45º aniversario de la Carta Magna

Encuestas: Los españoles aprueban a la Constitución mientras el 42% de catalanes la votarían hoy en contra

¿Cómo sería una Constitución feminista y paritaria? Hablan las expertas

El choque político y el miedo a un referéndum alejan una reforma de la Constitución

Las pensiones, la monarquía y una decena de propuestas de los partidos para reformar la Constitución

El ejemplar de la Constitución sobre el que juró la princesa Leonor

El ejemplar de la Constitución sobre el que juró la princesa Leonor / José Luis Roca

Jose Rico

Jose Rico

Por qué confiar en El PeriódicoPor qué confiar en El Periódico Por qué confiar en El Periódico

La Constitución se ha reformado un par de veces (1992 y 2011) para cambiar dos artículos en cumplimiento de sendas exigencias de la UE. Por lo demás, está tan inmaculada como salió de las urnas el 6 de diciembre de hace 45 años. Muchos partidos quieren modificarla para muchas cosas, pero la disposición y el consenso brillan por su ausencia. Pese a los achaques de la edad, la Carta Magna ha gozado siempre de buena salud en las encuestas del CIS y, en cambio, renquea más en los sondeos de la Generalitat.

Desde hace dos años, el CIS pregunta a los españoles por la confianza que tienen en la Constitución de 1978 y la puntuación no ha dejado de crecer. La primera nota, en 2021, fue de 6,18, subió a 6,36 en 2022 y en la encuesta de 2023, elaborada en octubre, ya era de 6,59. De todas las organizaciones políticas e instituciones por las que se interroga, la norma fundamental es la única que aprueba frente a los suspensos que encajan el Gobierno, el Parlamento, los partidos, la justicia, los sindicatos y los medios de comunicación. Además, ocho de cada 10 entrevistados afirman tener ahora la misma confianza en la Constitución que hace cinco años, y siete de cada 10 vaticinan que mantendrán esa misma confianza dentro de cinco años.

El notable que logra la Carta Magna se explica por el hecho de que los votantes de todos los partidos, salvo ERC y Junts, le dan una nota de aprobado. Desde el raspado 5,15 del PNV al sobresaliente 8,67 de UPN, pasando por el 5,49 de Sumar, el 6,76 del PSOE, el 7,28 de Vox y el 8,03 del PP. Por franjas de edad, la confianza aumenta gradualmente a medida que se cumplen años: del 6,16 que le otorgan los más jóvenes al 7,36 de los más mayores. Y por ideología, quienes se consideran de derechas (7,80) le dan dos puntos más que quienes de declaran de izquierdas (5,47).

¿Y en Catalunya?

Las percepciones cambian si se pregunta solo a los catalanes. El último barómetro del Centre d'Estudis d'Opinió (CEO), elaborado por el GESOP entre octubre y noviembre, incorporó varias preguntas sobre un hipotético referéndum para ratificar la actual Constitución: el resultado fue que el 42% de los catalanes votarían en contra del texto frente al 21% que votaría a favor. Un 16% de los entrevistados aseguran que no participarían en la consulta y un 14% votaría en blanco o nulo. Las franjas de edad de 25 a 49 años son las que más se opondrían a la Carta Magna (50-51% de noes frente a 17% de síes).

A partir de los 50 años se va suavizando el rechazo a la Constitución, que hasta los 64 años es del 41%, y a partir de los 65 se da un empate: el 31% elegiría la papeleta del sí y otro 31% escogería la del no. En la franja más joven, de 18 a 24 años, el 45% votaría en contra y solo el 14% lo haría a favor, pero el dato más llamativo en este segmento de población es que uno de cada cuatro menores de 25 años votarían en blanco o nulo, porcentaje que duplica al que se da en el resto de edades. El abstencionismo, en cambio, crece con la edad y roza el 20% en la franja de 50 a 64 años.

Por lugar de nacimiento, los nacidos en otras comunidades autónomas votarían más a favor (36% de síes y 25% de noes) y los nacidos en Catalunya votarían más en contra (16% de síes y 50% de noes). Los oriundos de fuera de España están tremendamente divididos: un 25% apoya la Constitución, un 25% se opone, un 21% se abstendría y un 20% votaría en blanco o nulo. Desde el punto de vista ideológico, más de la mitad de quienes se consideran de izquierda o centroizquierda votarían no, mientras que cuatro de cada 10 entrevistados que se declaran de derecha votarían sí. Los de centro y centroderecha están más divididos al respecto, aunque el rechazo llega a un tercio en ambos segmentos.

Los votantes del PP (52%) y, en menor medida, los del PSC (37%) y Vox (34%) son quienes votarían más a favor de la actual Constitución. Por el contrario, los electores del resto de formaciones políticas se decantarían por el no. Un rechazo que oscila entre el 59% de los Comuns y el 83% de la CUP, pasando por el 66% de ERC y el 77% de Junts. Cabe destacar que entre aquellos que declaran no tener simpatías partidistas, una cuarta parte no iría a votar.