Escándalo Pegasus

Fuentes de la seguridad del Estado descartan que el Gobierno no conociera el espionaje a Aragonès

La directora del CNI despacha con la ministra una vez a la semana, y Defensa y el servicio de inteligencia "tienen contacto diario y mutinivel"

La ministra de Defensa, Margarita Robles, con Paz Esteban, directora del CNI. 10-02-20

La ministra de Defensa, Margarita Robles, con Paz Esteban, directora del CNI. 10-02-20 / Marco Romero MDE

Juan José Fernández

Juan José Fernández

Por qué confiar en El PeriódicoPor qué confiar en El Periódico Por qué confiar en El Periódico

Que nadie en el Gobierno supiera que Pere Aragonès estaba siendo espiado es "poco posible pero en absoluto probable", explican a este diario fuentes de la alta Seguridad del Estado, que salen al paso de versiones oficiosas sobre una actuación del CNI no conocida por el Ejecutivo.

El móvil del president de la Generalitat fue asaltado con Pegasus en una fecha no aclarada de 2020 y previo permiso del juez del Tribunal Supremo que vigila al servicio secreto, Pablo Lucas, según trascendió este jueves de la comparecencia secreta de la directora del CNI, Paz Esteban, en el Congreso. "Ni los agentes ni la estructura del centro son autónomos. Actúan bajo una instrucción y reportan al poder político", explican estas fuentes.

Y el poder político al que más reporta el Centro Nacional de Inteligencia es el Ministerio de Defensa. El proceder y la frecuencia de esos reportes están establecidos -no reglados- internamente con un ritmo operativo que se remonta a tiempos de Federico Trillo (PP, 2002) al frente del ministerio.

Contacto diario y despacho semanal

"La comunicación centro-ministerio es diaria y multinivel", relatan, en alusión a que la información de lo que hace el servicio secreto, y también los informes que se destilan de sus pesquisas, circula desde el CNI hacia el poder político en diversos escalones de la cúpula.

En el Ministerio de Defensa, el segundo escalón está ocupado por una oficial de inteligencia de primer nivel, la secretaria de Estado de Defensa, Esperanza Casteleiro, que antes de su paso por este cargo ha tenido responsabilidades en el CNI. Actualmente es parte de la cadena "multinivel" de información.

Fuentes del CNI -no portavoces oficiales- confirman además que la directora despacha con la ministra Margarita Robles una vez a la semana. Otras fuentes del aparato de seguridad del Estado lo corroboran y matizan que en alguna ocasión, "si hay viaje", se deja pasar una semana sin cita, pero eso es excepcional. En ese encuentro se repasa una agenda de "cuestiones activas" y las líneas principales de investigación. Una escucha al entonces vicepresidente de la Generalitat "no es una línea menor", explican.

Visita al Rey

Hay además otro despacho periódico de la directora del CNI con el Rey. En tiempos del emérito Juan Carlos I, se terminó fijando la cita una vez al mes, sobre todo las visitas de los generales Emilio Alonso Manglano y Félix Sanz Roldán, con los que el monarca tenía y tiene relación estrecha. Las voces no oficiales del CNI explican que la periodicidad mensual "es costumbre", y que no está reglada.

Otras fuentes próximas al centro informan a Pilar Santos de que con Felipe VI continúa esta misma periodicidad, aumentada a dos al mes si pasa algo de gran relevancia y con citas anuladas en época de vacaciones estivales si no hay nada apremiante.

Ni Defensa ni el CNI han querido comentar estos extremos. Los despachos de la directora del CNI con la ministra Robles no se reflejan en la agenda pública de la titular de Defensa. Sí se recogen sus visitas institucionales al centro. La última, el pasado 11 de febrero.