Sesión de control

Aragonès acota la colaboración olímpica con Aragón al ámbito "técnico"

  • El 'president' atribuye a la comunidad aragonesa un papel secundario, de apoyo en el mejor de los casos

  • Reunión fuera de agenda del presidente del COE y Vilagrà en Barcelona para afrontar al disparidad de criterios

Pere Aragonès, en el pleno del Parlament.

Pere Aragonès, en el pleno del Parlament. / ACN / BERNAT VILARÓ

2
Se lee en minutos
Xabi Barrena
Xabi Barrena

Periodista

Especialista en información sobre el Govern de Catalunya, de ERC y en el seguimiento de la actualidad del Parlament.

Escribe desde Barcelona

ver +

El ‘president’ Pere Aragonès ha defendido este miércoles la jerarquía de las comarcas de los Pirineos para decidir si quiere optar o no a unos Juegos Olímpicos (de invierno, el año 2030) y, al tiempo, ha aseverado que la candidatura que iba a trazar su Govern, si en la consulta popular gana el 'sí', es meramente técnica. Y en este apartado no descartó ninguna colaboración con Aragón, pero siempre bajo ese criterio técnico, es decir, “de ver qué infraestructuras se precisan y cuáles son las mejores ubicaciones”. Ninguna cesión de protagonismo, pues.

Las palabras de Aragonès se produjeron horas antes de la reunión entre la 'consellera' de Presidencia, Laura Vilagrà y el presidente del Comité Olímpico Español (COE), Alejandro Blanco. Un encuentro rodeado de misterio, por cuanto no constó en la agenda oficial. Fuentes catalanas señalaron que se trató de una reunión "privada" solicitada hace un mes. Según fuentes de la Generalitat, la 'consellera' mantuvo las afirmaciones vertidas el pasado viernes, en las que insistía, como hizo después Aragonès, en la jerarquía catalana. Es decir, nada de acudir Catalunya y Aragón de la mano y en igualdad de condiciones. "La reunión ha sido técnica", señalaron estas fuentes, que consideran que en este ámbito la parte catalana parte con ventaja respecto a la aragonesa. Fuentes del COE, informa Ignacio Martín, apuntaron que Blanco agendó sendas visitas a Zaragoza y Barcelona, precisamente, tras las declaraciones de la propia Vilagrà.

Así, el 'president', en la sesión de control parlamentario, orilló todo intento de Ciudadanos de abrazar una candidatura conjunta “y en igualdad de condiciones” con la comunidad vecina. Con la reunión con el presidente aragonés, Javier Lambán, el próximo viernes, a la vista, el 'president' insistió en que la candidatura es catalana y para servir a las comarcas pirenaicas. No lo dijo, pero miembros del Govern explican ‘sottovoce’ que se sienten fuertes por cuanto el Comité Olímpico Internacional (COI) “quiere a Barcelona”.

Juegos sin nieve

Desde el otro lado del arco parlamentario, la CUP y los ‘comuns’ aceraron sus críticas por motivos ambientales y económicos. De hecho, Jéssica Albiach, tras aprobar los presupuestos de la Generalitat, hizo suyo buena parte del argumentario de la CUP para oponerse a esas cuentas. A saber, la apuesta por los macroproyectos, como los propios juegos olímpicos, pero también “el mega-casino de Tarragona y la ampliación del aeropuerto de El Prat”.

La posecosocialista Albiach ha acusado al Govern de "chantajear" a las comarcas afectadas, diciéndoles que si quieren más inversiones, infraestructuras o transporte público, "o Juegos Olímpicos o nada".

Noticias relacionadas

Mesas de diálogo

En idéntica línea, Dolors Sabater (CUP) ha reprochado al Govern que "haya tomado partido" y haya "excluido expresamente" de la consulta a las comarcas "más contrarias" a los JJOO (Berguedà, Ripollès y Solsonès). Además de razones climáticas, Sabater ha acusado a Aragonès de querer "acontentar al Estado": "Quien mandará es el COE, no el Govern", sentenció.