Debate de política general en Catalunya

El Parlament reclamará la amnistía con el voto del soberanismo y la incógnita del PSC

Rufián, a Feijóo: "El primer beneficiado de la amnistía será el Estado"

Aragonès exige a Sánchez fijar antes de 2027 las bases para un referéndum en Catalunya

Junts fuerza que el Parlament proclame "la falta de confianza" en el Govern de Pere Aragonès

Debate de política general en el Parlament. Día 2

Debate de política general en el Parlament. Día 2 / ELISENDA PONS

Por qué confiar en El PeriódicoPor qué confiar en El Periódico Por qué confiar en El Periódico

Que la amnistía del 'procés' es ahora el 'hit' político del momento no solo se ha evidenciado en el Congreso con la investidura fracasada de Alberto Núñez Feijóo. También marcará el debate de política general en Catalunya que acabará el viernes con la votación las resoluciones que han presentado los partidos políticos. ERC, Junts, la CUP y los Comuns han presentado textos -cada uno el suyo- para que la Cámara catalana reclame la amnistía y añadir presión al PSOE y a Pedro Sánchez.

Pese a que no han logrado pactar una iniciativa conjunta -hay tiempo hasta este jueves-, se da por descontado que al menos una de las resoluciones prosperará. La gran incógnita es qué hará el PSC cuando el viernes llegue la hora votar. Siempre ha rechazado esta amnistía, pero ahora no es tan fácil porque está en juego la reelección de Sánchez.

Las resoluciones presentadas sobre la exoneración de las causas del 'procés' son meras declaraciones políticas que no tiene efectos prácticos ni efectos jurídicos. De hecho, no es la primera vez que el Parlament se pronunciará sobre la amnistía. Pero ahora lo hará a las puertas de la fase decisiva de la negociación del independentismo con el PSOE para la investidura de Sánchez, cuando solo quedan dos meses para evitar la repetición electoral. Las resoluciones, aunque simbólicas, tendrán más eco que nunca.

Los matices

Cada resolución presentada tiene su propio acento. ERC, por ejemplo, defiende que es necesaria una ley para "dejar sin efecto aquello que se había tipificado como infracción penal o administrativa en relación a la defensa de la autodeterminación de Catalunya". En la misma línea, Junts quiere que el Parlament apruebe el fin de "la vía judicial contra el independentismo". También los Comuns defienden una amnistía para "cerrar de forma definitiva la judicialización del conflicto".

Tampoco la CUP es ajena al debate, aunque aprieta un poco más las tuercas y exige recuperar la proposición de ley de amnistía que los tres partidos independentistas, juntamente con las entidades, presentaron en el Congreso en 2021. La propuesta, que no fue admitida a trámite por la Mesa del Congreso, reconocía en su preámbulo el derecho a la autodeterminación de Catalunya. Con este movimiento, los ‘cupaires’ buscan que ERC y Junts sean "coherentes y congruentes" en la negociación y no rebajen expectativas. Además, quieren que se comprometan a "no cooperar en la estabilización de las instituciones del Estado" hasta que se consiga la autodeterminación.

La posición del PSC

Ahora los partidos tienen hasta la tarde del jueves para pactar un texto conjunto. Si lo logran, la posición del Parlament tendrá algo más de fuerza. Si no, se anotará como un capítulo más de la desunión soberanista. Pero, sea como sea, alguna de las resoluciones se aprobará. Así, la gran duda ahora es qué piensa hacer el PSC, que no tiene una posición cómoda. Votar a favor sería rubricar por primera vez lo que en el pasado negaron y ahora esquivan mencionar, mientras que votar en contra podría complicar la interlocución del PSOE con los independentistas. 

Los socialistas guardan silencio. La premisa sobre la que pivotan es que la negociación de la investidura está en manos del PSOE y el PSC andará con pies de plomo para no hacer ningún movimiento que la ponga en peligro. "Tenemos una gran oportunidad y no haremos nada que la haga descarrilar", sostienen desde la cúpula del partido. Este jueves se reunirá el grupo parlamentario para estudiar todas las resoluciones y preparar la última jornada del debate que será el viernes. Allí tendrán que dar forma a su decisión, que buscarán allanar por la vía del diálogo y las enmiendas a los textos de los grupos impulsores.

Al PSC no le complican la vida solo la resoluciones sobre la amnistía que ha presentado el soberanismo. También lo hacen las que ha presentado en contra Vox, Cs y el PP. Los tres partidos también buscan intentar forzar un posicionamiento del PSC, a quien acusan de hacer de “comparsa” para la reactivación del ‘procés’. En este sentido, los populares piden rechazar “cualquier tipo de amnistía o indulto general para cualquier grupo de ciudadanos sea cual sea el delito cometido”, mientras que Cs lo enmarca directamente al 1-O y exige rechazar la “impunidad” de los delitos que se cometieron durante aquellos “tristísimos días”.

Referéndum

Aunque no esté tanto de moda como la amnistía, las resoluciones también volverán a hablar de autodeterminación y referéndum. En este caso lo harán los textos presentados por ERC, Junts y la CUP. Llama la atención la de los republicanos, que vuelve a pedir la necesidad de que Catalunya decida en las urnas su futuro político. Sin embargo, elude fijar el período 2023-2027 como el tiempo para negociar con el Estado las condiciones de esta consulta pese a que es lo que planteó el 'president' Pere Aragonès en la sesión del martes. Los Comuns se acogen a lo que quedó pendiente de la mesa de diálogo con vocación de atraer el apoyo tanto de independentistas como de socialistas: que se someta a votación "un nuevo pacto" entre Catalunya y España.