Elecciones andaluzas

Sánchez acusa a Feijóo de apoyar a Argelia: "No hacía falta que echaran a su líder, es el mismo PP de siempre"

El presidente del Gobierno invoca delante de Juan Espadas su espíritu de remontada para las elecciones del 19-J: "El PSOE nacional está enormemente orgulloso de los gobiernos socialistas de Andalucía, vamos a recuperar aquí la vía de la socialdemocracia"

Sánchez tacha de desleal con España a Feijoo por secundar las presiones comerciales argelinas

Agencia ATLAS / Foto: Álex Zea

Cristóbal G. Montilla

Por qué confiar en El PeriódicoPor qué confiar en El Periódico Por qué confiar en El Periódico

A Pedro Sánchez, la localidad malagueña de Cártama le recuerda a los tiempos en los que terminó batallando como un Quijote flaco contra la maquinaria de Ferraz. Cuando en Andalucía se predicaba el sanchismo en la clandestinidad, el ahora presidente del Gobierno encontró en el alcalde de Cártama, Jorge Gallardo, un aliado que le prestó su pueblo para un mitin que —a los ojos de sus contados afines sureños de primera hora— sigue siendo un icono. Un lustro después y bajo el panorama inverso que sirvió el ocaso del susanismo, Sánchez encontró en la misma geografía de interior el lugar en el que proclamar mirando a Juan Espadas que una de sus remontadas sigue siendo posible, pese a las encuestas y al tirón de Juanma Moreno, en las elecciones andaluzas del 19 de junio: "Dentro de unos días, volveremos a recuperar aquí en Andalucía la vía de la socialdemocracia y regresará la solidaridad de los Gobiernos socialistas. Es muy importante ir a votar el 19 de junio y que el Gobierno que salga de las urnas esté liderado por el PSOE porque estamos dispuestos a retomar el rumbo en una Andalucía que quiere más y no se resigna".

Sobre el terreno, Sánchez se sacudió los ataques con los que el PP lo acusa de maltratar a Andalucía y mezcló cifras, inversiones y proclama para ilustrar que faltan "a la verdad". "Es verdad que no lo hemos hecho todavía todo, pero todo lo mejor que le ha pasado a Andalucía lo ha hecho el PSOE de la mano de los andaluces y andaluzas, otros no hicieron nada en la oposición y tampoco lo hacen en el Gobierno", señaló antes de recordar que se afilió al PSOE en 1993 como una reacción "contra aquel gran hombre que ahora amenaza con volver a la política y se llama José María Aznar". "Los gobiernos socialistas de Andalucía fueron fundamentales para poner todos los recursos que le quitó a esta tierra el PP cuando estuvo en el Gobierno central", indicó.

En este punto, señaló que "el PSOE nacional está enormemente orgulloso de los gobiernos socialistas de Andalucía". Votar socialismo andaluz es votar por el progreso de Andalucía, el 19 de junio empieza el momento de retomar esa gran responsabilidad con un gran socialista como Juan Espadas al frente".

Al mediodía y con temperaturas que obligaron a repartir sombreros botellines de agua 'preventivos', el líder socialista empezó refiriéndose "a aquel acto de 2017, de primarias" que se enmarcaba en su guerra fratricida contra Susana Díaz. " Siempre me ha dado buen rollo Cártama", dijo, y siguió en clave malagueña cuando le mandó un abrazo a los afectados por el incendio de Sierra Bermeja.

Crisis financiera

Enseguida, Sánchez empezó a lanzar mensajes claros y aseveró que "no hay mejor ni mayor patriotismo que reforzar el Estado del bienestar". "Sabemos muy bien cuál fue la respuesta que la derecha le dio a la crisis financiera y nosotros estamos demostrando, ante dos crisis como la de la pandemia y una guerra a las puertas de Europa, que con justicia social la recuperación llega antes", afirmó.

Sánchez también se subió a lomos de uno de los caballos de batalla de la campaña andaluza: el sanitario. Y, de hecho, anunció tanto un blindaje de la sanidad "para que ciertas comunidades no sigan con las privatizaciones" como un plan de salud bucodental. 

En el cuerpo a cuerpo con el PP, criticó sobre la crisis diplomática con Argelia que "la derecha apoya nuevamente a un tercero que está presionando a España". "Para esto no hacia faltan que echaran a su líder, es el mismo PP de siempre, hemos demostrado que hay otras maneras de salir de las crisis y esa es la rabia que ellos tienen", apuntó Sánchez.

Espadas apuesta por la remontada en las encuestas

En la antesala de la intervención de su jefe de Ferraz, el candidato, Juan Espadas, aseguró que "el 19 de junio, algunos se van a llevar un mal rato". "El socialismo afectivo, el de los valores, los respetos y los cuidados que defiende el PSOE Andalucía, será votado mayoritariamente", afirmó. 

Espadas pidió que el 19-J se "vote masivamente para llenar de dignidad las urnas y para tener el mejor Gobierno de la historia de Andalucía porque sí resolverá los problemas de la gente".

Al tratarse de un acto de campaña dedicado a la juventud, el candidato socialista le pidió a los jóvenes que "no se dejen tentar por una moda que dicen que hay y que, como todas las modas, luego se dejan", en clara alusión sin usar sus siglas a Vox.

Tampoco usó nombres propios Espadas, cuando dijo que el PP es "muy de fotos". "No vamos a hablar de fotos recientes, no vamos a decir el nombre para no darle más publicidad y no engordar más el tema", enfatizó.

El mercado laboral

Espadas crítico la gestión en materia de juventud de Moreno y señaló "que ignorar a la juventud es un ensayo de la ceguera". "Hay que dar un golpe sobre la mesa, no podemos seguir así, vamos a desarrollar un plan que garantizará la igualdad de oportunidades a los jóvenes, la próxima legislatura será la de los jóvenes en Andalucía, tenéis mi compromiso como futuro presidente de la Junta", recalcó.

El líder del PSOE andaluz pidió que se construya "un puente entre los jóvenes y el mercado laboral porque hay un abismo". " Por eso era tan importante la reforma laboral, gracias Pedro porque con ese marco me comprometo a hacer una alianza con las empresas y las universidades, vamos a crear 100.000 empleos jóvenes la próxima legislatura", añadió Juan Espadas. 

En este acto que puso el foco inicialmente sobre las Juventudes Socialistas, con las intervenciones de Sofía Gallardo, Alejandro Moyano y Ana Villarejo, la organización cifró en unas 3.500 personas la asistencia. Así lo confirmaron fuentes del aparato federal de la calle de Ferraz. Y el pasado como jugador de baloncesto del inquilino de la Moncloa afloró por el formato en el que fueron presentados los participantes o era anunciada la presencia de las ministras María Jesús Montero y Diana Morant.