El desenlace de la negociación

Aragonès y Sànchez sellaron el acuerdo del Govern el fin de semana en dos masías

Casa Soler de n’Hug (Prats de Lluçanès)

Casa Soler de n’Hug (Prats de Lluçanès)

2
Se lee en minutos
Xabi Barrena
Xabi Barrena

Periodista

Especialista en información sobre el Govern de Catalunya, de ERC y en el seguimiento de la actualidad del Parlament.

Escribe desde Barcelona

ver +

Tras 72 horas sin ninguna actividad negociadora, en concreto desde que el miércoles la CUP juntara a los dos archienemigos y socios en funciones de ERC y Junts en una mesa, los dos líderes de cada bando en estas conversaciones, Pere Aragonès y Jordi Sànchez decidieron imprimir una marcha más a las reuniones y plantearon un fin de semana de retiro no monacal, pero si comarcal. Fue el republicano el que llamó al posconvergente, una vez que ambos vieron como el gran impedimento que presidía las negociaciones, el nuevo ‘estado mayor’ del independentismo y el papel del Consell per la República, habían quedado apartados en esa reunión con los anticapitalistas.

Así, el sábado se vieron en Prats del Lluçanès (en la comarca del Lluçanès, la última en incorporarse a la organización territorial catalana). La reunión tuvo lugar en la ‘eixida’ (una especie de porche) de la masía Soler de n'Hug, de la familia de Isaac Peraire, vicesecretario general de Vertebració Territorial de ERC y, elemento clave, el representante único de los republicanos en el CxR. En casa, por tanto, de alguien capaz de generar empatías.

La reunión duró entre las 10 de la mañana y hasta las 20.30 horas, en horario intensivo y con desayuno y almuerzo en la misma masía. Como colación los negociadores dieron cuenta con ahínco de los embutidos que produce la familia Peraire, en especial del fuet y la longaniza. La mañana se dedicó a acordar la parte estratégica, con el trabajo ya adelantado del prepacto alcanzado en el C.P. Lledoners, el Primero de Mayo.

Masía de Can Magarola (Alella)

/

Paseo por la finca

El almuerzo fue rápido. Comida preparada (pollo) del Avi Ciscu de Prats de Lluçanès y de postres, coca de Cal Finus. Apoyo al comercio local, Tras el ágape se abordaron las cuestiones programáticas y de estructura de Govern. Huelga decir que se decretaron recesos y se realizaron paseos por la extensión de la finca.

En concreto, Aragonès, Sànchez y varios miembros de la familia Peraire, entre ellos el político, su hermano y su padre (el propietario de la finca) se acercaron a donde se guardan las vacas y ovejas. El ambiente fue muy distendido y Sànchez hizo más de una referencia a su situación personal, como recluso del C.P. Lledoners y el placer que le daba estar en ese entorno.

Noticias relacionadas

Ya de noche, ambos políticos, ante los temas aun pendientes que quedaban, se citaron para seguir al día siguiente. Se cambió el emplazamiento. Esta vez, al Maresme.

En concreto, a otra masía, Can Magarola de Alella, municipio con alcalde republicano (con mayoría absoluta). Allí el horario fue de 9.30 de la mañana a las 18.00 horas. En esta masía fortificada, sede de le denominación de origen vitivinícola Alella, propiedad del ayuntamiento (lugar habitual de las cenas navideñas de los trabajadores municipales) el republicano y el posconvergente remataron el pacto. Todo ello entre paseos y llamadas a los respectivos equipos.