Se vota este jueves

El Gobierno ata el plan de ahorro energético con los socios de investidura

El PNV anuncia su voto favorable al decreto y ERC y EH Bildu dan por hecho que lo aprobarán pese a no incluir medidas a largo plazo

PP, Vox y Cs se muestran rotundamente en contra de la norma y piden su retirada inmediata

Un termómetro en una tienda de ropa.

Un termómetro en una tienda de ropa. / Jordi Otix

4
Se lee en minutos
Miguel Ángel Rodríguez
Miguel Ángel Rodríguez

Periodista

ver +

El Gobierno superará este jueves su primer examen del curso parlamentario: aprobar el real decreto-ley que contiene el plan de ahorro energético. Apurando las negociaciones hasta el último día -una dinámica ya habitual-, el Ejecutivo tiene atados los apoyos necesarios para convalidar la norma que el Consejo de Ministros aprobó a principios de agosto. Y, además, lo hará con sus socios habituales, los que hicieron a Pedro Sánchez presidente, reforzando el bloque progresista en el Congreso. El PNV confirmó este jueves que votará 'sí' al decreto "por responsabilidad"; ERC y EH Bildu se mostraron más prudentes, evitando adelantar el sentido de su voto, pero dejando caer que lo respaldarán si se tramita como proyecto de ley para poder introducir modificaciones.

La vicepresidenta tercera, Teresa Ribera, anunció a mediodía que el Gobierno ya contaba con "los suficientes" apoyos en la Cámara Baja para aprobar el real decreto-ley que incluye las medidas relacionadas con los límites del aire acondicionado y la calefacción en comercios e instituciones o el alumbrado de escaparates, pero también ayudas a estudiantes y a los usuarios de Cercanías y media distancia, y la prórroga de los 450 millones de euros directos para taxistas camioneros.

Sin embargo, los grupos parlamentarios, los del Gobierno y los socios, prefirieron mostrarse más cautos. "Seguimos hablando", dijo el portavoz del PSOE en el Congreso, Patxi López, y avisó de que las conversaciones se extenderían "hasta el último momento". Eso sí, "desde el absoluto convencimiento de que habrá un acuerdo mayoritario, empezando por los grupos de la investidura, que demostrarán una vez más saber estar a la altura de lo que requieren las circunstancias".

Continuar el diálogo

El PNV fue el primero en romper el silenció y anunció, a través de un comunicado, que sus seis diputados votarán a favor del real decreto-ley "por responsabilidad". "Las medidas que se contemplan deben ser implementadas con inmediatez para que logren el efecto requerido", aseguraron. No obstante, en el partido jeltzale se mostraron molestos por "las formas" empleadas por el Gobierno y su escasa voluntad de diálogo y negociación.

Menos claros fueron los portavoces de ERC y EH Bildu. "Nunca adelanto el sentido del voto, pero creo que dada la situación es complicado otra opción que no sea, al menos, entrar a negociar o intentar mejorarlo", defendió el diputado republicano catalán Gabriel Rufián en los pasillos del Congreso, dando a entender que allanará la aprobación de la norma y su posterior tramitación como proyecto de ley para introducir cambios en el texto. El apoyo de ERC a la norma sería un claro gesto de distensión de las relaciones con el Gobierno tras la celebración de la mesa de diálogo a finales de julio en la que se lograron avances parciales en desjudicialización y defensa del catalán.

La portavoz aberzale, Mertxe Aizpurua, lanzó un mensaje similar y afirmó que estaban todavía "en conversaciones con el Gobierno" para alcanzar un entendimiento sobre posibles modificaciones de la norma. El Ejecutivo contaría así con los 'síes' de PSOE (120), Unidas Podemos (33), ERC (13), PNV (6), EH Bildu (5), Más País (2), Compromís (1), Partido Regionalista de Cantabria (1), Teruel Existe (1) y de la diputada Meri Pita (antes en Podemos y ahora en el Grupo Mixto). En total, 183 'síes' que les permite superar de manera holgada la mayoría simple y reforzar la unidad del bloque progresista.

Reproches al PP

Pese a tener amarrado el respaldo de los socios habituales, López no dejó de cargar contra el PP y su líder, Alberto Núñez Feijóo, por oponerse a las medidas contempladas en la norma. "Cuando hay problemas, el Gobierno pone sobre la mesa soluciones; cuando hay soluciones, el PP pone sobre la mesa problemas", denunció el portavoz parlamentario. A renglón seguido, reivindicó que las restricciones al uso del aire acondicionado en comercios e instituciones, así como la limitación del alumbrado nocturno están siendo "eficaces" y han supuesto ya un 9,5% de ahorro.

Noticias relacionadas

Incluso, la Moncloa se vanaglorió de que el Gobierno alemán haya "copiado" varias de estas medidas en dos decretos que aprobó este miércoles y que incluyen apagar la iluminación de monumentos y publicidad entre las 22:00 y las 06:00 horas, dejar de calentar determinados espacios públicos y rebajar la temperatura de calefacción a 19 grados.

Ninguno de los argumentos ofrecidos por los socialistas sirvió para convencer al PP. Su portavoz en el Congreso, Cuca Gamarra, reclamó negociar un real decreto-ley nuevo y pidió separar las iniciativas referentes al ahorro energético del resto de propuesta. La dirigente conservadora denunció que se trata de un plan "aprobado de forma unilateral", sin haber dialogado con las comunidades autónomas y volvió a dejar en el tejado de estas la decisión de recurrir la norma al Tribunal Constitucional por invasión de competencias. Ciudadanos también ratificó su rechazo frontal al texto.