Reunión del Cercle d'Economia

El Rey y Aragonès también rompen el hielo ante la plana mayor económica

  • El Monarca y el 'president' mantienen un encuentro informal que la Generalitat minimiza

  • El jefe del Govern dice que los catalanes deben votar la propuesta que salga de la mesa de diálogo

Pere Aragonès conversa con el presidente de Corea del Sur, Moon Jae-in, ante la mirada de Felipe VI, en la Reunión Anual del Cercle d’Economia.

Pere Aragonès conversa con el presidente de Corea del Sur, Moon Jae-in, ante la mirada de Felipe VI, en la Reunión Anual del Cercle d’Economia.

4
Se lee en minutos
Daniel G. Sastre
Daniel G. Sastre

Periodista

Especialista en política catalana y española

Escribe desde Barcelona

ver +
Agustí Sala
Agustí Sala

Redactor jefe de Economía

Especialista en Además de El Periódico, trabajé de 1989 a 1990 en La Economía 16, como responsable de Economía en el Diari de Barcelona, de 1989 a 1990; en la sección de Economía de TVE Catalunya de 1987 a 1989, en Antena 3 de Radio, de 1985 a 1987 y en el Diari Menorca, de 1983 a 1985 y Radio 80-Menorca. Además la licenciatura en Ciencias de la Información por la Universitat Autònoma de Barcelona (1992-1986), tengo un posgrado en dirección general (PDG) 2011-2012y un curso de Márketing Digital y Redes Sociales por la EAE Business School

Escribe desde Barcelona

ver +

Más que con las palabras de su discurso en la reunión del Cercle d'Economia, eminentemente dedicado a las relaciones entre España y Corea, el Rey habló este miércoles con las imágenes. Ante la expectación que había despertado la posibilidad de que se encontrase por primera vez con Pere Aragonès después de su investidura, Felipe VI saludó al presidente de la Generalitat durante un encuentro informal con empresarios. Ambos se hicieron también una foto, en la que aparecen junto al presidente de Corea del Sur, Moon Jae-in, y la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, entre otros.

Por pequeño que sea el gesto, es significativo en las actuales circunstancias políticas. La Generalitat y el Gobierno han iniciado una etapa de deshielo después de muchos años de enfrentamiento: los líderes soberanistas condenados tras la declaración de independencia de 2017 están a punto de ser indultados, y Aragonès y Pedro Sánchez van a retomar el diálogo entre los ejecutivos. Está por ver si la distensión alcanza también a las relaciones entre el Govern y la Monarquía, y por eso los movimientos del Rey se seguían ayer con lupa en Barcelona.

La secuencia comenzó con la llegada del Rey al hotel W, donde se celebra la reunión anual del Cercle d'Economia. Ni Aragonès ni Colau participaron en el recibimiento, y Felipe VI se fue directamente a participar en un encuentro informal entre empresarios coreanos y españoles en una terraza del edificio. Entre otros, estaban presentes Ana Botín (Banco Santander), Pablo Isla (Inditex), José María Álvarez-Pallete (Telefónica), Isaías Táboas (Renfe), Aitor Moll (Prensa Ibérica) o Josep Creuheras (Planeta).

Todos esperaban junto al Rey a Moon Jae-in, el presidente de Corea del Sur, que se incorporó al encuentro cuando llegó. Media hora después, el 'president' y la alcaldesa de Barcelona salieron a ese espacio y fue allí donde coincidieron con Felipe VI.

Según fuentes conocedoras del encuentro, el Rey presentó al presidente coreano tanto a Aragonès como a Colau, y los cuatro mantuvieron una charla de dos minutos. El Monarca fue quien propuso hacer una foto conjunta, informa Pilar Santos. Después, Aragonès se quedó hablando con Moon Jae-in, que está de visita de Estado en España.

Dos fotos diferentes

El encuentro se produjo antes de la cena de gala, a la que Aragonès no asistió. La Generalitat, además, intentó restar toda la importancia a la imagen entre el 'president' y el Rey. Mientras que la Casa Real divulgaba la foto de grupo, para el Govern el saludo entre ambos fue "menos que un hola". De hecho, la Generalitat eligió otra imagen para ilustrar el momento, en la que se ve a Aragonès hablando solamente con el presidente coreano mientras Felipe VI los mira.

La visita del Rey ya había provocado quebraderos de cabeza en la Generalitat, que en esta nueva etapa ha decidido que suavizará su veto al Monarca: de intentar no coincidir con él, como se ha hecho desde 2018, ahora el Govern irá, independientemente de si está o no, a los actos donde crea que debe defender los intereses de Catalunya. A pesar de ese cambio, Aragonès no asistió a la cena de gala -sí lo hizo Colau-, y la Generalitat estuvo finalmente representada por la 'consellera' de Presidència, Laura Vilagrà (ERC), y la de Exteriors, Victòria Alsina (JxCat).

En su discurso en la cena, el Rey subrayó la importancia de que, tras la crisis del coronavirus, "empresa, economía y política" caminen juntos con el objetivo de afrontar "la reconstrucción". Además, destacó la labor del presidente del Círculo de Economía, Javier Faus, por su "defensa decidida del papel que Barcelona y Catalunya deben ejercer en España y en el resto de Europa".

El Rey también afirmó que España, "como otras naciones amigas, tiene el firme propósito de impulsar su economía para hacerla más productiva, más fuerte, más moderna, más sostenible y, en definitiva, con una mayor capacidad de adaptación antes futuros contratiempos".

Aragonès había inaugurado la reunión del Cercle, que se prolongará hasta el viernes, con un discurso también conciliador, en el que habló de la mesa de diálogo entre gobiernos y dijo en dos ocasiones que, si se llega a un acuerdo en ese foro, deberá presentarse a los catalanes para que se pronuncien sobre él.

Noticias relacionadas

Sus palabras enlazan con la voluntad de los socialistas -expresada con claridad por el PSC- de que los catalanes voten la propuesta que salga de la mesa de diálogo. Sin embargo, las diferencias de fondo son grandes: los socialistas no aceptan que entre las opciones elegibles por los ciudadanos esté la independencia, y querrían que el acuerdo entre el Gobierno y la Generalitat tuviera la forma de un nuevo Estatut. Para Aragonès, en cambio, el punto de partida de las conversaciones es la reclamación de la autodeterminación y de la "amnistía" para los presos.

Retomando el hilo del presidente del Cercle, que minutos antes había posicionado a la entidad que dirige a favor de los indultos, Aragonès también hizo ilusión a la medida cuando mencionó "los pasos adelante de las próximas semanas". Pero además animó al Gobierno a ir más allá y a "presentar su propuesta" para Catalunya en la mesa de diálogo.