Operación antiterrorista

Un detenido en Terrassa por difundir el yihadismo y amenazar a los colectivos judío y LGTBI

El arrestado estaba buscando armas para comprar

Detenido en Terrassa (Barcelona) por difundir postulados yihadistas y amenazar al colectivo judío y LGTBI

Detenido en Terrassa (Barcelona) por difundir postulados yihadistas y amenazar al colectivo judío y LGTBI / POLICÍA NACIONAL

Juan José Fernández

Juan José Fernández

Por qué confiar en El PeriódicoPor qué confiar en El Periódico Por qué confiar en El Periódico

El último yihadista atrapado por la Policía en España -y ya van siete desde el últmo refuerzo de la alerta antiterrorista 4- es marroquí, tiene 25 años y se autotitulaba "soldado de Alá" y "lobo solitario".

En la mañana de este viernes ha pasado a disposición del Juzgado Central 2 de la Audiencia Nacional un auténtico líder islamista radical de las redes sociales, con más de 400.000 seguidores, principalmente en Tiktok, que ya había cosechado 4 millones de likes para sus soflamas.

Como en la operación reciente en la que cayó un matrimonio de integristas en la localidad barcelonesa de Cubelles, se ha producido un estrecho seguimietno de los miembros de la Brigada de Información de la Policía en Barcelona, en esta ocasión en colaboración con las de Girona y Alicante.

Detención de un propagandista de la yihad en Terrasa el 3 de noviembre de 2023

A este tiktoker lo atraparon el pasado miércoles en el piso de Terrassa en el que vivía a costa de su familia política. Casado, sin hijos, sin oficio conocido, lo han capturado cuando más radical se había vuelto, dedicado a sembrar el odio a los infieles y a llamar a los musulmanes a degollarlos en toda Europa.

Audiencia disparada

La Comisaría General de Información de la Policía iba tras sus pasos desde finales de 2022, y ha contado con ayuda de la marroquí DGST (Dirección de Vigilancia del Territorio), que realiza pesquisas antiterroristas.

Confirman fuentes cercanas a la operación -bautizada "Panaca"- que este propagandista de la yihad había disparado su audiencia en las últimas dos semanas. Se había hecho con muchos más seguidores a base de radicalizar al máximo sus contenidos, que tenían tres narrativas principales: promoción de la Sharia, o ley coránica, execración de los judíos y del colectivo LGTBI y llamamientos a atentar.

Como propagandista había tenido varios encontronazos digitales con usuarios de redes sociales que le discutían sus postulados y a los que amenazó. Entre sus mensajes incluía la venganza por la pérdida histórica de Al Ándalus, y celebraciones por el atentado de Algeciras, en el que, el pasado 25 de enero, fue asesinado a cuchilladas el sacristán Diego Valencia.

Todos sus mensajes de incitación a la violencia los difundía, confirman las fuentes consultadas, sin que haya señalado el detenido ningún lugar ni objetivo concreto; su llamamiento a matar era general.

Buscando armas

En el momento en que los investigadores lo han neutralizado, la actividad en internet del marroquí no solo era la propaganda: también estaba buscando armas. En la red averiguaba sobre cuchillos y hacía prospecciones para la compra online de pistolas inutilizadas. Con las habilidades necesarias, ese tipo de armas cortas se pueden volver a habilitar.

El detenido estaba en situación irregular en España. Había entrado en Europa por este país, y había salido por Catalunya hacia otro país europeo. En Terrassa llevaba ahora pocas semanas.

El capturado no es un mero teclista: sin medios de vida, en el pasado había cometido robos con violencia que le habían dejado antecedentes policiales.