Los preparativos del Onze de Setembre

La Diada del todos contra todos

El pulso ERC-Junts y los reproches de la CUP y la ANC anticipan el Onze de Setembre más tenso en el seno del independentismo

Fotogaleria Diada

Fotogaleria Diada / AFP / JOSEP LAGO

Fidel Masreal

Fidel Masreal

Por qué confiar en El PeriódicoPor qué confiar en El Periódico Por qué confiar en El Periódico

"Hemos tocado fondo", asume Dolors Feliu, la nueva líder de la ANC al ser preguntada por la falta de unidad independentista. "Ahora nos levantaremos", añade esperanzada. Lo cierto es que la Diada del 2022 no pasará a la historia de las movilizaciones potentes del independentismo, salvo sorpresa mayúscula. Todos los actores lanzan reproches: la ANC contra todos los partidos por falta de proyecto, ERC afea a Junts sus constantes críticas; Junts sí defiende estar en sintonía con la ANC y pide a ERC que concrete su apuesta, la CUP reprocha a la ANC que plantee "recetas mágicas" y reclama una agenda social. Òmnium trata de poner paz y no comparte la crítica de la ANC a los partidos. Todos ellos han hablado para EL PERIÓDICO.

Feliu hace una descripción más crítica que nunca sobre la situación del independentismo político. "Los partidos independentistas no tienen proyecto para hacer la independencia, algunos verbalizan más la voluntad de independencia que otros, que no lo verbalizan tanto, que no quieren ni hablar de autodeterminación”.

“Todos los partidos al os que se votó como independentistas no tienen un proyecto para lograr la independencia”

— Dolors Feliu, presidenta de la ANC

La líder de la ANC anticipa el contundente mensaje que lanzará en la Diada: "Si los partidos no tiene proyecto, la independencia se hará de otra manera, pasaremos por delante de los partidos con la lista [electoral] cívica, porque el voto independentista no será cautivo de los partidos". Feliu admite que el ambiente está enrarecido pero cree que esto puede espolear a la participación en la Diada.

ERC se ve venir los ataques, pero los republicanos ya se han acostumbrado y ven a la ANC como un actor no neutral. Esquerra subraya que esta vez Junts también es objeto de los reproches de la Assemblea. En cualquier caso, la portavoz republicana Marta Vilalta pide que la Diada respete la "pluralidad, transversalidad y apertura" del movimiento independentista y denuncia "la voluntad excluyente, cerrada, que algunos quieren propiciar". Vilalta admite, como Feliu, que el ambiente está "enrarecido" y que "no estamos en un momento de sintonía independentista", pero replica a la ANC: "No compartimos la reflexión de que no hay proyecto, ERC tiene un proyecto que en el Parlament es mayoritario, el Govern lo tiene; a quien no le guste, que proponga alternativas, estamos abiertos a escucharlas”.

“El principal factor desestabilizador son las discrepancias y el desaguisado interno de Junts, ERC lidera el país y construye consensos"

— Marta Vilalta, diputada y portavoz de ERC

Junts respeta el análisis de la ANC pero no lo comparte. Y sobre todo lo que rechaza es la idea de ERC sobre la falta de propuesta de JxCat: "La propuesta de Junts es muy clara y es la que hicimos en el 2016 y el 2017, que consiguió hacer el 1-O, y el 3-O e incluso el 27-O. En lo que no consiste es en esta estrategia de diálogo basada en la desjudicialización, porque se ha de hablar desde una posición de fuerza y basada en la autodeterminación y la amnistía; que nos expliquen ellos [ERC] cual es su estrategia, la de Junts está muy clara”, describe el portavoz del partido Josep Rius. Rius admite también que la unidad estratégica, que Junts sigue reclamando, simplemente no existe. Y pide "no tirarnos los trastos a la cabeza". El portavoz apuesta por "superar la etapa de los últimos tiempos; en la mayoría de organizaciones ha habido cambios de liderazgo".

“Es peligroso explicar que se puede implementar la independencia sin coste y como si fuera un tránsito mágico"

Maria Sirvent

— CUP

La CUP tampoco se da por aludida por las invectivas de Feliu: "Es peligroso explicar que se puede implementar la independencia de un día para otro, sin coste y como si fuera un tránsito mágico, debe haber una conjunción entre organización popular, instituciones y un momento con potencial transformador”, afirma la 'cupaire' Maria Sirvent. La CUP no se muestra nada entusiasmada con la lista cívica que sugiere la ANC y está más lejos que nunca del Govern. Los cupaires apuesta más por las organizaciones locales de base. "La mayoría independentista del Parlament no se está usando al servicio de un proyecto de construcción nacional y transformación social", denuncia Sirvent.

"Es muy difícil reencontrar la unidad estratégica mientras algunos dediquen más esfuerzos a atacar a los otros que a construir espacios de trabajo"

— Xavier Antic, presidente de Òmnium

Entre tantos mensajes divergentes, Òmnium trata de poner paz. Xavier Antich, líder de la organización, pide "reconocer la legitimidad de todas las posiciones del independentismo y su transversalidad". Antich evita toda referencia crítica a la ANC o los partidos, alegando que Òmnium "nunca ha sido una organización antipolítica" y que lo necesario es "sumar" a más adeptos al independentismo.

Antich cree que exista más unidad de la que se desprende de twitter pero es crítico: "es muy difícil, si no imposible, reencontrar la unidad estratégica y, por tanto, llegar a establecer objetivos compartidos, mientras algunos de los agentes dediquen más esfuerzos a atacar a los otros agentes que a construir espacios de trabajo en común". Es más, rechaza "personalismos" y "estrategias parciales o de parte".

"Que nos explique ERC su estrategia, la de Junts está muy clara: la que hicimos en el 2016 y 2017"

Una larga lista de conflictos

La lista de desencuentros entre partidos y entidades independentistas es larga. Va desde lo más reciente -la suspensión de Laura Borràs como presidenta del Parlament y las polémicas actuaciones de la dirigente de Junts- a lo más estratégico -opciones divergentes para hacer crecer el movimiento o para lograr ejercer la autodeterminación- pasando por lo táctico: qué hacer para reactivar la movilización. Añádase a ello las tormentas en las redes sociales, en las que no sólo hay insultos anónimos sino reproches abiertos entre diputados o dirigentes de estas organizaciones.

Dolors Feliu ve hoy "más factible" la lista cívica independentista que hace un año, y no se muestra preocupada por una posible ruptura entre ERC y Junts en la Generalitat: "Si se rompe el Govern y se plantean elecciones en clave plebiscitaria, nos parecerá bien", revela. También apuesta por aprovechar alguna coyuntura "represiva" del Estado para iniciar una espiral de movilización y lograr la secesión. Vilalta no lo descarta, pero replica: "No es tan sencillo, hay que ir dando pasos, picar piedra". Y la CUP apuesta por una conjunción entre presión popular, agenda social y apoyo institucional. "Si no nos movemos nosotros, nada cambia", denuncia Sirvent.

En este contexto, los actores implicados no descartan una Diada enrarecida, prólogo de un curso político preelectoral convulso.