de ojos.

2 The Eye Of The Dragon: por tan solo 5.5 millones de dólares, la compañía holandesa con sede en Hong Kong Royal Dragon lanzó esta botella de seis litros con 15.000 diamantes adornada por dragones, símbolo de buena fortuna y riqueza abundante. Más de dos kilos entre los diamantes y el oro de 18 quilates para albergar uno de los vodkas más suaves del mundo, elaborado con el mejor centeno y destilado sobre carbón cinco veces.

3 Russo-Baltique Vodka: durante años ostentó el título del vodka más caro del mundo y aunque ya ha perdido ese honor, sigue siendo el favorito de reyes y ricos magnates de los negocios. La botella está inspirada en los automóviles Russ-Balt y en su parte superior lleva una copia del águila imperial rusa, pero no una cualquiera, una de diamantes. Un sabor perfecto y grandioso cuyo precio 1.3 millones de dólares tentó a un ladrón que robó una botella expuesta en el Café 33 de Copenhague, un museo del vodka con más de 1.200 botellas. Una peripecia.

4 Diva Premium Vodka: bajamos el precio y ya casi resulta una nadería, un millón de dólares. Un vodka inglés de altísima calidad, con agua de manantial y hielo, varias veces destilado y filtrado carbón de abedul y una arena hecha con diamantes triturados. El resultado es un sabor extremadamente suave. Se presenta en una botella aparentemente de agua Voss en la que flotan libremente algunas de esas piedras preciosas.

5 Kors Vodka 24k, George V Limited Edition: ya estamos en precios muy razonables, tan solo 24.500 dólares. Aun así sigue siendo una bebida reservada a ricos, mandatarios y ¿traficantes? La botella es de cristal, por supuesto hecho a mano, y lleva partes de oro de 24 quilates. Pero, curiosamente, el contenido también es un lujo, ya que es un vodka realizado según una antiquísima receta ordenada por el mismísimo zar Nicolás II, quien estaba empeñado en crear el vodka con un sabor perfecto. Para ello mandó destilar en un alambique con tubos de oro macizo y filtrado con diamantes. Edición limitada a 250 botellas. Todas vendidas, por supuesto.