CEO de una aseguradora gala

Dimite un millonario francés tras ser detenido por violación de menores

El empresario, que tiene 75 años y una fortuna estimada en unos 160 millones de euros

Jacques Bouthier

Jacques Bouthier / agencia

1
Se lee en minutos

Jacques Bouthier, un rico empresario y consejero delegado de Assu 2000, una aseguradora francesa recientemente bautizada Vilavi, ha dimitido de sus funciones después de que se filtró que está encarcelado desde el sábado por violación de al menos dos chicas menores.

La compañía, en un mensaje a los medios este martes, indicó que "toma nota del anuncio de la dimisión de Jacques Bouthier de su mandato de presidente y de todas sus actividades y responsabilidades en la empresa".

El empresario, que tiene 75 años y una fortuna estimada en unos 160 millones de euros -según la revista Challenges- es una de las seis personas que se encuentran en prisión tras la apertura de una investigación judicial que les acusa de trata de menores, violaciones de menores de más de 15 años, recurrir a la prostitución de menores y agresiones sexuales de menores de menos de 15 años.

Más de un lustro 'cuasi cautiva'

Todo empezó el pasado mes de marzo, cuando una mujer de 22 años acudió a una comisaría de París para denunciar que Bouthier la tenía casi cautiva en un piso desde 2016-2017, es decir cuando todavía era menor, para tenerla a su disposición y mantener relaciones sexuales con ella de forma regular.

En la práctica, aunque la joven podía salir y no estaba secuestrada, era totalmente dependiente del empresario en términos económicos y sociales.

También contó a los policías, según el canal BFMTV, que desde hacía poco tiempo, el empresario le había pedido que le buscara una sustituta porque a sus 22 años la consideraba "demasiado vieja". La chica grabó imágenes en la que Bouthier aparecía en la cama con una adolescente de 14 años en el piso.

Noticias relacionadas

El millonario, que supo de la existencia de ese vídeo, trató de recuperarlo y para eso recurrió a otras cinco personas, incluida su propia esposa, un antiguo gendarme que se había reconvertido en actividades relacionadas con la seguridad y dos de sus empleados a los que pidió que forzaran a la joven a irse de Francia. Esas cinco personas se encuentran como él desde el sábado imputadas y encarceladas.

Bouthier fue el fundador en 1975 de su empresa, especializada en los seguros y los créditos a particulares, que tiene una plantilla de 1.800 empleados y cerca de 550.000 clientes.