Cita pendiente

Sánchez tiende la mano a Aragonès para convocar en julio la mesa de diálogo

  • El presidente del Gobierno cierra filas con ERC y reclama a Junts que se implique más en las negociaciones

 Premios Pimes organizado por Pimec con Pedro Sánchez, Pere Aragonés, Antoni Cañete, Ada Colau

Premios Pimes organizado por Pimec con Pedro Sánchez, Pere Aragonés, Antoni Cañete, Ada Colau / Ferran Nadeu

2
Se lee en minutos
El Periódico

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, aboga por convocar la mesa de diálogo sobre Catalunya durante el mes de julio y reclama a Junts que se implique más en ella. El Ejecutivo español y la Generalitat llevan semanas ultimando un encuentro para antes de las vacaciones de verano y este domingo, en una entrevista en 'El País', Sánchez ha puntualizado su predisposición a que la fecha concreta sea este mismo mes. La mesa de diálogo es un espacio bilateral de negociación entre el Gobierno y el Govern, creado tras el apoyo de ERC a la investidura de Sánchez y que desde entonces solo se ha reunido dos veces. La primera, en la Moncloa, cuando aún Quim Torra era el 'president', en febrero de 2020, justo antes del estallido de la pandemia, y la segunda, en septiembre del 2021 en Barcelona, en el Palau, ya con Aragonès al frente del Govern.

La intención de Sánchez de reunir a la mesa de diálogo en julio contrasta con las críticas reiteradas de ERC a su falta de predisposición para sentarse a negociar. Este pasado sábado el presidente de la formación republicana, Oriol Junqueras, cargaba contra el líder socialista y le acusaba de que "siempre busca excusas, actúa con pereza infinita y arrastra los pies" en lo relativo a dar vida a esa negociación bilateral. Donde sí coinciden tanto desde el PSOE como desde ERC es en sus críticas a Junts por su falta de implicación en este proceso. "Nos gustaría contar con la presencia de Junts per Catalunya", ha manifestado Sánchez este domingo.

Convivencia

"Uno de los grandes activos de este gobierno de coalición progresista es que se pueda garantizar la cohesión y la convivencia en Catalunya y al conjunto del Estado con diálogo y con la agenda del reencuentro", ha afirmado Sánchez. El presidente del Gobierno se ha felicitado de que hoy en Catalunya la situación política es muy distinta a la que había en 2017, cuando se celebró el referéndum del 1-O y el Estado acabó interviniendo la autonomía catalana, o en 2019, cuando hubo varias huelgas políticas y protestas multitudinarias. Y lo ha atribuido, en parte, a la actitud y actuaciones del actual Gobierno.

Noticias relacionadas

Por otro lado, el presidente ha manifestado su "respeto" por las decisiones tomadas por los tribunales y se ha mostrado convencido de que el Tribunal Supremo no revocará los indultos a los presos por organizar y participar del referéndum del 1-O. Sánchez ha defendido que su Ejecutivo cumplió con la ley al conceder los indultos y reivindicó un derecho que está en la Constitución y "a todos los sistemas democráticos del mundo".

Por otro lado, no ha querido pronunciarse sobre si la presidenta del Parlament, Laura Borràs, debería o no dimitir, después de que haya quedado a un paso de juicio por presunto fraccionamiento de contratos cuando dirigía la Institució de les Lletres Catalanes (ILC). "Es una decisión que tiene que tomar Junts y la política catalana. Desde mi posición como secretario general del PSOE, con el código ético que tenemos a nuestro partido las cosas son rotundas", ha añadido.