Juicio de la caja b del PP

El marido de Cospedal niega ser el "López Hierro" de los 'papeles de Bárcenas'

  • Un empresario amigo de Bárcenas admite que pagó al partido 60.000 euros para intermediar para una empresa

  • Un constructor señalado por el extesorero niega ante el tribunal haber pagado esa cantidad al PP de Madrid

María Dolores de Cospedal y su esposo, Ignacio López del Hierro.

María Dolores de Cospedal y su esposo, Ignacio López del Hierro. / JuanJo Martin (EFE)

Se lee en minutos

El empresario Ignacio López de Hierro, esposo de la exsecretaria general del PP María Dolores de Cospedal, negó ser el "López H." o el "López Hierro" que aparece en la documentación manuscrita por el extesorero Luis Bárcenas con las entradas y salidas de dinero negro del partido. "Yo no soy ninguna de esas dos personas que figuran ahí", aseveró ante el tribunal que juzga si la formación que preside Pablo Casado pagó con su caja b la reforma de su sede central, en Madrid.

Según los llamados 'papeles' de Bárcenas, hay dos entradas, una en 1997 y otra en 1998, bajo esa identidad por un total de 114.192 euros. El testigo sostuvo que entonces trabajaba en una empresa de la Once que no concurría a adjudicaciones públicas y que no era él quien aparecía en esas anotaciones. Llegó incluso a decir que no conocía a Álvaro Pérez, 'el Bigotes', responsable de la 'Gürtel' en Valencia, que le identificó como la persona que entregó ese importe.

Imputación retirada

Un testimonio que prácticamente reprodujo el del testigo anterior. El constructor Luis Gálvez, que había sido señalado por Bárcenas como donante del partido en Madrid, negó haber hecho aportación alguna a la formación y conocerle a él o a su antecesor en el cargo, Álvaro Lapuerta. Así descartó los 50.000 euros que figuran como que donó en la documentación de Bárcenas y los 60.000 que este le atribuyó como testigo en el 'caso Púnica'. El juez instructor de esta causa, Manuel García-Castellón, le retiró la imputación un día después de interrogarle, tras oír al extesorero.

El único que admitió lo anotado en los 'papeles' fue Santiago Lago Bornstein, que reconoció la entrega de 60.000 euros en 1997. Lo que no recordaba era para qué empresa. Dijo que creía que fue para el grupo francés Vivendi y que se le advirtió que no sería para nada concreto, sino una especie de aproximación al partido.

Los periodistas de la defensa

Noticias relacionadas

La sesión continuó con los periodistas Francisco Mercado, Ernesto Ekaizer, María Luisa Bernal y Eduardo Inda, todos propuestos por la defensa de Bárcenas en relación con las grabaciones esgrimidas como prueba por el extesorero. Solo Inda dijo haber escuchado la grabación que el extesorero declaró que Mercado le había hecho a su antecesor en la tesorería, Álvaro Lapuerta, y que no la había publicado porque su compañero se había negado a ello, pese a que en su opinión tiene "relevancia penal" porque se refiere "a un fin no muy ético o no muy claro". No quiso precisar más, apelando a que si pudiera, la publicaría en su medio.

Ante el tribunal Mercado recordó que no utilizó grabación alguna en la demanda por derecho al honor que presentó en su contra el expresidente del Gobierno José María Aznar, y no lo haría como testigo ante el tribunal. Ekaizer, que declaró desde el hospital, explicó que él no había oído la grabación, pero había hablado con quien lo había hecho. Bernal ni la oyó, ni vio otras pruebas que Bárcenas le decía tener "a buen recaudo", como otras grabaciones a empresarios en la sede del PP.