Contratos con el Ayuntamiento

Las claves para entender la estafa de las mascarillas en Madrid

  • Dos empresarios, que obtuvieron un contacto del Ayuntamiento a través del primo de Martínez-Almeida, llegaron a recibir 6 millones de euros y ahora están acusados de tres delitos

Las claves para entender la estafa de las mascarillas en Madrid
4
Se lee en minutos
Miguel Ángel Rodríguez
Miguel Ángel Rodríguez

Periodista

ver +

Al comienzo de la pandemia, cuando el número de muertos por coronavirus alcanzaba su cifra récord, se gestaba en Madrid el pelotazo de las mascarillas. Dos empresarios cobraron comisiones cercanas a los seis millones de euros a través de contratos con el Ayuntamiento de la capital. Los movimientos de grandes cantidades de dinero alertaron a la Fiscalía Anticorrupción, cuya querella ha sido aceptada por los tribunales.

¿Quiénes son los protagonistas?

  • Luis Medina, hijo del fallecido Duque de Feria y de la modelo Naty Abascal, es uno de los empresarios que firmó un contrato con el Ayuntamiento de Madrid por el que recibió una comisión cercana al millón de dólares. La investigación de la Fiscalía Anticorrupción sostiene que fue él quien contactó con el consistorio a través del primo del alcalde.
  • Alberto Luceño es el segundo empresario que llegó a acuerdos con el Ayuntamiento, presentándose como agente exclusivo con fábricas a su disposición en China para acceder a los productos, que entonces escaseaban en el mercado internacional. Recibió casi 5 millones de dólares en comisiones.
  • Carlos Martínez-Almeida es el primo del alcalde José Luis Martínez-Almeida. Licenciado en Derecho por la Universidad Complutense de Madrid, tiene un despacho de abogados, Martínez-Almeida Abogados. Presuntamente, fue quien puso en contacto a ambos empresarios con los responsables de compras del Ayuntamiento.
  • Elena Collado es la coordinadora general de Presupuestos y Recursos Humanos del Ayuntamiento de Madrid desde 2019 y la encargada de negociar los contratos con Medina y Luceño. Siempre vinculada al PP, fue secretaria de Estado de Función Pública bajo las órdenes del exministro de Hacienda Cristobal Montoro.
  • José Luis Martínez-Almeida, el alcalde Madrid, asegura desconocer lo que ha ocurrido, pese a que mantuvo una llamada con uno de los empresarios para agradecerles una donación de mascarillas que habían incluído en el contrato.

¿Cuáles fueron los hechos?

En marzo de 2020, días antes de que el Gobierno declarara el estado de alarma, los empresarios Luis Medina y Alberto Luceño contactaron con la responsable de compras del Ayuntamiento de Madrid, Elena Collado. Habían llegado hasta ella a través de Carlos Martínez-Almeida, el primo del alcalde, José Luis Martínez Almeida. Se presentaron como "agentes exclusivos" de distintas fábricas de mascarillas en China y ofrecieron la venta de material sanitario.

El 24 de marzo, con los datos de coronavirus disparándose, firmaron un contrato de cerca de 12 millones de euros con el Ayuntamiento de Madrid para suministrar mascarillas, test para detectar covid y guantes. Una semana después, ambos recibieron de un banco de Malasia suculentas transferencias. Medina recibió 999.882 dólares y Luceño 2.999.880 dólares. Este último recibió otras dos transferencias en abril por envíos de material posteriores por un valor total que superaba los 1.910.000 dólares.

Ambos se dieron a un frenético ritmo para gastar el dinero. Medina se compró un yate y Luceño pagó un piso en Pozuelo de Alarcón, tres relojes Rolex y una decena de coches de alta gama.

¿De qué les acusan?

Al observar los movimientos de grandes cantidades de dinero saltaron las alarmas. La Fiscalía Anticorrupción inició una investigación y presentó una querella que ha sido admitida por el juzgado de Instrucción número 47 de Madrid. Anticorrupción les acusa de tres delitos: estafa agravada, falsedad en documento mercantil y blanqueo de capitales.

El primero de ellos, el de estafa agravada, responde a las falsedades ofrecidas por Medina y Luceño al presentarse como "agentes exclusivos" de fábricas chinas. La investigación de la Fiscalía ha demostrado que no era así. Además, inflaron el precio de los productos sanitarios y ocultaron que gran parte era para sus comisiones. El Ayuntamiento pagó a 2 dólares los guantes, 0,38 céntimos para la empresa productora y 1,62 euros para las comisiones.

Al recibir las comisiones, ambos empresarios recibieron peticiones por parte de los bancos para que justificaran tales cantidades. En este caso, entregaron documentos que les acreditaban como agentes exclusivos de esas empresas. Sin embargo, se han demostrado falsos, lo que les enfrenta al delito de falsedad en documento mercantil. Por último, se les acusa de blanqueo de capitales por el intento de ocultar las comisiones mediante compras de productos de lujo.

¿Cuál es la implicación de Almeida?

El alcalde de Madrid ha asegurado en todo momento desconocer estos hechos. Sin embargo, el sumario de la causa que ha abierto el juzgado de Instrucción número 47 de Madrid recoge unos mensajes entre Luceño y Collado en los que el primero afirma que Martínez-Almeida habló con Medina: "Ya me ha dicho Luis que le llamó Almeida". El alcalde ha reconocido este contacto, aunque asegura que solo fue para agradecerle una donación de mascarillas que habían incluido en el negocio.

Este viernes, el alcalde justificó ante los medios que no se denunciara a los dos comisionistas porque el consistorio no les pagó "un solo euro". Martínez-Almeida explicó que el Ayuntamiento "sólo paga a la empresa" y que la relación que esta mantenga después con los dos empresarios ellos la ignoraban. "Si nosotros no sabemos que el dinero ha llegado a estas dos personas porque sólo hemos pagado a la empresa es muy difícil que podamos hacer cualquier tipo de denuncia", insistió.