Arranque de la Conferencia de Presidentes en Salamanca

Sánchez anuncia 3,4 millones de dosis más de Pfizer en agosto

  • El presidente subraya que con la recepción de las nuevas vacunas se podrá pasar de 13,1 a 16,5 millones de pinchazos, y se podrá anticipar el objetivo del 70%

  • La Moncloa se felicita de que la noticia coge "con el pie cambiado a los barones del PP que habían pedido más vacunas"

Sánchez anuncia la llegada de 3,4 millones de vacunas de Pfizer en agosto. En la foto, Alfonso Fernández Mañueco junto a Pedro Sánchez, en Salamanca. / EFE / J.M. GARCÍA / VÍDEO: EFE

7
Se lee en minutos
Juanma Romero
Juanma Romero

Periodista

Especialista en información de Gobierno y PSOE.

Escribe desde Madrid

ver +

Lluvia de vacunas para intentar aplacar las quejas de los barones autonómicos del PP. Pedro Sánchez se guardó ese as en la manga para arrancar la XXIV Conferencia de Presidentes, que se celebra este 30 de julio en Salamanca. Anunció que España recibirá 3,4 millones de dosis adicionales de Pfizer en agosto, por lo que se podrá "anticipar" el objetivo del 70% de inmunidad de grupo algo antes de lo previsto.

El jefe del Ejecutivo quiso así tomar la iniciativa en el comienzo de la cumbre autonómica, la última gran cita política antes del parón veraniego. Lo hizo durante un breve discurso de apertura junto al anfitrión de la conferencia, el presidente de Castilla y León, el popular Alfonso Fernández Mañueco, en el claustro de Colón del convento de San Esteban. Sánchez recordó que hace un año, en la primera cumbre presencial que se celebró tras el confinamiento, en La Rioja, no había vacuna, España estaba saliendo de la primera ola, se seguía destruyendo empleo y el PIB había caído un 21,6%. Ya se había trabado el acuerdo entre los Veintisiete para liberar los fondos europeos (140.000 millones para España), pero no existía aún el "vehículo", ni el plan de recuperación.

"Hemos avanzado para bien", subrayó. Ahora, resalto, ya hay vacuna y el 56% de la población española está "protegida" frente al virus con pauta completa y el 66% con al menos un pinchazo. Fue entonces cuando enlazó con el anuncio que, minutos después, reproduciría a los presidentes autonómicos ya a puerta cerrada: ayer jueves la ministra de Sanidad, Carolina Darias, cerró con Pfizer la llegada de 3,4 millones de dosis adicionales durante el mes de agosto. "Nos va a permitir pasar de 13,1 millones de dosis administradas a 16,5 millones y por tanto anticipar ese objetivo que nos hemos marcado todas las instituciones: que el 70% de la población esté completamente vacunada, con la pauta completa, antes de que termine agosto -subrayó-. Es una muy buena noticia que demuestra el compromiso de todos, de todas las instituciones, del Gobierno de España y de las comunidades autónomas, por acelerar esta estrategia de vacunación, que está siendo un rotundo éxito". Fuentes de la Moncloa añadieron que España ha empezado a donar 22,5 millones de dosis comprometidas a nivel internacional.

"Juntos hemos sufrido y juntos tenemos que vivir esta recuperación", de la mano de los agentes sociales "y de las comunidades autónomas", subraya el presidente

Ya ayer jueves, en su comparecencia de balance del semestre, Sánchez se congratuló del ritmo de inmunización en España. "Medalla de oro", dijo, ya que es el país, de entre los grandes, que lidera la pauta completa. Y donde no existe, además, un movimiento de rechazo, como insistía la semana pasada en las sucesivas entrevistas que dio a medios americanos. España está a la "vanguardia del planeta", aseguró desde Salamanca, después de congratularse de la buena marcha de la economía, razones para "abonar el optimismo". "Juntos hemos sufrido y juntos tenemos que vivir esta recuperación", de la mano de los agentes sociales, prosiguió, "y de las comunidades autónomas".

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, preside el plenario de la XXIV Conferencia de Presidentes, reunida este 30 de julio en el convento de San Esteban de Salamanca.

/ EFE / JUANJO MARTÍN

Foto de familia con el Rey

Sánchez ponía así en valor el diálogo institucional y multilateral después de las numerosas quejas de los barones del PP. Sin ir más lejos, la más beligerante de todos ellos, la presidenta madrileña, Isabel Díaz Ayuso, ha reiterado una y otra vez que no volverá a acudir a una cumbre autonómica si no se "cumple el reglamento". Los dirigentes populares han criticado que no se preparara a fondo la cita y no se convocara con mayor antelación. Fuentes del Gobierno, sin embargo, defienden que no son más que "excusas" y que España no ha salido aún de la "excepcionalidad", lo que explica que la conferencia de este viernes sea extraordinaria y no se trabajara previamente el orden del día, aunque insistieron en que asuntos como la vacunación o los fondos europeos llevan siendo objeto de deliberación durante meses.

