Tras cumplir su pena

El exdiputado de Podemos Alberto Rodríguez pide recuperar su escaño

  • Considera que no hay motivo para que no Batet no le devuelva el acta una vez liquidada la condena

 Alberto Rodríguez en el escaño que ocupaba en el Congreso.

Alberto Rodríguez en el escaño que ocupaba en el Congreso. / David Castro

1
Se lee en minutos
Ángeles Vázquez
Ángeles Vázquez

Periodista

Especialista en Tribunales y Justicia

Escribe desde Madrid

ver +
Cristina Gallardo
Cristina Gallardo

Periodista

ver +

El exdiputado de Podemos Alberto Rodríguez se ha propuesto que su pérdida del escaño por la condena que le impuso el Tribunal Supremo no quede ahí. Ahora, aprovechando que el alto tribunal ya le ha comunicado el cumplimiento de su pena, de mes y medio de prisión, que se sustituía por multa, ha pedido a la presidenta del Congreso, Meritxell Batet, que le restituya el acta de diputado, según el escrito al que ha tenido acceso este diario.

Su abogado, Gonzalo Boye, ha decidido dar un nuevo paso cuando menos novedoso y trata de que el exdiputado de la formación morada recupere su escaño. La petición incluye la toma de conocimiento de la Junta Electoral Central (JEC) de la condena impuesta y el auto del Supremo en el que da por liquidada la pena que le impuso por dar una patada a un policía durante una manifestación contra la ley de educación del PP, en 2014.

Restitución

"Teniendo presente la inexistencia de norma legal o constitucional alguna que a usted -le dice a Batet- le habilite para privarme de mi cargo de diputado electo, le solicito tenga a bien, sin más demoras, restituirme en el mismo al no existir ya pena alguna pendiente de cumplir", señala Rodríguez.

El exdiputado de Unidas Podemos aprovecha para quejarse también de que la condena quedó cumplida el 5 de diciembre, pero no se le notificó por el Supremo hasta el pasado día 23 en un auto fechado el día 20 y que firman todos los magistrados que formaron la Sala que le juzgó.

Sin precedentes

Noticias relacionadas

Nunca se ha restituido un escaño a un condenado a pena de prisión. Ni siquiera una vez cumplida la pena. No obstante, en su caso no plantearía problemas, porque ninguna de las personas que le seguían en la lista electoral aceptó ocupar el escaño que había quedado vacante.

Rodríguez anunció en el propio juicio que llegaría hasta los tribunales europeos, si no era absuelto. El Supremo ya rechazó hace unos días el incidente de nulidad de actuaciones que presentó, requisito imprescindible para que pueda acudir en amparo ante el Tribunal Constitucional.