Seísmo en la Monarquía

Inglaterra sí podrá juzgar al rey Juan Carlos porque le retira la inmunidad

La Zarzuela no quiere comentar la decisión del magistrado Nicklin y se remite al abogado del emérito

El Rey Juan Carlos, en una imagen de archivo

El Rey Juan Carlos, en una imagen de archivo / EUROPA PRESS

4
Se lee en minutos
Begoña Arce
Begoña Arce

Periodista

ver +
Tono Calleja
Tono Calleja

Periodista

ver +
Cristina Gallardo
Cristina Gallardo

Periodista

ver +

El Tribunal Superior de Londres ha dictaminado este jueves que el rey Juan Carlos I no tiene inmunidad legal en Inglaterra tras su abdicación y, por tanto, puede proceder la demanda por acoso interpuesta en su contra por su examante Corinna zu Sayn-Wittgenstein. En la sentencia, el juez Mattew Nicklin destaca que en la causa no se ha presentado ninguna prueba "por o en nombre del Estado español, o el rey Felipe VI", afirmando que el acusado forma parte de la Casa del Rey. Tampoco ha habido ninguna reclamación, por el Estado español, que declare la inmunidad respecto de la demanda interpuesta contra Juan Carlos I.

Documento

Texto íntegro de la sentencia del Tribunal de Justicia de Londres sobre la inmunidad del rey Juan Carlos

"La reclamación de la demandante se basa en una conducta de acoso por parte del demandado" y "tales actos no entran dentro de la esfera de la actividad gubernamental o soberana", señala el juez Mattew Nicklin y, por tanto, la demanda de inmunidad ha sido rechazada.

"Si los actos de vigilancia alegados por la demandante, fueron realizados por agentes del Centro Nacional de Inteligencia (CNI), podrían gozar de inmunidad estatal, pero el Estado español no ha reclamado dicha inmunidad y no está claro qué papel preciso desempeñaron los agentes del CNI en los en los supuestos actos de acoso", señala la sentencia. El juez considera que "no se ha logrado demostrar ninguno de los fundamentos para defender la existencia de inmunidad de Estado y, por tanto, la demanda debe seguir adelante".

"En aras de la claridad, se requerirá que la demandante modifique detalles de la reclamación para aclarar que los hechos imputados contra el general [Félix] Sanz Roldán se habrían llevado a cabo por él a título personal", continúa el magistrado.

"Esta es la primera etapa en el camino hacia la equidad. Los hechos terribles de este caso serán al fin juzgados”, declara el abogado de Larsen

Fuentes de la Casa del Rey española no han querido comentar la decisión y remiten al abogado del exjefe de Estado, Javier Sánchez-Junco, informa Pilar Santos. "La sentencia de hoy demuestra que el acusado no puede esconderse detrás de una posición, un poder, o un privilegio cualquiera para evitar este proceso", ha señalado en un comunicado Robin Rathmell, abogado de Larsen. "Esta es la primera etapa en el camino hacia la equidad. Los hechos terribles de este caso serán al fin juzgados”. 

La corte londinense señala también que Constitución de España no regula el régimen jurídico de un rey abdicado, pero que el Real Decreto de abdicación estableció que Juan Carlos I continuaría usando el título de rey de por vida, pero como título "honorario". Agrega que el rey emérito se retiró de la vida pública el 2 de junio de 2019 y que desde agosto de 2020 reside en Emiratos Árabes Unidos.

En sus alegaciones, según recuerda la resolución del tribunal inglés, el rey emérito reconoció que su inmunidad en España "no lo colocaba por encima de la ley", si bien sólo era responsable en España ante el Tribunal Supremo, que es el órgano ante el que está aforado.

Además, la sentencia resalta que si se considerara de forma "cruda" los argumentos del abogado de Juan Carlos I, de que su inmunidad se mantiene en todos los ámbitos, podría darse un caso excepcional: "Si mañana entrara en una joyería en Hatton Garden y robase un anillo de diamantes, no podría enfrentar ningún proceso civil o penal en esta jurisdicción (a menos que el Estado español renuncie a su inmunidad). Nada en los principios del derecho internacional o el respeto a la dignidad y soberanía del Estado español obliga tal a conclusión".

Noticias relacionadas

La solicitud de inmunidad la argumentó Juan Carlos I asegurando que forma parte de la familia del actual rey Felipe VI, siendo éste su "hogar", ante lo que la corte inglesa responde que cualquiera que fuera el estatus especial que retuvo bajo la ley y la Constitución española, ya había dejado de ser jefe del Estado y, por lo tanto, ya no disfrutaba de este.

Vigilancia, acoso y difamación

En su demanda, la examante del rey emérito le acusa de acoso para tratar de recuperar los 65 millones de euros que le había transferido en el 2012 una donación "irrevocable", según la beneficiaria, que posee dos mansiones en Inglaterra, donde actualmente reside. De acuerdo con Larsen, Juan Carlos también pretendía reanudar la relación sentimental, a lo que ella se negaba. A partir de la ruptura, Larsen alega haber sufrido amenazas haber estado sometida a seguimientos, vigilancia y a acusaciones y difamación entre su círculo de negocios lo que ha afectado a su carrera como empresaria.