Con arma blanca

Un sacristán muerto y un sacerdote herido en un ataque en dos iglesias de Algeciras

La Policía Nacional busca antecedentes de radicalización de un supuesto autor, magrebí indocumentado, y la Audiencia Nacional abre diligencias

4
Se lee en minutos
Juan José Fernández
Isabel Morillo
Tono Calleja
Tono Calleja

Periodista

ver +

Un muerto y un herido de consideración es el balance del ataque perpetrado al final de la tarde de este miércoles por al menos un hombre con arma blanca en las iglesias de San Isidro y La Palma en Algeciras (Cádiz). El asesinado, Diego Valencia, era sacristán de la Iglesia de la Palma. Uno de los heridos es el párroco de San Isidro, el salesiano Antonio Lucena, confirman fuentes policiales.

Un supuesto autor -que podría no haber actuado solo- está detenido por la Policía Nacional. No está documentado ni portaba papel alguno. Lo están interrogando para identificarlo y saber qué le ha movido a actuar así. Se trata de un magrebí de alrededor de 25 años, que portaba un machete de grandes dimensiones decorado con una calavera. Viste una chilaba oscura y llevaba en uno de sus bolsillos un rosario islámico que se le ha caído durante el forcejeo en la iglesia de La Palma.

El hombre ha podido ser capturado rápidamente por la Policía porque no abandonaba el lugar del asesinato, la Plaza Alta de Algeciras, caminando alrededor del cuerpo de la víctima.

Asimismo, agentes de la Comisaría General de Información de la Policía Nacional ha registrado durante la noche el domicilio que el detenido, Y.K., comparte en Algeciras con otros magrebís

A golpes con las imágenes

Según la primera versión que ha trascendido de los hechos, estos han comenzado cuando un varón vestido con chilaba oscura entró en una de las iglesias, la de San Isidro, cuando la misa estaba terminando. Testigos presenciales han señalado que se dirigió al altar y empezó a propinar golpes con un machete a las imágenes. Después se fue a la puerta trasera y apuñaló al sacerdote cerca de la nuca, cuando el cura trataba de defenderse.

Eran las 19:40. Media hora antes del comienzo de la misa de siete en San Isidro, el agresor estaba merodeando en los alrededores del templo, e incluso entró, insultó a las imágenes y agarró el Evangelio. Una feligresa le pidió que parara y le exigió respeto.

El sacerdote apuñalado permanece estable, dentro de la gravedad. Tras apuñalarlo, el agresor corrió hacia otra iglesia, la de La Palma, a 300 metros de la de San Isidro. Allí hizo lo mismo: la emprendió a golpes con las imágenes y tiró al suelo el ajuar el altar, mientras gritaba "Alla hu akbar" (Alá es grande).

El sacristán de La Palma le habría recriminado lo que estaba haciendo y habría intentado pararlo. El agresorse encaró con él y le persiguió hasta el exterior, donde lo asesinó.

Una vecina ha podido captar imágenes de la Plaza Alta, recogidas por Radio Algeciras, en la que se aprecia al individuo que habría asestado varios golpes en la cabeza al sacristán de la iglesia de La Palma. La puerta del templo da a la plaza.

Diego Valencia era un hombre muy querido en Algeciras, seglar que ayudaba en el templo y muy cercano a los jóvenes por su actividad en la Iglesia, cuentan quienes lo conocen.

Con la víctima ya en el suelo, el agresor cruzó la plaza y se dirigió a otra iglesia, que estaba cerrada. La Policía Local de Algeciras lo paró y lo entregó a la Policía Nacional.

Posible ataque yihadista

La conmoción es total en Algeciras, una urbe cosmopolita de 121.000 habitantes, donde la convivencia entre cristianos y musulmanes no registraba problemas. Interior ha dispuesto durante la noche de este miércoles escoltas de agentes armados de Policía y Guardia Civil ante templos católicos de diversas localidades de la provincia de Cádiz.

La Audiencia Nacional ha abierto diligencias de atentado terrorista, que corresponde investigar al juez Manuel García Castellón, titular del Juzgado Central de Instrucción 6, que está de guardia. Una portavoz de la Fiscalía también ha confirmado que el delito que se investiga de forma indiciaria es el de terrorismo, que es competencia de la Audiencia Nacional.

Las fuentes policiales consultadas por EL PERIÓDICO no califican aún la motivación del supuesto atacante, si bien ya no descartan que pudiera tratarse de un atentado yihadista.

Esas fuentes policiales confirman que se sigue la pista de un móvil de extremismo religioso, al margen del estado mental que pudiera evidenciar el detenido en un examen forense. Al supuesto autor se le buscan ya posibles antecedentes o actividades de radicalización para confirmar o descartar si su ataque es un atentado yihadista.

Noticias relacionadas

La última llamada a radicales musulmanes a atacar en Europa no ha partido de Siria, Afganistán el el Sahel, sino desde el frente de guerra de Ucrania. Después de la quema pública de un Corán en Estocolmo por un dirigente de la extrema derecha sueca, hace cinco días, el señor de la guerra checheno Ramzan Kadirov, musulmán radical, tildó en un mensaje de Telegram de "engendro de Satanás" a los países de la OTAN, a los que liga a la provocación de la capital sueca, y llamó a los musulmanes que guardan silencio en Occidente: "Escucha, mujahidín de sofá: ahora tienes la oportunidad de probar tu suerte en la yihad".

Las fuentes policiales consultadas indican que es aún muy pronto para relacionar esos hechos con el suceso que ha sumido en la tensión a Algeciras.