Entrevista al presidente de ERC

Oriol Junqueras: "Si el PSOE arrastra los pies en la mesa de negociación, la comunidad internacional tomará nota"

Oriol Junqueras, en la sede de ERC

Oriol Junqueras, en la sede de ERC / Ferran Nadeu

6
Se lee en minutos
Xabi Barrena
Xabi Barrena

Periodista

Especialista en información sobre el Govern de Catalunya, de ERC y en el seguimiento de la actualidad del Parlament.

Escribe desde Barcelona

ver +

Oriol Junqueras (Barcelona, 1969) recibe a EL PERIÓDICO en su despacho de presidente de ERC. Tras esta década convulsa transcurrida, que incluye un trienio largo en la cárcel y tres entrevistas entre rejas, vuelve el formato clásico de pregunta-respuesta-media sonrisa del entrevistado.

¿Se ha acostumbrado ya a la libertad?

A las cosas buenas se acostumbra uno rápidamente. A los pocos minutos de salir ya te olvidas literalmente de la cárcel, como si ni hubiera existido.

La Fiscalía del Tribunal Supremo, el que le juzgó, señaló que Juan Carlos I había actuado como comisionista. ¿Observa algún agravio en comparación al trato dispensado al independentismo?

Hay que aspirar a una justicia justa y es evidente este no es el caso del Estado español ni por casualidad. Fíjese que cualquier decisión tomada por instancias judiciales y políticas europeas siempre han sido en el sentido contrario de lo que ha hecho el Estado.

"Vincular el independentismo con Putin es un error muy relevante. Precisamos el apoyo de las democracias occidentales"

¿Considera que el 6 y 7 de septiembre del 2017 suponen el talón de Aquiles del relato del independentismo, que siempre se ha imaginado muy democrático?

Al contrario. Lo que se hizo fue buscar una medida legal que subrayase la opción de que hubiera un referéndum, algo que la Constitución no prohíbe. Lo intentamos de todas las formas posibles y el Estado siempre lo bloqueó.

Se acerca la segunda reunión de la mesa de negociación y parece que genera controversia, dentro del propio independentismo.

Siempre hemos defendido que la solución al conflicto es multilateral, porque siempre afecta a muchos niveles institucionales. Y la mesa de negociación es un primer paso. Y si acudimos con entusiasmo, podemos ganarnos la confianza de la sociedad catalana y de una parte de la comunidad internacional, que apuesta por la negociación. Cuando la comunidad internacional se dirige a nosotros, no nos dice, de momento, que está dispuesta a apoyar la independencia, pero sí que nos quiere acompañar en la lucha contra la represión, caso de la Asamblea de Parlamentarios del Consejo de Europa, y en el camino de la negociación. Y como el reconocimiento internacional nos es imprescindible, sería un error imperdonable no hacer caso a estas demandas.

¿La comunidad internacional está pendiente de lo que suceda en la mesa de negociación?

Hay una parte de la comunidad que, por muy diversas vías, nos hace llegar su convicción de que la mesa es un éxito político, porque permite afrontar el conflicto político desde el diálogo y la negociación. Cuanto más sinceros seamos en la defensa de la mesa y más arrastren los pies otros [por el PSOE], más razones damos a aquellos que nos quieren acompañar.

Entrevista con el presidente de ERC, Oriol Junqueras. / Ferran Nadeu

¿Vincular el independentismo al Gobierno de Putin, es una decisión acertada?

Es un error muy relevante, porque nuestra independencia precisa del reconocimiento de las democracias occidentales. Cualquier aproximación a cualquier Estado que no cumpla con los estándares democráticos occidentales nos aleja mucho de nuestro objetivo.

Gabriel Rufián dijo una vez que el PSOE solo se sienta a negociar si se le obliga. ¿Cree que solo pactará en la mesa de negociación si ve que no tiene otra opción?

Tenemos que acumular la suficiente fuerza democrática como para que no le quede la posibilidad de no negociar. Tenemos que ser más fuertes y tejer complicidades, también con los observadores internacionales.

Esta mesa tiene un horizonte de dos años. En 2023 están previstas elecciones generales. La coyuntura no ayuda a un pacto. ¿Estaremos ese año en un callejón sin salida?

