Presupuestos de la Cámara catalana

De las subvenciones a los partidos a más recursos para asesores: el Parlament pone orden a sus finanzas

El Parlament aumenta en 850.000 euros anuales el presupuesto para asesores de los partidos

El Parlament impulsará una ley para que los delitos graves de pederastia no prescriban

El pleno del Parlament, reunido durante el debate de política general

El pleno del Parlament, reunido durante el debate de política general / FERRAN NADEU

Sara González

Sara González

Por qué confiar en El PeriódicoPor qué confiar en El Periódico Por qué confiar en El Periódico

Arranca otoño y con él un clásico en el Parlament: el esbozo de sus presupuestos, siempre con el ojo puesto en la patata caliente que suponen la regularización de las dietas de los diputados -la mayoría exentas de tributación-, que ante el desacuerdo entre los grupos ha ido avanzando al ralentí. Pero esta vez, el anteproyecto que fue aprobado la semana pasada de cara a 2024 contiene novedades que van en la línea de intentar poner orden a las finanzas de la institución, uno de los objetivos que se ha marcado la presidenta, Anna Erra, desde que asumió la batuta.

El montante para el año que viene es de 59,9 millones para la gestión de la Cámara catalana, una cifra que supone una reducción de un 10% respecto a las anteriores cuentas que se explica, principalmente, porque ahora será la Generalitat la que pague directamente las subvenciones que les corresponde a los partidos en función de su representación. Pero también se incluye la subida de presupuesto para asesores ya pactada en julio.

Los 9 millones de subvención a los grupos

La reducción del presupuesto de la Cámara para 2024 se debe, sobre todo, a que ahora las arcas de la Generalitat asumirán los 9 millones destinados a los partidos y que hasta ahora salían de las cuentas del Parlament, un cambio que ya se previó en la ley de acompañamiento de los presupuestos de 2023. La institución sí que continuará asumiendo los 3,7 millones para gastos corrientes y de funcionamiento de los grupos parlamentarios. "Nada cambia, simplemente tiene más lógica que la Generalitat pague directamente a los partidos sin que el Parlament haga de intermediario", sostienen fuentes de la Mesa.

850.000 euros más para asesores

El pasado mes de julio, la mayoría de partidos del Parlament aprobaron un aumento de 850.000 euros anuales del presupuesto para asesores, que los grupos pueden destinar tanto a contratar más personal como a subir el salario a los que ya tienen. Se trata, argumentan, de "equiparar" los módulos a los que tiene el Congreso de los Diputados. Así pues, si antes se gastaba 2,9 millones de euros anuales en asesores, con esta decisión la partida en el presupuesto de 2024 será ya de 3,7 millones. El cambio ya supuso 241.952 euros extra para este 2023. Lo mínimo que puede cobrar un cargo eventual es 2.219 euros al mes y lo máximo 4.994 euros brutos. La medida obtuvo el respaldo de PSC, ERC, Junts y Ciutadans, mientras que los Comuns y el PP se abstuvieron y Vox y la CUP lo hicieron en contra.

Un paso más para regularizar las dietas

En enero de 2024, una nueva mensualidad de las dietas que cobran los diputados se integrará en el salario base. Será la cuarta. Desde 2021 los partidos arrastran el debate -y el desacuerdo- sobre cómo regularizarlas, puesto que el hecho de que pasen a tributar suponen, a la práctica, una reducción de su sueldo. Las dietas son indemnizaciones por desplazamientos, que oscilan entre 16.975,56 y 23.895,12 euros anuales en función del lugar de residencia del diputado, y que se cobran aunque no se hagan viajes porque actúan como complemento salarial. Antes de finalizar el año, la presidenta del Parlament, Anna Erra, convocará un grupo de trabajo para abordar de nuevo esta polémica cuestión. De alcanzarse un acuerdo, este no se aplicaría hasta la próxima legislatura.

Las pensiones de los expresidentes

Otro de los cambios es que, a partir de los próximos presupuestos, será el Parlament y no la Generalitat quien pague la pensión que por ley les corresponde a los expresidentes de la Cámara catalana cuando se jubilan. Se trata de una partida de 296.000 euros que reciben dirigentes como Carme Forcadell, Núria de Gispert y Joan Rigol y que recientemente fue objeto de debate porque, a raíz del caso de Laura Borràs, el PSC planteó eliminarlas sin lograr la mayoría suficiente. Fuentes de la Mesa argumentan que tiene más sentido que cobren de la institución que han presidido y no de la Generalitat.

¿A expensas de los presupuestos de la Generalitat?

Que el presupuesto del Parlament entre en vigor depende de la aprobación de los de la Generalitat, para los que en estos momentos no hay calendario porque todo está a expensas de la negociación de la investidura. En caso de que el Govern no logre los apoyos suficientes y tenga que prorrogar los de 2023, también serán prorrogados los de la Cámara catalana. Sin embargo, esto no afectará a los cambios que han sido acordados por la mayoría de grupos. Cabe decir que no hay unanimidad en ellos, ya que el anteproyecto de las cuentas ha sido aprobado con el voto afirmativo de PSC, ERC y Junts, la abstención de CUP y Ciutadans y el voto en contra de Vox, mientras que el PP se ausentó.

Suscríbete para seguir leyendo