500 participantes

Un gran simulacro en la estación de Sants de Barcelona pone a prueba la respuesta a un atentado terrorista

Los protagonistas del simulacro de atentado en Sants: "Ha sido increíble"

Simulacro de atentado terrorista en Sants

Manu Mitru

ACN

ACN

Por qué confiar en El PeriódicoPor qué confiar en El Periódico Por qué confiar en El Periódico

La estación de Sants de Barcelona ha vivido este viernes de madrugada el simulacro de atentado más grande que se ha hecho nunca en Catalunya, con 500 personas que han participado, entre cuerpos de emergencias, seguridad y figurantes. El ejercicio, que ha querido ser muy realista, ha servido para medir la capacidad de respuesta de los cuerpos de seguridad y de emergencias y la atención a las víctimas y también los protocolos a raíz de las lecciones de lo atentados del 17-A. El 'conseller'Joan Ignasi Elena, que ha supervisado el simulacro, ha explicado que la prueba estaba prevista desde hacía tiempo y ha insistido a "descontextualizarla" del momento actual, en que se considera que el riesgo de amenaza terrorista aumenta a Europa por la guerra entre Israel y Hamás.

Los cuerpos de seguridad y emergencias y los medios de comunicación habían informado en los últimos días de la prueba para advertir de las afectaciones puntuales de tráfico que podría motivar en las calles del entorno de la estación y de la presencia de vehículos y efectivos de emergencias.

En una intervención antes del inicio del simulacro, Elena ha recalcado que ejercicios como este simulacro forman parte de la preparación "permanente" y "sistemática" de los Mossos d'Esquadra y otros cuerpos para responder a cualquier circunstancia y ha querido desatar la prueba del contexto actual. De hecho, Interior habría querido hacer la prueba mucho antes, pero la pandemia del covid y la dificultad organizativa de un simulacro como este lo ha atrasado hasta ahora.

El subjefe de la Comisaría Superior Técnica de Mossos, el intendente Josep Saumell, ha afirmado que poner a prueba la capacidad de respuesta permite detectar "debilidades" y mejorarla de cara a un eventual atentado. Por eso en los próximos días analizarán todas las informaciones recopiladas en este ejercicio. 

"Alta complejidad"

El subdirector de Programas de Protección Civil de la Generalitat, Sergio Delgado, ha resaltado que el simulacro es un ejercicio de "alta complejidad" por el dimensionado de profesionales de cuerpos de seguridad y emergencias y figurantes. 

Figurantes simulando ser víctimas de atentado terrorista en la estación de Sants.

Figurantes simulando ser víctimas de atentado terrorista en la estación de Sants. / Manu Mitru

Delgado ha señalado que también se quieren poner a prueba los protocolos que se desarrollaron a raíz de los atentados de Barcelona y Cambrils del 17 y 18 de agosto del 2017, en que de golpe decenas de personas, muchas extranjeras, se encontraron heridas y separadas de familiares y amigos, sumidas en la angustia y la desorientación.

Antes de que circulen los primeros trenes con pasajeros reales, unos 250 efectivos de los cuerpos de seguridad y emergencias y 250 figurantes se desplegaron para el simulacro. 

Un aviso por megafonía anunció el inicio el simulacro. 1.36 horas: disparos simulados y chillidos. Seis supuestos terroristas causaban muertos y heridos en la estación de Sants. 

Agentes de los Mossos se despliegan por la estación de Sants en el simulacro de atentado

Agentes de los Mossos se despliegan por la estación de Sants en el simulacro de atentado / Manu Mitru

Los terroristas fueron abatidos durante el simulacro. Se activó después el dispositivo 'Jaula' para localizar su vehículo.

En el exterior de la estación de Sants, se ubicó el área sanitaria, con el SEM, y el Área temporal de atención en los afectados y familiares (ATAF), para la atención psicológica y asistencia psicosocial, formado por representantes de la Operativa Territorial de Protección Civil, Cruz Roja y el Centro de Urgencias y Emergencias Sociales de Barcelona (CUESB).

A las 4.30 se dio por finalizado el simulacro y la estación recuperó su normalidad.