Lo estaremos en función de cómo hayamos sido capaces de defender la mesa de negociación y de la actitud de otros agentes políticos. Si nosotros somos los únicos que la defendemos con entusiasmo y otros [el Gobierno del PSOE] arrastran los pies, es evidente que tenemos más posibilidades de lograr apoyos dentro y fuera de nuestro país. Porque es lo que nos piden que intentemos.

"Tenemos que acumular la suficiente fuerza democrática como para que al Estado no le quede la posibilidad de no negociar"

La alternativa al Gobierno PSOE-UP es uno con el PP, ¿es estratégico para ERC ayudar a Sánchez a mantenerse en la Moncloa?

Lo único estratégico para ERC es el progreso y el bienestar de los ciudadanos. En todo aquello que podamos ayudar a ese progreso, ayudaremos. Pero el PSOE debe ser consciente de que si sus decisiones son contrarias a los valores democráticos que nosotros defendemos o son contrarias a los derechos y necesidades de la mayoría social catalana, es evidente que no coincidiremos con ellos.

Si fracasa esta mesa, ¿el objetivo del independentismo es propiciar otra mesa y así 'ad eternum'?

No. El objetivo del independentismo es la independencia y la mesa es el mejor camino para avanzar en la construcción de las mayorías políticas y tejer las complicidades imprescindibles para llegar a ella. Y mientras estemos convencidos de ello, es evidente que la defenderemos. Si alguien quiere arrastrar los pies, que asuma las responsabilidades. Porque estamos convencidos que la mayoría de la sociedad catalana y la mayoría de la comunidad internacional tomará nota.

¿Detecta un doble discurso sobre la mesa de negociación en Junts en función de si se efectúa desde dentro del Govern o desde fuera?

Respeto el debate interno de otras fuerzas y, como creo que las mejores decisiones políticas son las que toma ERC, considero que si todos actuaran con el mismo convencimiento que lo hace Esquerra, estaríamos mucho más cerca de la independencia que si otros [por Junts] optan por caminos menos efectivos.

"Si todos actuaran con el mismo convencimiento que lo hace Esquerra estaríamos mucho más cerca de la independencia que si otros [por Junts] optan por caminos menos efectivos"

Usted, Pere Aragonès, Raül Romeva y Joan Tardà han tratado de aproximarse a los 'comuns'. Tras su última toma de posición sobre lo inadecuado de un referéndum ahora, ¿se dan ya por vencidos?

Nosotros nos dirigimos a los espacios políticos, pero, sobre todo, a los ciudadanos que les dan confianza. Que cada espacio político tome las decisiones que crea y que sean los ciudadanos los que otorguen su confianza.

¿Teme que los 'comuns' estén iniciando un camino que pueda llevar a la renuncia de la defensa del derecho de autodeterminación, como hizo el PSC en el 2012?

Siempre trabajaré por que el electorado otorgue su confianza a aquellos que trabajan para poner en manos de los ciudadanos la elección de su futuro. La mayoría de los ciudadanos prefieren confiar en aquellos que confían en ellos más que en aquellos que les niegan la opción de elegir con su voto el futuro.

"Sánchez debe ser consciente de que si sus decisiones son contrarias a los valores democráticos que nosotros defendemos, no coincidiremos con ellos"

¿Debates como los del aeropuerto pueden dar pie a discursos no coincidentes entre ERC y Govern?

La coincidencia es plena. Estamos por mejorar las infraestructuras del país, pero, al mismo tiempo, ello debe ser plenamente compatible con mejorar las condiciones ambientales. El Gobierno español hizo una propuesta de triturar los espacios naturales del delta del Llobregat a sabiendas de que esta propuesta nunca tendrá el aval de la Comisión Europea. Y lo sabe porque el PSOE ha votado a favor de estas directivas. Son perfectamente conscientes. Y lo hace con la esperanza de poder culpar a la parte catalana, que señalamos la existencia de un falso dilema, de que no haya una ampliación de El Prat.

Noticias relacionadas

¿Cómo afecta afecta la polémica de esta semana a la mesa de negociación?

El PSOE no presentó una inversión, sino un proyecto de 'marketing' electoral. Ante esto, siempre los desenmascararemos y nunca les seguiremos el juego. La mesa de negociación es para resolver el conflicto político. Para otras cuestiones, como las infraestructuras, ya hay otros espacios, como las comisiones Estado-Generalitat. No mezclemos las cosas.