Anuncio de Casado

El PP llevará la ley de vivienda al Constitucional y no la aplicará sus autonomías

"En ningún caso se produce un intervencionismo radical", se defiende la ministra Sánchez

El líder del PP, Pablo Casado, durante su intervención en la mesa redonda ’Unidad nacional y Estado autonómico frente al nacionalismo’, el pasado 31 de agosto de 2021 en Barcelona.

El líder del PP, Pablo Casado, durante su intervención en la mesa redonda ’Unidad nacional y Estado autonómico frente al nacionalismo’, el pasado 31 de agosto de 2021 en Barcelona. / EFE / QUIQUE GARCÍA

3
Se lee en minutos
El Periódico

El líder del PP, Pablo Casado, ha anunciado este miércoles que su formación llevará al Tribunal Constitucional la ley de vivienda y no la aplicarán en sus comunidades autónomas. A su entender, "este intervencionismo es suicida" y demuestra que España tiene "el Gobierno más radical de la Unión Europea". En una entrevista en Telecinco, Casado ha señalado que esa intervención en el mercado del alquiler lanza un "mensaje de inseguridad jurídica" y ha señalado que un Gobierno no puede "interferir" en la libertad y en la propiedad privada.

El jefe de la oposición ha avisado que con las medidas del Gobierno lo que va a suceder es que la gente no ponga sus pisos en alquiler y al final haya menos pisos. Es más, ha añadido que no es una cuestión de dar ayudas sino de dar seguridad jurídica, que vengan a España los inversores y que los jóvenes tengan empleo porque así podrán acceder al alquiler.

Por eso, ha anunciado que el PP llevará la decisión del Gobierno de "intervenir" el mercado del alquiler ante el Constitucional. "Sánchez es rehén de sus socios radicales y es una pena que España tenga el Gobierno más radical de la UE", ha manifestado, para recordar que su partido también llevó al TC la ley de alquileres de Catalunya.

Apoyo en Madrid

La Comunidad de Madrid ha anunciado esta tarde que defenderá a los propietarios y les "blindará" frente al proyecto de Ley de Vivienda nacional "intervencionista" que han pactado el PSOE y Podemos y que, en caso de aprobarse, obligará a los grandes propietarios a bajar los alquileres y congelará el precio a los particulares.

"Lo que hemos conocido nos parece de una enorme gravedad porque cercena la libertad de los ciudadanos. No se puede poner en riesgo a quienes han ahorrado toda su vida. Es una medida intervencionista, que no puede tener cabida en una democracia liberal y avanzada", ha manifestado, en declaraciones a Europa Press, la consejera madrileña de Medio Ambiente, Vivienda y Agricultura, Paloma Martín.

Más Madrid ha tuiteado este miércoles, a cuenta de la Ley de Vivienda anunciada por el Gobierno, que el alcalde de la capital, José Luis Martínez-Almeida, no va a hacer "nada" para regular los precios de los alquileres, a lo que el también portavoz del PP ha replicado: "Exacto". Pasadas las 11.30 horas, Más Madrid ha lanzado el primer mensaje, con el texto "Lo que hará Almeida para regular los precios de los alquileres en Madrid" acompañado de una fotografía con la palabra "nada" en mayúsculas y en letras blancas sobre un fondo negro.

Media hora después, en la misma red social, José Luis Martínez-Almeida ha necesitado solo una palabra para replicar al principal partido de la oposición: "Exacto".

El Gobierno se defiende

Antes de este anuncio, la ministra de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana, Raquel Sánchez, ha asegurado que los propietarios pueden estar tranquilos con la ley de vivienda porque "en ningún caso se produce un intervencionismo radical" y se ha mostrado convencida de que los fondos seguirán invirtiendo en España.

Noticias relacionadas

Sánchez ha señalado, en una entrevista en Onda Cero, que el anteproyecto de Ley por el Derecho a la Vivienda establece "una serie de medidas que no hacen totalmente inviable a esos grandes fondos de inversión que inviertan en nuestro país, que sigue siendo atractivo por muchas más cuestiones".

En esa línea, ha destacado que el acuerdo alcanzado ayer entre los socios de Gobierno sobre la ley de vivienda no tuvo un impacto negativo en las grandes empresas afectadas que cotizan en bolsa, y ha defendido la regulación porque "el mercado estaba desbocado y algo había que hacer".