Camino al 4-M

Casado hace suyo el éxito de Díaz Ayuso y recuerda las críticas cuando la eligió como candidata

  • "Acerté cuando me fijé en ella en el año 2005", señala antes de evitar pronunciarse sobre si será la presidenta del PP de Madrid

  • Asegura querer "tener las manos libres" tras los comicios y que Vox ofrezca "estabilidad parlamentaria" desde fuera del Gobierno

MADRID  10 04 2021 - El presidente del PP  Pablo Casado y la presidenta de la Comunidad de Madrid  Isabel Diaz Ayuso  a su llegada a la inauguracion del Congreso de Nuevas Generaciones del PP celebrada este sabado en Madrid  EFE David Fernandez

MADRID 10 04 2021 - El presidente del PP Pablo Casado y la presidenta de la Comunidad de Madrid Isabel Diaz Ayuso a su llegada a la inauguracion del Congreso de Nuevas Generaciones del PP celebrada este sabado en Madrid EFE David Fernandez / David Fernandez

Se lee en minutos

El futuro de Pablo Casado está ligado al de Isabel Díaz Ayuso en las próximas elecciones madrileñas del 4-M. Si la candidata del PP gana, como sostienen las encuestas, podría hacer sombra al presidente de los populares y si pierde sería un duro batacazo para el proyecto de Casado. Las expectativas para el líder de los conservadores, por tanto, no son halagüeñas. Ante este escenario, Casado ha apostado por hacer suya la figura -y la hipotética victoria- de Díaz Ayuso.

"Lo que me llegaron a decir por poner a Ayuso y a [José Luis Martínez] Almeida de candidatos. Propios y ajenos...", ha dejado caer el líder del PP, reivindicado su decisión en 2019 de situar a ambos políticos como cabezas de lista a la Comunidad de Madrid y al Ayuntamiento de la capital pese a las críticas dentro de su propio partido. En una entrevista en ABC, Casado ha querido dejar claro que el mérito es suyo Y que fue él quien impulsó a la presidenta madrileña en funciones . "Acerté cuando me fijé en ella en el año 2005", ha remarcado.

Estas no han sido las únicas alusiones a la candidata popular. Durante una hora de entrevista, Casado ha sacado pecho en varias ocasiones de la renovación que impulsó en el partido durante su primer año a los mandos, tras la marcha de Mariano Rajoy. En ese recambio de liderazgo, una de las figuras más importantes para el líder del PP es Díaz Ayuso, junto a Martínez-Almeida, a los presidentes de Murcia y Andalucía, Fernando López Miras y Juan Manuel Moreno, respectivamente. "Lo importante es que el poder territorial es un equipo en la sombra", ha sentenciado.

Además, Casado se ha mostrado muy duro al hablar de la situación en la que se encontró al partido: "se iba electoralmente, estaba endeudado, fracturado electoralmente y dividido internamente". Así, ha ensalzado su gestión para lograr una "consolidación territorial" y "empezar a apoyar a nuevos valores y poner de referencia a los que llevaban tiempo agotados". A este respecto, ha sido preguntado sobre si en esta renovación de la formación, Díaz Ayuso será la nueva presidenta del PP de Madrid. Casado ha evitado pronunciarse sobre este asunto confiándolo a los militantes.

Recuperar al electorado

Noticias relacionadas

De cara al 4-M y ya con la vista puesta en las futuras elecciones generales (serán en 2023 salvo adelanto), Casado ha llamado a unir el centro de la derecha en el PP. El escenario madrileño es el más propicio para esta reivindicación, con Cs en horas muy bajas -podrían quedar fuera de la Asamblea de Madrid- y Vox haciendo esfuerzos para hacer frente a una Díaz Ayuso que les está robando votantes. "Hace falta ponernos de acuerdo en un proyecto que sea claro y el proyecto contra [Pedro] Sánchez está muy claro que es el PP", ha sentenciado.

En este sentido, ha sido tajante al señalar que quien quiere que gobierne Díaz Ayuso tras el 4-M deberá votar al PP y que todo lo demás son "debates que enriquecen poco". Preguntado por si entre sus planes en Madrid está una coalición con Vox, Casado ha asegurado que quieren "tener las manos libres para gobernar una situación muy compleja" y que confían en que el partido ultra ofrezca "estabilidad parlamentaria.