Crisis en el Govern

Las presidencias del Port de Barcelona y Ferrocarrils, en el aire tras la salida de Junts

  • ERC deberá decidir si ex cargos convergents como Damià Calvet o Marta Subirà, ambos con salarios por encima de los 100.000 euros, continúan

Las presidencias del Port de Barcelona y Ferrocarrils, en el aire tras la salida de Junts
2
Se lee en minutos
El Periódico

La salida de Junts del Govern deja en el aire la continuidad de las actuales cúpulas de los principales entes públicos de Catalunya. Presidencias de encuadres clave como el Port de Barcelona, Ferrocarrils de la Generalitat de Catalunya (FGC) o el Institut Català de Finances (ICF) dependen de la designación directa del 'president' del Govern y actualmente están ocupadas por personas en la órbita de Junts o incluso con carnet del partido. Solo entre esos tres cargos suman más de 300.000 euros en sueldos al año, aunque también se verán afectadas posiciones claves en infraestructuras, logísticas o instituciones de vivienda.

Las crisis de gobierno suelen afectar también a la segunda línea de la administración -como secretarios generales, secretarios o directores generales- o a organismos dependientes o relacionados con la administración autonómica, liderados por personas de confianza de los partidos que conforman el ejecutivo. Es el caso del Puerto de Barcelona, el tercero con más tráfico portuario del Estado, presidido por Damià Calvet, miembro de la dirección de Junts y ex 'conseller' de Territorio y Sostenibilidad. Calvet ha formado parte, de hecho, de la sindicatura electoral de Junts que ha supervisado la consulta a la militancia del partido. Calvet tiene actualmente un salario anual de 115.000 euros.

Otra figura ligada a Junts es Marta Subirà, que fue secretaria de Medio ambiente y Sostenibilidad durante la etapa de Calvet como conseller y que ahora ocupa la presidencia de los Ferrocarriles de la Generalitat de Cataluña (FGC), la empresa que el Govern ambiciona que asuma en los próximos años la gestión de Rodalies en detrimento de Renfe. Su actual salario es de 117.000 euros anuales.

Otro ex 'conseller' de Junts, Miquel Buch, que ocupó la 'conselleria' de Interior y actualmente preside una empresa pública de especial relevancia, Infraestructures.cat, encargada de ejecutar, mantener y conservar las obras encargadas por la Generalitat y que en 2021 adjudicó 12.841 contratos por importe de 3.013 millones de euros. Su sueldo es de 118.884,99 euros anuales.

Telecomunicaciones y vivienda

Igualmente, Enric Ticó, que fue diputado de Convergència entre 1994 y 1998 y presidió durante siete años FGC (entre 2011 y 2018), ostenta actualmente la presidencia de Cimalsa, empresa pública que centra su actividad en el desarrollo de la logística. Su sueldo anual es de 84.885,17 euros.

La ex alcaldesa de Sant Cugat del Vallès Mercè Conesa está al frente del Incasòl -una empresa clave en políticas de vivienda de la Generalitat- desde septiembre del año 2021 tras haber sido anteriormente presidenta del Puerto de Barcelona, cargo en el que la relevó Calvet. Su salario es de 102.995,08 euros anuales.

Noticias relacionadas

Otro ejemplo de ente público al que podría afectar la salida de Junts del Govern es el ICF, ya que el pasado mes de noviembre Jordi Òliva, que fue director general de Política financiera con Andreu Mas-Colell como 'conseller' de Economía, fue designado consejero delegado de la entidad financiera pública de la Generalitat. Su nómina anual ronda los 119.571 euros.

Asimismo, desde febrero de este año Roger Loppacher es presidente de la Autoritat Catalana de la Competència (Acco), una responsabilidad a la que llegó tras haber sido presidente del Consell Audiovisual de Catalunya (CAC) y vicepresidente del Consell de Govern de la CCMA anteriormente.