Por la crisis del Govern

Los 'comuns' congelan la negociación de presupuestos y el PSC mantiene la mano tendida

  • Los socialistas advierten a Pere Aragonès de que no está "en disposición" de rechazar apoyos y ERC vota a favor de abrir un diálogo con todos los grupos

La presidenta de En Comú Podem en el Parlament, Jéssica Albiach

La presidenta de En Comú Podem en el Parlament, Jéssica Albiach / FERRAN NADEU

2
Se lee en minutos
Sara González

Con el Govern al límite, la onda expansiva de la inestabilidad se extiende a carpetas clave de la legislatura, como la de los presupuestos. Los 'comuns' han anunciado que congelan la negociación de las cuentas de la Generalitat. La presidenta del grupo parlamentario de En Comú Podem, Jéssica Albiach, ha subido este viernes al atril del Parlament para dejar claro que frena las conversaciones con la Conselleria d'Economia a la espera de que se dirima si el Govern se rompe o no, situación que está ahora en manos de la consulta que Junts celebrará el 6 y el 7 de octubre. Sin embargo, el PSC ha continuado tendiendo la mano, una estrategia que le ha servido para que ERC haya acabado votando a favor de su propuesta para que se abra un diálogo por los presupuestos con todos los grupos.

"Es necesario un gobierno fuerte que dé estabilidad y que sea capaz de afrontar los problemas de la ciudadanía y enfrentarse a los que quieren hacer negocio con el sufrimiento", ha advertido Albiach. En cambio, los socialistas han vuelto a insistir en su ofrecimiento para aprobar las cuentas. "No está en disposición de no aceptar apoyos, su Govern está, en palabras de los analistas, clínicamente muerto", ha advertido la portavoz del PSC, Alícia Romero, que ha subrayado la "necesidad imperiosa" que tiene Catalunya de tener unos nuevos presupuestos. "Por nosotros no quedará", ha repetido.

Hasta ahora, los 'comuns' han sido el socio prioritario del 'president' Pere Aragonès para aprobar las cuentas, aunque también se han ofrecido reiteradamente los socialistas. El 'conseller' Jaume Giró sí que incluye el PSC en la interlocución sobre las cuentas, a pesar del rechazo manifestado públicamente por el 'president' a que prosperen de la mano del grupo que lidera Salvador Illa.

Sin embargo, este viernes en la votación de las propuestas de resolución del debate de política general se ha abierto una grieta en esta oposición de los republicanos, que han votado a favor del texto del PSC en el que defiende que se abra conversaciones con todos los grupos para recabar un apoyo "amplio y transversal" para los presupuestos. Paradójicamente, Junts se ha abstenido, lo mismo que ha hecho la CUP. Las diferencias se han hecho también evidentes en la carpeta de impuestos, ya que los 'comuns' han sumado con ERC y el PSC para que prospere la defensa del impuesto de patrimonio, un tributo contra el que ha votado Junts. No tocar este tributo es una línea roja tanto para republicanos como para 'comuns' a la hora de negociar las cuentas.

Noticias relacionadas

En las últimas semanas, los 'comuns' ya habían advertido de que las disputas abiertas entre ERC y Junts especialmente desde la Diada estaban ralentizando las conversaciones y no habían permitido entrar en el terreno de las concreciones. Todo a pesar de que la intención de Giró, según él mismo explicó, era presentar las cuentas sobre el 20 de octubre, un calendario difícil de cumplir en un momento de alta incertidumbre en la legislatura.

Durante su intervención al inicio de la última jornada del debate de política general, Aragonès se ha comprometido a garantizar que las instituciones estarán "al 100% al servicio de la ciudadanía" y que su intención es que la legislatura continúe decida lo que decida finalmente Junts.