XXIV Conferencia de Presidentes con Aragonès ausente

Las comunidades gestionarán el 55% de los fondos europeos que España recibirá en 2021

  • Este año se distribuirán 10.500 millones de euros del plan, un 55% de los 19.036 millones que llegarán a nuestro país de la Comisión Europea

  • El próximo lunes se comenzará a estudiar el reparto territorial de los fondos. No será objeto de debate en la bilateral con Catalunya

Foto de familia de la Conferencia de Presidentes celebrada en Salamanca. / EFE / JUANJO MARTÍN / VÍDEO: POOL MONCLOA Y RTVE

8
Se lee en minutos
Juanma Romero
Juanma Romero

Periodista

Especialista en información de Gobierno y PSOE.

Escribe desde Madrid

ver +

La XXIV Conferencia de Presidentes, que este viernes acoge Salamanca, venía precedida por un cierto mal clima, porque los barones del PP habían hecho frente común contra el Gobierno. Demandaban más vacunas y poder participar en la gestión de los fondos europeos. Pedro Sánchez buscó desactivar ambas quejas desde el comienzo de la cumbre autonómica. Anunció más dosis -en concreto, 3,4 millones adicionales en agosto, por lo que podrán administrarse 16,5 millones- y que el 55,5% del dinero que recibirá España de Bruselas durante 2021 será gestionado por las comunidades autónomas.

El presidente, en su primera intervención en el plenario de la conferencia -en la que la única ausencia fue la del jefe de la Generalitat, Pere Aragonès- anunció que este año se distribuirán 10.500 millones de euros a las autonomías. Es decir, un 55,5% de los 19.036 millones que España recibirá de la Comisión Europea en 2021 y un 43% de los 24.197 millones presupuestados este año.

Ya en octubre de 2020, en la conferencia anterior, que se celebró de manera semipresencial y en el Senado (y en la que participó la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen), Sánchez prometió que las comunidades ejecutarían el 50% de los proyectos del plan de recuperación y resiliencia. Ahora, nueve meses después, los fondos ya están lanzados desde Bruselas y el plan español aprobado definitivamente, de modo que ahora el Gobierno podía perfilar aquello que adelantó entonces. Y con el dinero fresco sobre la mesa.

La conferencia sectorial del lunes estará presidida por Montero y participarán en ella los consejeros autonómicos y la FEMP

La distribución de esos 10.500 millones entre las comunidades se comenzará a estudiar no este viernes, sino el próximo lunes, 2 de agosto, por la mañana, en el seno de la Conferencia Sectorial del Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia, órgano que se creó el pasado 21 de enero, que preside el Ministerio de Hacienda -lo hará la propia María Jesús Montero- y del que forman parte los consejeros autonómicos responsables de los fondos europeos y el presidente de la Federación Española de Municipios y Provincias (FEMP), el socialista Abel Caballero, alcalde de Vigo.

"Relevante" la participación en el CPFF

En la tarde del lunes, a partir de las 16 horas, se reunirá en Madrid la comisión bilateral Generalitat-Estado -por primera vez en tres años-, pero el Gobierno ya deja claro de antemano que no abordará en esa cita el reparto de los fondos europeos, porque no es objeto de deliberación en ese órgano. "La bilateral, como fija el Estatut, es para hablar de competencias y de desarrollo estatutario, no está concebida para hablar de los fondos Next Generation. No va en el portfolio de esta reunión. Ahora bien, la Generalitat puede sacar si quiere este asunto en el capítulo de varios", aclaraban fuentes del Ejecutivo mientras se desarrollaba la XXIV Conferencia de Presidentes.

Sánchez, en materia de reto demográfico, anuncia la activación de un plan vivo de 10.000 millones de euros para dar cumplimiento a las 130 medidas impulsadas

Aunque el Ejecutivo considera "muy relevante" que el 'conseller' Jaume Giró participara el pasado miércoles del Consejo de Política Fiscal y Financiera, lamenta que Aragonès no viajara este viernes hasta Salamanca, donde se abordan temas que "importan" a los catalanes, sean independentistas o no.

Además, Sánchez anunció a los presidentes, en materia de reto demográfico -el tercer asunto de discusión junto a vacunas y fondos europeos de la cita de este viernes-, la activación de un plan vivo de 10.000 millones de euros para dar cumplimiento a las 130 medidas impulsadas por la vicepresidenta tercera y ministra de Transición Ecológica, Teresa Ribera. Puso en valor que en apenas tres peses ya se han iniciado tres de cada cuatro iniciativas y se ha comprometido "una cantidad superior a los 3.000 millones de euros". El jefe del Ejecutivo pidió alineación de los planes de las comunidades al acuerdo de asociación España-UE mediante "cooperación y colaboración y gobiernos locales".

Varios presidentes autonómicos charlan antes del arranque de la XXIV Conferencia de Presidentes, este 30 de julio en Salamanca.

