Aunque los últimos avances de rejuvenecimiento digital ya estaban causando una cierta división en la industria del cine, los responsables de la película indie Finding Jack no han tenido el menor reparo en resucitar a James Dean 64 años después de su muerte. Y es que la leyenda de Rebelde sin causa, uno de los últimos iconos de la masculinidad tal y como se la entendió hasta el siglo XX, volverá a aparecer en la gran pantalla.

Finding Jack, una película en torno a la Guerra del Vietnam, conseguirá la proeza de contar con James Dean entre su reparto con tecnología digital y el uso de antiguo metraje y fotos. La voz, eso sí, será de otro actor. Esto ha sido posible porque los productores adquirieron los derechos de su parecido a través de la compañía CMG Worldwide, que también cuenta con la propiedad intelectual de otras estrellas fallecidas como Neil Armstrong, Bette Davis y Burt Reynolds.

Desde CMG Worldwide, precisamente, ya han salido en defensa de esta decisión. Su presidente, Mark Roesler, lo argumenta diciendo que la empresa ha representado a la familia durante décadas. “James Dean fue conocido como el rebelde de Hollywood, y famosamente dijo ‘si un hombre es capaz de salvar la distancia entre la vida y la muerte, si puede vivir después de muerto, entonces quizá era un gran hombre. La inmortalidad es el único verdadero éxito’. Lo que fue considerado rebelde en los años 50 es muy diferente a lo que es hoy, y estamos seguros de que apoyaría este acto moderno de rebelión”. Por supuesto, se le ha caído toda la caballería encima.

Anonymous / WARNER BROS. / GTRES

 

 

Con varios precedentes

Aunque igualmente resbaladizos desde un punto de vista ético y artístico, hay casos similares y recientes que se justifican algo más que este, como podría ser la aparición de Carrie Fisher en La guerra de las galaxias: Los últimos Jedi o la de Peter Cushing en Rogue One. Ambos ya encarnaron en el pasado los mismos personajes. Otra muy distinta, por mucho que se tengan los derechos y se usen excusas peregrinas como las empleadas por la productora, hacerlo con alguien que nunca escogió interpretar ese papel, ni mucho menos pudo leerse el guion antes de aceptar o declinar la oferta.

Horas después de que se conociese la noticia, Chris Evans tuiteó: “Quizá podamos conseguir que un ordenador nos pinte un nuevo Picasso. O que componga un par de canciones nuevas de John Lennon. La absoluta falta de comprensión aquí es vergonzosa”.

RP / GTRES

 

Más si cabe en un tema tan sensible como la Guerra del Vietnam, una herida aún abierta entre los norteamericanos. Finding Jack adapta una novela de Gareth Crocker sobre el abandono por parte de los militares yanquis de sus unidades caninas tras la retirada. Dirigirán Anton Ernst y Tati Golykh, que empezarán a rodar el próximo 17 de noviembre. “La película trata sobre la esperanza y el amor, y él aún es relevante como la temática del filme en el que aparece.

Aún hay muchos fans de James Dean en todo el mundo que querrían ver a su icono favorito de nuevo en pantalla. Siempre habrá quien lo critique, pero todo lo que podemos hacer es contar una gran historia con humanidad”, dijo Ersnt.

RPE / GTRES