Debate de investidura

Feijóo constata su falta de apoyos y no logra un cara a cara con Sánchez sobre la amnistía

Siga aquí la información al minuto del debate de investidura

¿Quién es Óscar Puente, el diputado que ha dado la réplica a Feijóo?

EDITORIAL | Entre la censura y la investidura

Alberto Nuñez Feijóo  durante el primer pleno y debate de investidura del candidato Feijóo , en el Congreso de los Diputados

Alberto Nuñez Feijóo durante el primer pleno y debate de investidura del candidato Feijóo , en el Congreso de los Diputados / David Castro

Juan Ruiz Sierra
Pilar Santos
Por qué confiar en El PeriódicoPor qué confiar en El Periódico Por qué confiar en El Periódico

Para algunos fue una muestra de genialidad, para otros una falta de respeto a las instituciones, incluida la figura del Rey, que es el que designó a Alberto Núñez Feijóo candidato a la investidura. El jefe del Ejecutivo en funciones, Pedro Sánchez, declinó dar la réplica al líder del PP y le hurtó así la posibilidad de convertir la sesión parlamentaria en un debate sobre la amnistía del ‘procés’ que reclaman ERC y Junts a cambio de su apoyo al líder socialista.

El elegido por Sánchez para dar la cara fue Óscar Puente, exalcalde de Valladolid. Los socialistas le designaron a él para poner a Feijóo “ante el espejo”. Puente ganó las municipales de mayo, pero no pudo revalidar su cargo porque no logró armar una alianza suficiente. Saltó de la alcaldía ante el pacto de PP y Vox. Lo mismo que Feijóo ante Sánchez: el líder de los populares venció en las generales, pero ha llegado a la investidura con solo 172 ‘síes’, mientras que el dirigente socialista aspira a cerrar un acuerdo a varias bandas, con Sumar y los nacionalistas e independentistas, que le permita seguir en la Moncloa. 

El político gallego perderá la primera votación, este miércoles, porque necesita mayoría absoluta y también la del viernes, en la que se pide mayoría simple (más ‘síes’ que ‘noes’). Es el resultado previsto desde la noche electoral, pero Feijóo quería este debate para defender su victoria ante los ciudadanos y también ante su propio partido, donde esperaban una intervención memorable. El jefe de los populares empezó el discurso con el rechazo total de cualquier cesión a los independentistas, anunció su propuesta de crear el delito de “deslealtad constitucional” para sustituir al derogado de la sedición, y continuó con un resumen de su programa electoral para España. En general, gustó a los barones, la mayoría de los cuales estuvieron en la tribuna de invitados para arropar a su líder. Así lo dijeron todos ellos, también Isabel Díaz Ayuso, ante los micrófonos y en privado. No era el día para disensiones. 

Óscar Puente, el diputado elegido, ganó las elecciones a la alcaldía de Valladolid pero saltó del cargo por una alianza de PP y Vox

Sonrisa de oreja a oreja

Todos, incluido Feijóo, se quedaron perplejos cuando vieron subir a la tribuna a Puente. Al líder del PP le costó reaccionar. El dirigente conservador dijo de primeras que le había parecido una intervención del “Club de la comedia”. Después miró a Sánchez y le recordó que le había pedido seis debates en la campaña electoral y que este martes, en su opinión, demostró que "no es capaz de hacer el segundo". Lo dijo porque en el primero y único cara a cara en julio, el que se celebró en el plató de Atresmedia, Feijóo se impuso claramente al dirigente socialista. "¡Cobarde! ¡Cobarde!", lanzaron los parlamentarios del PP contra Sánchez. El dirigente socialista seguía con la sonrisa de oreja a oreja que empezó a dibujar cuando comenzó la intervención de Puente.

Más tarde, Feijóo subrayó que el líder del PSOE “no se ha atrevido a hablar” porque no quiere aclarar “qué va a hacer con la amnistía”. Sánchez puede intervenir cuando quiera, según el reglamento de la Cámara, aunque su equipo rebaja las posibilidades de que acabe haciéndolo, porque él se reserva para la investidura "auténtica".

Los populares vieron en la artimaña una falta de respeto institucional: “Han ido a reventar el debate”

Feijóo evitó entrar en los detalles relatados por Puente en su intervención. El diputado socialista había sacado la hemeroteca del PP de varias décadas: desde el 'Pacto del Majestic' con el que los populares cedieron competencias a CiU en 1996 para que José María Aznar pudiera llegar a la Moncloa hasta los supuestos sobresueldos cobrados en dinero negro por el PP, pasando por las "mentiras" de los populares para implicar a España en la guerra de Irak. Puente remató recordando la fotografía de Feijóo con el 'narco' Marcial Dorado, con el que compartió varias vacaciones en los 90. En el PSOE la satisfacción era total: Puente había podido actuar sin la mesura que se le presupone a un presidente del Gobierno. 

“Han ido a reventar el debate”, “lo han dinamitado”, repetían los diputados y senadores que iban saliendo al patio del Congreso de vez en cuando. “Hasta Mariano Rajoy le dio la réplica a Sánchez en 2016, con su investidura fallida”, se lamentaban.

Tras el giro de guión protagonizado por Puente, el debate perdió algo de interés. Siguieron los grupos de mayor a menor, así que el siguiente en subir a la tribuna fue Santiago Abascal (Vox). El dirigente de ultraderecha afeó al popular su frase sobre la necesidad de buscar un nuevo “encaje” de Catalunya y que haya permitido que enviados suyos hayan tenido contactos informales con Junts (que el PP no ha detallado). Feijóo le agradeció el apoyo comprometido de Vox (33 diputados) a su candidatura y el gesto de haber descartado su petición de ministerios para facilitar las alianzas con otros grupos, que no han llegado. 

Cuando le tocó el turno a Sumar, la portavoz, Marta Lois, a diferencia de los socialistas, sí que quiso hablar de la amnistía, que ve como “un paso más” hacia "una solución dialogada del conflicto político". Feijóo denunció que Yolanda Díaz, líder de esa formación, fue a visitar a Carles Puigdemont (Junts) a Bruselas a principios de mes y “no ha dicho nada de lo que habló con él”. 

Junts y ERC, "más demócratas"

El debate se cerró con el político gallego dando la réplica de manera conjunta a ERC (Gabriel Rufián) y Junts (Míriam Nogueras). Según fuentes de la dirección del PP, los discursos de ambos fueron “más suaves” y mostraron “más disposición al debate” que el del PSOE. “Han sido más demócratas”, aseguraron.

Rufián defendió la amnistía porque “el primer beneficiado de la amnistía será este Estado y esta democracia”. Y Nogueras, una fiel puigdemontista, se centró en la necesidad del "reconocimiento" de la identidad catalana y la aceptación de un relator, aunque evitó fijar plazos para la amnistía.

“No acepto que para llegar a sus objetivos incumplan la ley”, les dijo el jefe del PP a ambos. "Los acuerdos históricos tienen que ser legales", continuó. Y Feijóo pasó a dirigirse al presidente del Gobierno. "Señor Sánchez, entonces ¿amnistía sí o no? ¿referéndum sí o no? ¿declaración de independencia sí o no?". Sánchez estaba tecleando en el móvil. Levantó la cabeza, miró a su contrincante y su cabeza no se movió un milímetro en ninguna dirección. El debate sigue este miércoles con PNV y EH Bildu y una votación que acabará en el 'no' del Congreso a Feijóo.