/ EUROPA PRESS / JESÚS HELLÍN

Sánchez pretendía así neutralizar las quejas con las que llegaron los barones del PP a Salamanca. Pero no logró apagar la protesta. El gallego Alberto Núñez Feijóo instó a "cumplir con lo anunciado" respecto a la gestión de los fondos y consideró "imprescindible blindar la coordinación, transparencia y objetividad en el reparto". Para Juanma Moreno, presidente de la Junta de Andalucía, el Gobierno debe mantener el fondo covid -la inyección extraordinaria de recursos que el Ejecutivo central aprobó en 2020 para las comunidades-, además del dinero procedente de Europa. Una petición que expresó el anfitrión de la cumbre, Alfonso Fernández Mañueco, presidente de Castilla y León, y el murciano Fernando López Miras, para quien ha de mantenerse el fondo covid para destinarlo "a sanitarios y docentes".

Moreno expresó su rechazo a "privilegios" para Catalunya y Euskadi y exigió el mismo trato para Andalucía. Miras, a su vez, exigió a Sánchez que ejerza "una labor de control, justicia y equidad para que los fondos lleguen a las comunidades cumpliendo una función esencial de cohesión territorial". Isabel Díaz Ayuso, la más dura de entre los líderes del PP (como era de esperar), señaló que los demás países ya saben cómo se van a asignar fondos y puso como ejemplo a Alemania, a Francia o a Italia. La presidenta madrileña se teme un reparto “arbitrario” de los recursos. La dirigente popular dejó claro que no quiere "nada federal", se revolvió contra el trato "bilateral" con Catalunya y País Vasco y recriminó a Sánchez que de lo hablado hace un año en La Rioja no se haya "avanzado nada". También censuró que se hable de reto demográfico sin que se aborde el problema de la natalidad.

"Fiscalidad justa, sin agravios"

El lendakari, Iñigo Urkullu, no se centró tanto en la cantidad como en el destino de los fondos europeos. A su juicio, se debe "priorizar" la transformación del modelo socioeconómico: impulsar palancas "como la industria, el desarrollo del capital humano, la ciencia y la tecnología". Y reclamó más poder en la gestión porque las comunidades han de tener "capacidad de actuación y decisión". "Un proyecto país debe de ser un proyecto compartido, diseñado desde la diversidad y a partir de las fortalezas y singularidades de cada comunidad autónoma", sostuvo.

Urkullu pide "priorizar" la transformación del modelo socioeconómico y el socialista Page reclama a sus homólogos lanzar un mensaje de "unidad"

Los presidentes socialistas, como era previsible, no protestaron frente a Sánchez. El valenciano Ximo Puig propuso introducir, dentro de los PERTE (proyectos estratégicos para la recuperación y la transformación económica) autonómicos, mecanismos que den capacidad a las comunidades para "singularizar el apoyo a los sectores industriales singulares". Y planteó asimismo un plan integral para la juventud "que incluya empleo, vivienda, movilidad, salud, educación, cultura, deporte y participación". También reclamó "una fiscalidad justa entre territorios, sin agravios", como siempre ha demandado, en clara alusión a Madrid, a quien se acusa de 'dumping' fiscal. Precisamente Isabel Díaz Ayuso clamó contra los presidentes que hablan de "armonización" y de "fiscalidad justa" porque ello supone "subirle los impuestos a Madrid".

Emiliano García-Page, jefe del Ejecutivo de Castilla-La Mancha, ahora en proceso de distensión con la Moncloa y Ferraz, subrayó que los presidentes autonómicos deben lanzar un "mensaje de unidad", y que las conferencias han de ser "constructivas, desde la lealtad". Un aviso, por su parte, hacia sus homólogos del PP. El barón socialista expresó su preocupación por que los fondos europeos lleguen "pronto" a las empresas y enfatizó que ese caudal de recursos procedentes de Bruselas han generado "expectativa".

Noticias relacionadas

A la XXIV Conferencia de Presidentes de este viernes acudieron, por parte del Gobierno, Sánchez, sus tres vicepresidentas -Nadia Calviño, Yolanda Díaz y Teresa Ribera-, y los ministros de Hacienda, María Jesús Montero; de Sanidad, Carolina Darias, y de Presidencia, Félix Bolaños, más la titular de Política Territorial y portavoz, Isabel Rodríguez. Esta última, junto a Mañueco y al alcalde de Salamanca, Carlos García Carbayo, fueron recibiendo a los 16 presidentes autonómicos a la entrada de la plaza Mayor, donde departieron de forma distendida hasta la llegada del jefe del Ejecutivo, primero, y del Rey, después. El monarca cosechó gritos de "¡Viva España!", "¡Viva el Rey!" y "Viva la unidad de España!", mientras se escucharon algunos insultos contra Sánchez. Tras la foto de familia, no hubo paseo hasta el convento de San Esteban, como estaba inicialmente previsto, sino traslado en vehículo.