Creencia supremacista

“Nos están sustituyendo”: la teoría del remplazo con la que Abascal radicaliza (aún más) su discurso

El concepto conspirativo lo ideó hace una década el francés Renaud Camus y ya es una denuncia política en Europa y Estados Unidos

Santiago Abascal, durante una intervención en el Congreso.

Santiago Abascal, durante una intervención en el Congreso. / David Castro

3
Se lee en minutos
Alba Casanovas Torre
Alba Casanovas Torre

Periodista

ver +

"Nos están sustituyendo". Este es uno de los argumentos que esgrime la ultraderecha para frenar los flujos migratorios, tanto en España como en cualquier parte del mundo. El líder de Vox, Santiago Abascal, lleva meses mencionando el concepto de 'el gran reemplazo', un germen que ahora comienza a extenderse con el inicio de la campaña electoral de las elecciones autonómicas en Andalucía. “Cada vez más españoles y más europeos se sienten extraños en sus barrios de toda la vida, y cunde una sensación de desconcierto, de desposesión y de pérdida de control de sus propias vidas”, dijo el lunes en un acto en Almería. Pero, ¿qué hay detrás de esta creencia supremacista?

El concepto de 'el gran reemplazo' lo ideó el pensador francés Renaud Camus en su libro homónimo publicado en 2011, 'Le Grand Remplacement'. En su obra, desarrolla que existe una "élite liberal" a nivel global que conspira para "sustituir a la civilización europea, blanca y cristiana de origen grecolatino".

El escritor va más allá: el cambio en la sociedad se produce para "aplastarla bajo toneladas y toneladas" de pueblos "no europeos", de inmigrantes "musulmanes, africanos y latinoamericanos". Todo ello, por si no fuera poco, se quiere llevar a cabo "en el espacio de una sola generación".

Denuncia política en la Unión Europea

Sin ninguna prueba ni estudio que respalde estas afirmaciones, más que un concepto social es una teoría de la conspiración. Pero no solo Abascal se llena la boca con ella: el líder ultraderechista francés Éric Zemmour y el primer ministro húngaro, Victor Orbán también creen que las élites conseguirán "dominar a unas masas homogéneas, sin identidad nacional" y "fácilmente manipulable".

De esta manera, la teoría de 'el gran reemplazo' se ha convertido en una de las principales denuncias políticas de las formaciones de la extrema derecha en la Unión Europea.

De internet a la cultura convencional

Si algo tienen las conspiraciones es que gustan y, como un germen, se transmiten a gran velocidad. Por eso, no es sorprendente que esta haya cruzado el Atlántico. Antes proliferaba en foros de internet como Reddit y webs de nacionalistas blancos, donde se concentra la indignación más radical. De hecho, allí nació QAnon, una de las principales teorías de la conspiración de la extrema derecha estadounidense.

El último caso para esgrimir veracidad al "gran remplazo" se produjo el sábado, tras un tiroteo mortal en Búfalo, Nueva York. Un hombre blanco mató a 10 personas en un supermercado en el lado este de la ciudad, donde predomina la población negra. Antes del ataque, el agresor publicó un manifiesto en internet en el que afirmó: "Los clientes que compran en esa tienda preceden de una cultura que pretenden remplazar étnicamente a mi propia gente".

Radicalización del discurso

Noticias relacionadas

Abascal cogió el guante e hizo suya la historia. Además de decir, entre otras cosas, que "cada vez más españoles y más europeos se sienten extraños en sus barrios de toda la vida", fue más allá. Habló de la existencia de una "inseguridad social" porque las políticas de cohesión social e igualdad "han quedado en jaque por la inmigración masiva e ilegal". Además, estas medidas se han girado contra las familias, afirma el líder de Vox: "Cada vez pierden más poder adquisitivo", argumentó.

La sociedad actual ha vivido diversas crisis en un corto periodo de tiempo, hasta el punto que una misma generación acumula ya varias hecatombes económicas y una pandemia. Los gérmenes se multiplican cuando hay hay miedo e incertidumbre. Y en un caldo de cultivo frágil como el actual, la radicalización del discurso cuaja más rápido y más profundamente.