Mañueco, anfitrión de la cita, reconoce que la noticia de llegada de más dosis es "muy positiva" y espera que el diálogo sea "fructífero"

Desde la Moncloa, se felicitaban del impacto del anuncio del presidente, pues había "cogido con el pie cambiado" a los barones del PP que habían pedido más vacunas, caso de Alberto Núñez Feijóo (Galicia), Isabel Díaz Ayuso (Madrid), Fernando López Miras (Murcia) y Juanma Moreno (Andalucía). Y también las había reclamado el presidente de Castilla y León, Alfonso Fernández Mañueco, quien tras escuchar el discurso de bienvenida de Sánchez, reconoció que la llegada de más dosis en agosto es una noticia "muy positiva". El dirigente popular confió en que la XXIV Conferencia de Presidentes sirva como "punto de inflexión" para avanzar en la "cogobernanza". Confió en que el diálogo sea "fructífero" para llegar a acuerdos entre todos en un momento de la pandemia que ha obligado a "cambiar". Una postura bastante menos guerrillera que la de Ayuso, que había asegurado que iba a la cumbre con "pocas perspectivas positivas".

La única ausencia de esta cita es la del 'president' de la Generalitat, Pere Aragonès. Sí se apuntó a última hora el lendakari, Iñigo Urkullu. Los presidentes compartieron primero la foto de familia en la plaza Mayor de Salamanca con Sánchez y con el Rey. Después, todos se desplazaron al convento de San Esteban de la ciudad castellanoleonesa y, tras el café, Felipe VI se marchó para que pudiera dar comienzo la deliberación.

El rey Felipe VI y el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, saludan a los presidentes autonómicos en la plaza Mayor de Salamanca antes del arranque de la XXIV Conferencia de Presidentes, este 30 de julio.

/ EUROPA PRESS / MANUEL LAYA

"Vacunar más y más rápido"

Las comunidades del PP, sin embargo, no quedaron plenamente satisfechas tras el anuncio de Sánchez de más vacunas (y de más fondos). El andaluz Juanma Moreno indicó que el Gobierno debe exigir a la UE que tenga en cuenta el criterio de población flotante en el reparto de las dosis y envíe más a España en verano por el turismo, no para proteger a los visitantes, sino a la población española, "que está más expuesta". Para el gallego Alberto Núñez Feijóo, el refuerzo anunciado por Sánchez es "insuficiente, dado que aún así seguirían siendo muchas menos que las vacunas disponibles en junio". El jefe de la Xunta propuso reconsiderar el uso del suero de Janssen para los menores de 40 años y contar "cuanto antes" con una estrategia nacional de vacunación para los próximos meses, así como abordar debates como la posibilidad de una tercera dosis o la inmunización de menores. "Hay que vacunar más y más rápido", apuntaló el presidente de Murcia, Fernando López Miras. Mismo mantra esgrimió la madrileña Isabel Díaz Ayuso.

Los barones del PP siguen pidiendo más vacunas y una ley de pandemias, regulación común que también reclama Urkullu

Los dirigentes populares se unieron también en la demanda, ya reiterada por su jefe de filas, Pablo Casado, de una ley de pandemias, un marco legal que dé "herramientas" a las comunidades para decretar medidas. "En España hay ahora mismo un estado de ingobernabilidad a causa de la falta de esa norma", sostuvo Moreno. Feijóo abogó por una postura "común" respecto a la utilidad de los certificados de vacunación. En esa línea, tachó de "contradicción" que se exigiera, para asistir a la cumbre de Salamanca, o pasaporte covid o PCR negativa y que en cambio "no se ofrezca a los ciudadanos" esa opción para acceder a bares y restaurantes.

Noticias relacionadas

Pero el lendakari, Iñigo Urkullu, también se quejó de la falta de regulación. Remarcó que las comunidades se han encontrado con "obstáculos" para adoptar medidas como el toque de queda nocturno, la limitación de agrupaciones de personas o los cierres perimetrales. "No disponemos de esta cobertura jurídica y sigue siendo necesaria. Seguimos asistiendo a autos y sentencias diferentes por parte de los diversos tribunales. En Euskadi hemos aprobado una ley con los votos de PNV, PSE-EE y Elkarrekin Podemos. Una ley afectada por recursos contra la misma", observó, para advertir de que quizá las administraciones habían ido muy rápido en la desescalada, extendiendo en la sociedad la percepción de que la batalla contra el virus "estaba ganada". Y justo ahora los contagios han ido subiendo por la mayor infectividad de la variante delta.